3 técnicas de gestión empresarial que te ayudarán a impulsar tu negocio

Sin lugar a dudas, una de las más grandes diferencias entre una iniciativa de negocio que, más allá de todas las dificultades, alcanza el éxito – y aquellas que no logran hacerlo-, es la gestión.

Aún considerando todas las herramientas tecnológicas que están sido desarrolladas para facilitar la gestión, los aspectos que hacen la diferencia a la hora de garantizar un futuro exitoso para tu emprendimiento continúan siendo la técnica, el know-how y el factor humano.

No es por casualidad que cada vez más empresas buscan el apoyo de consultoras especializadas en gestión…

¿Cuál es la importancia de una buena gestión para tu empresa?

 Conocer e implementar buenas técnicas de gestión es la manera más eficaz de garantizar el alineamiento de tu producción y atender a la visión de tu empresa, asegurando además un control financiero de calidad. Es decir, que sea capaz de asegurar a tu negocio los recursos necesarios para crecer y proyectarse en el mercado de forma continua.

Pero… ¿qué se necesita hacer para lograrlo?

 En principio, mantenerse actualizado a través de medios especializados (¡lo que estás haciendo justo ahora!), ya es un buen primer paso.

Pero también existen otros pasos fundamentales que cualquier empresa debe contemplar en el camino al éxito… Por ejemplo, buscar consultoría especializada, invertir en capacitación y entrenamiento, y no dejar de lado el networking y el intercambio de experiencias con otros gestores.

 ¿Cuál es la mejor técnica de gestión empresarial?

En la realidad, no existe un manual de normas que atienden perfectamente a las necesidades y especificidades de todo y cualquier negocio.  Una buena práctica de gestión empresarial es aquella que une los conocimientos técnico-teóricos con el “combo” de la buena vivencia de la situación real de tu empresa y la buena comunicación con tu equipo.

En este sentido, conocer los diferentes modelos teóricos y las técnicas de gestión empresarial será clave para que dispongas de un abanico privilegiado de herramientas y puedas hacer frente a cualquier situación que tu empresa experimente a futuro.

No obstante, también será indispensable conocer a los desafíos propios de tu empresa, como tu área de actuación, la región y el mercado donde actúas, tu público objetivo y tu propio equipo de trabajo. Solo así, contarás con los datos necesarios para definir cuál es la mejor herramienta o técnica gerencial a ser empleada en cada situación.

Para ayudarte a armar tu “caja de herramientas” inicial, a continuación listamos algunas técnicas de gestión empresarial que ya fueron consagradas en la práctica. Como podrás observar, cada una de ellas desarrolla un abordaje particular, según el resultado o el objetivo que se tiene en mente:

Nuestra selección de técnicas de gestión empresarial 

#1 – Foco en la motivación de tu equipo

Si tu negocio actúa en el área de ventas, por ejemplo, será esencial garantizar que tu equipo realmente vista la camiseta de tu empresa y se comprometa a alcanzar las metas preestablecidas.

Pero… ¿Qué hacer para motivar a los funcionarios y lograr eso? ¿Cómo crear un ambiente donde cada integrante del equipo se considere un corresponsable por los rumbos y los resultados de la empresa

Pensando en resolver esta cuestión en especial y garantizar el compromiso del equipo, se desarrolló una técnica conocida como Gestión a la Vista.

Como su nombre indica, se trata de un modelo de gestión que prioriza la comunicación y la transparencia. Las informaciones relacionadas a los proyectos, a las metas y a los resultados de ventas quedan a disposición del equipo y cada uno de sus integrantes puede acompañar el desarrollo de cada una de las etapas.

Para que la Gestión a la Vista sea exitosa en tu empresa, empieza por determinar cuáles son los indicadores o datos más significativos del desarrollo de tu negocio y que deben ser compartidos con tu equipo.

También es importante invertir en herramientas que te permitan acompañar en tiempo real las actividades, los proyectos y las metas. Utilizar herramientas como Kanban o softwares de gestión integrada, al estilo de ERP online, son buenos pasos iniciales para implementar esta técnica de gestión. Además, usar agendas compartidas, como la solución ofrecida por Google u otras similares, suele ser de gran ayuda.

#2 – Foco en el desarrollo de tu empresa

Imaginemos un segundo panorama donde tu equipo indica que su desempeño está dejando algo que desear. Sin lugar a dudas, una caída en el desempeño puede tener diferentes razones… Por ejemplo: inversiones mal orientadas o mal acompañadas, una caída en la productividad del equipo, fallas estratégicas o hasta mecánicas, dependiendo del área de actuación.

Por supuesto, enfocarse en el desarrollo y aumento de la productividad no debe necesariamente reflejar un escenario problemático. Esta no solo puede, sino que debe ser una señal de que tu empresa está tomando el aliento y la dirección necesaria para crecer.

En ambos casos, la técnica de Gestión de KPIs puede presentarse como la solución ideal para tu empresa.

El término KPI proviene del idioma inglés y significa Key Performance Indicator. O sea: Indicadores Claves para el Desarrollo de tu empresa. Para implementarlo, el primer paso será identificar con claridad cuáles son los indicadores con mayor impacto en el funcionamiento de tu negocio.

Algunos de los factores más comunes entre las empresas de diversos segmentos son:

  • Productividad;
  • Valor promedio de la factura por cliente en el segmento minorista;
  • Retorno obtenido a partir de sus inversiones;
  • Tasa de turnover de sus funcionarios, etc.

 Tras identificar cuáles son los KPIs que deberán ser acompañados, será el momento de poner manos a la obra.

Para empezar, realiza un levantamiento del historial de los KPIs elegidos en el último ejercicio (12 meses). Luego, utiliza esta información como base para establecer metas concretas en tu planificación estratégica.

Una vez más, vale la pena recurrir a las herramientas tecnológicas de gestión empresarial, como ERP y CRM online, que te permitan acompañar la evolución de tus resultados en relación a las metas establecidas en tu planificación. ¡Todo eso en tiempo real!

  #3 – Foco en la planificación estratégica de tu empresa

Identificar las principales amenazas al desarrollo de tu empresa, así como sus principales fortalezas, es parte de una técnica de gestión empresarial orientada a una estrategia a largo plazo.

El análisis SWOT (o FODA, en español) es la base de esta técnica, la cual consiste en mapear el terreno donde tu empresa se encuentra. Para entonces, identificar sus fortalezas (Strengths) y debilidades (Weaknesses), bien como sus oportunidades (Opportunities) y amenazas (Threats).

Esta técnica de gestión empresarial te permite conocer la situación real y única de tu negocio. Culminando, así, en el desarrollo de un plan de acción estratégica completamente adaptado al universo de tu emprendimiento.

 ¡Hey! No te vayas todavía….

 Cuéntanos en los comentarios… De acuerdo a tus experiencias, ¿cuál es la mejor técnica de gestión empresarial en la actualidad?

 

Subscribe to the Workana newsletter and keep updated