Los cinco miedos más frecuentes de los freelancers y los clientes (y cómo superarlos)

Llevo cerca de cinco años desempeñándome como freelancer, y durante este tiempo he tenido la inmensa fortuna de poder ayudar a varios colegas a dar el paso hacia el trabajo independiente, y de compartir las muchas ventajas de esta forma de laborar con empresas y emprendedores por igual. 

Una y otra vez, cuando platico con las personas que se sienten atraídas por la modalidad freelance, me topo con las mismas dudas y miedos que muchas veces les impiden dar el salto definitivo, dudas y miedos que yo misma tenía muy arraigados cuando empecé. Por suerte, cuando tenemos el compromiso y las herramientas adecuadas nos damos cuenta de que esto miedos la mayoría de las veces son infundados. 

Hoy en Workana nos hemos dado a la tarea de sintetizar algunas de las inquietudes más comunes que surgen ante el panorama del trabajo independiente, y de cómo podemos superarlas para evolucionar hacia un paradigma laboral mucho más funcional, versátil y ventajoso para todos. 

Así que a superar todos esos temores. Aquí te dejamos diez claves infalibles para que tu ingreso al mundo del freelancing -ya sea como freelancer o como cliente- esté libre de sustos inesperados. 

Los 5 miedos más frecuentes de los freelancers (y cómo deshacerte de ellos) 

Miedo #1: Proyectos que no avanzan

Quizá hayas escuchado muchas veces que los freelancers se topan a cada rato con este desalentador panorama: comenzar a trabajar en proyectos “fantasma” que a primera vista parecen muy prometedores, pero que se estancan, se quedan sin combustible a la mitad o simplemente no contaban con la seriedad suficiente por parte del cliente para llegar a buen puerto. 

El problema es que mientras tanto, uno ya ha invertido una buena cantidad de tiempo y energía en ellos. Muy frustrante ¿no? Sin embargo, que algunos proyectos freelance no sean viables, no significa que esta sea la constante ni que sea imposible encontrar e identificar muchas oportunidades que sí van a concretarse.

La verdadera causa de este miedo infundado no es que el trabajo freelance sea por sí mismo menos serio o menos seguro, sino que los canales mediante los que se hacen los acuerdos no siempre son los más formales. Por suerte, existen plataformas digitales que se encargan precisamente de protegerte a tí y a tu trabajo.

¿Sabías que en Workana los clientes abren cerca de mil proyectos por día? En un solo lugar puedes encontrar un enorme abanico de posibilidades para que selecciones los que más te interesen y mejor se adapten a tu perfil profesional, y lo mejor de todo es que lo único que debes invertir es el tiempo que tardas en mandar una super propuesta.

Si el proyecto no se concreta o no sales seleccionado !no pasa nada! hay muchas opciones más, y, si el cliente te elije, puedes tener la seguridad de que tu trabajo tiene un respaldo gracias a nuestro sistema de pago en garantía.

Miedo #2: Que no te paguen (o se tarden años)

Y hablando de pagos, otro de los típicos terrores que acechan tanto a profesionales que quieren comenzar a trabajar de manera independiente como a freelancers con trayectoria, es justamente el tema del dinero. ¿Cómo aseguramos que nos paguen en tiempo y forma lo acordado? ¿cómo podemos protegernos en caso de que el cliente decida simplemente “desaparecer” una vez que le enviamos el archivo final del proyecto?

Este no es un miedo irracional. Desgraciadamente pasa con frecuencia en el mundo del freelance y esto se debe a que muchos de los tratos se hacen sólamente mediante palabra y buena voluntad, sin contratos ni cláusulas que obliguen a ambas partes a cumplir con el acuerdo. Trabajar de esta forma no es inteligente porque te enfrenta a varios riesgos, como tener que perder un montón de tiempo y paz mental persiguiendo pagos o incluso quedarte sin lo que te corresponde.

Si lo que quieres es trabajar y dormir tranquilo, tu mejor apuesta es un sistema de escrow o pago en garantía como el de Workana. Es bien simple: el cliente debe depositar el monto acordado por el trabajo antes de que comiences a trabajar en el proyecto, y una vez que entregas tu parte, se liberan los fondos a tu cuenta. Así, todos los implicados están protegidos. 

Miedo #3: Que te pidan miles de cambios de último minuto

Los cambios de último minuto son la pesadilla de profesionales y freelancers que se dedican a alguna disciplina relacionada con el trabajo creativo, como el diseño, la redacción, el marketing, etc. Y es que una cosa es que haya que hacer algunas modificaciones o mejoras que van de acuerdo con lo estipulado, y otra muy distinta que el cliente pretenda que le entregues, por el mismo precio, algo completamente diferente (y muchas veces más complejo) que lo que te pidió en un principio. 

¿Cómo evitas esto? muy sencillo, recurre a una plataforma que respalde todos los acuerdos, como Workana, y sé muy específico en tu propuesta con respecto a cuál es el producto final que vas a entregar y qué cambios o modificaciones entran dentro del trato y cuáles no. Si trabajas de esta manera y surge algún desacuerdo, tienes de tu lado la evidencia y la mediación de nuestros expertos

Miedo #4: La incertidumbre laboral

Así como el trabajo freelance tiene muchas ventajas, también es verdad que generalmente no cuenta con algunas de las comodidades clásicas de trabajar de planta para una empresa. Las dos a las que más miedo da “renunciar” son el sueldo fijo mes con mes y las prestaciones como el seguro social. 

Es perfectamente normal que te atemorice renunciar a la seguridad de un sueldo, pero también considera que el estilo de vida freelance te permite ampliar mucho tus horizontes e incrementar sustancialmente los ingresos que puedes conseguir por tu trabajo. En cuanto al tema del bienestar social, la realidad es que de todas maneras es algo que pagas de tu bolsillo (al menos en parte), aunque estés trabajando para una empresa, sólo que normalmente eso se va con deducciones a las que no le prestamos gran atención. 

Si te preocupas por hacer las cosas bien, conseguir una cartera fuerte de clientes y siempre dar lo mejor en cada proyecto, te aseguramos que tus ingresos, aunque variables, bastarán para que estés tranquilo y puedas elegir entre las muchas opciones de seguros y planes de salud privados que hay disponibles. 

Miedo #5: Los clientes difíciles

!Esos típicos clientes que con nada quedan a gusto y quieren verle la cara al freelancer! Aunque son los menos, sí los hay, pero no dejes que te asusten ni que te desalienten, existen formas muy efectivas de evitarlos y de -llegado el caso- lidiar con ellos sin perder la paciencia ni el estilo. 

Cuando trabajas por medio de la plataforma de Workana, te proteges en caso de que algo salga muy mal con tu cliente, pues no sólo se trata del pago en garantía. Si la otra parte comete alguna infracción o violación del acuerdo, o comienza a ponerse muy pesada, siempre puedes recurrir a nosotros para que te respaldamos con base en evidencia. Además, nuestro sistema de calificaciones también te permite revisar cómo ha sido la experiencia de otros freelancers con un prospecto en particular y cuántas estrellas tiene. 

Los 5 miedos más frecuentes de los clientes al comenzar a trabajar con freelancers

Miedo #1: Contratar un freelancer que no tenga las habilidades que dice tener

Los horrores imaginarios (y no tan imaginarios) de la vida freela no sólo atacan a los freelancers; también las empresas y los emprendedores que quieren comenzar a migrar a un modelo de trabajo más flexible se enfrentan a dudas e inquietudes que muchas veces les impiden confiar al 100% en el talento independiente.

Uno de estos miedos es el panorama de terminar contratando a un colaborador que realmente no tenga todas las skills necesarias para el proyecto. ¿Cómo comprobar que el freelancer tiene toda la experiencia que dice tener?. Hay varias formas de lograrlo, en primer lugar, pedirle su portafolio de trabajo para ver proyectos anteriores que haya concretado con éxito. Sin embargo, aquí aparece la dificultad de comprobar si realmente se trata de su trabajo, y la tarea de buscar referencias y recomendaciones puede ser muy engorrosa.

Los clientes de Workana tienen una gran ventaja a este respecto: pueden ver las calificaciones y reseñas que otros clientes han dado a los freelancers de la plataforma, así se aseguran de pagar por un trabajo de calidad y contratar un aliado con reputación excelente.

Miedo #2: Que el freelancer no se comprometa con el proyecto

Existe el mito urbano de que los freelancers no se involucran realmente con los proyectos y que muchas veces no entregan a tiempo, o no les importa tanto la calidad, simplemente porque los clientes “van y vienen”. Pero nada más lejos de la realidad. 

De hecho, no sólo muchísimas empresas importantes que han comenzado a trabajar con freelancers están más que satisfechas con el trabajo de estos profesionales. Además, en Workana puedes estar seguro de tu aliado te entregará el proyecto en tiempo y forma porque los fondos del pago en garantía no se depositan a su cuenta sino hasta el momento en que tú aceptas todos sus entregables. 

Así ¿cuál temor?

Miedo #3: Que no haya suficiente talento entre dónde elegir

Por lo general, cuando una empresa o un emprendedor empiezan a crear sus primeros proyectos para freelancers, se trata de cosas muy específicas y no pocas veces bastante especializadas. Entonces, existe la noción de que es necesario contratar un consultor o quizá recurrir a un despacho especializado porque va a ser difícil encontrar un freelancer con todas esas habilidades. 

De hecho, es una realidad que quienes trabajan de manera independiente normalmente desarrollan habilidades más amplias y versátiles en su ramo que aquellos trabajadores que se limitan a hacer las mismas actividades una y otra vez para la misma empresa de siempre. 

Es altamente probable que encuentres todo lo que necesitas en alguno de los más de dos y medio millón de freelancers registrados en Workana ¿no crees?

Miedo #4: No saber cómo elegir al mejor freelancer

Y hablando de tener mucho de dónde elegir, en ocasiones esto también puede llegar a ser confuso y agotador. Puedes tener por seguro que tu proyecto va a comenzar a recibir propuestas de freelancers de inmediato pero ¿cómo encontrar al mejor entre tanto talento y tantas propuestas buenas?

Pues además de nuestro sencillo sistema de calificaciones, que en un sólo vistazo te permite observar las estrellas y la ubicación exacta de cada freelancer en el ranking, cuentas con la ayuda de nuestros expertos para ayudarte a seleccionar al colaborador que haga mejor match con tu proyecto.

 

Miedo #5: Que el freelancer no entregue en tiempo y forma 

Finalmente, los clientes que están considerando la posibilidad de comenzar a trabajar con freelancers normalmente sienten que en esta clase de proyectos es más frecuente que la entrega se retrase más allá del deadline establecido. Por ello, muchas veces optan mejor por buscar un colaborador de fijo, con todos los gastos extra que ello implica. O, en su defecto, asignan al freelancer proyectos secundarios que no son de mucha relevancia para el crecimiento de la empresa. 

En Workana puedes asegurarte de que estás contratando a un colaborador comprometido que nunca falla. Nuestros Top Freelancers están allí para cuando necesitas un aliado a prueba de retrasos en un proyecto importante, que ya ha demostrado una y otra vez con su trabajo que es una apuesta segura. 

¡Que no te de miedo comenzar a trabajar con freelancers o como freelancer! En Workana estamos aquí para ayudarte a que cada etapa del camino sea más fácil y segura para ti. Supera esos miedos y crea/postula tu primer proyecto hoy mismo

 

Miles de freelancers listos para comenzar a trabajar en tu proyecto.

Subscribe to the Workana newsletter and keep updated