Futuro del trabajo: no hay que temer, sino eliminar confusiones

La creciente y rápida adopción de tecnologías como la Inteligencia Artificial (IA) y la Automatización Robótica de Procesos (RPA) pueden moldear el futuro del trabajo con excelentes resultados en términos de reducción de costos y de márgenes de error.

Sin embargo, las investigaciones confirman que la automatización y la IA por sí solas están lejos de asegurar un crecimiento sostenido a largo plazo, sino van de la mano de un enfoque estratégico más amplio. 

El Sondeo Global 2018 entre ejecutivos elaborado por Mc Kinsey arrojó que el 57% de los encuestados estaba automatizando al menos uno de sus sectores o líneas de negocio. Si bien el 38% manifestó que aún no había incursionado en la RPA, la mitad planeaba hacerlo en el 2019. Un año después, muchos ejecutivos están descubriendo que el retorno de esta inversión está lejos de lo que esperaban. 

Un pensamiento holístico, enfocado en el crecimiento

En base a los datos reunidos, Mc Kinsey identifica dos motivos principales que llevan a sus clientes a quedarse cortos frente a las metas que se habían propuesto:

  1. Las organizaciones minimizan o no toman en cuenta que al automatizar procesos específicos dentro de un negocio, los traspasos y las conexiones – tanto en la fase previa, como posterior – pueden ser afectados y dar lugar a nuevas ineficiencias. 
  2. Considerar la automatización como un conjunto de soluciones para eliminar el trabajo puede hacer que se preste demasiada atención a la reducción de costes, mientras se descuida el potencial que el capital humano puede ofrecer. 

En el entorno actual, es relativamente fácil para nuestros competidores imitar la adopción de RPA. Nos topamos entonces con la necesidad de considerar la experiencia del cliente en un sentido más abarcativo, de punta a punta, para identificar aquellas áreas que crean mayor valor y promueven nuestra diferenciación. El acceso al mundo digital ha cambiado el comportamiento de nuestros clientes: tienen mayores y más variadas expectativas y están dispuestos a escudriñar todas las opciones del mercado hasta dar con aquella que se ajuste exactamente a lo que buscan. 

Los nuevos modelos de negocio, con este carácter “personalizado” ahondan en la rapidez para brindar productos y servicios que respondan a necesidades específicas del cliente/usuario. Sin embargo, cierta confusión respecto al futuro de trabajo puede crear resistencias a la hora de adoptar un enfoque adecuado que nos permita capitalizar oportunidades valiosas. 

Conceptos erróneos sobre el futuro del trabajo

Es bastante habitual que la imagen del trabajo futuro esté poblada de fábricas-fantasma privadas de humanidad, con robot articulados que sustituyen a los seres humanos en las tareas. Especialmente entre los representantes sindicales, la principal preocupación que surge es si estamos hablando de «sustituir a los empleados por un ejército de robots». 

Hay un término que se ha vuelto casi un estribillo en las conversaciones sobre el futuro del trabajo: “disrupción”. ¿A qué nos referimos exactamente cuando hablamos de “disrupción”? 

El video a continuación arroja luz sobre las principales cuestiones que debemos encarar cuando hablamos de repensar el trabajo.

En general, todos los cambios provocan inseguridad y preocupación. Los seres humanos tendemos a buscar seguridades, y a movernos en aguas conocidas, por así decir. Para sobrellevar los desafíos que plantea el nuevo escenario del trabajo, es importante que líderes e individuos afronten esta ansiedad sin rodeos. Y esto incluye hablar abiertamente de nuestros planes, en vez de hacer oídos sordos a las conversaciones de pasillo (que inevitablemente se producirán). 

Las capacidades humanas, un poder que resiste

Los que ya han pasado los cuarenta años como yo, probablemente vieron el ocaso de la televisión en blanco y negro. En nuestra infancia, jugábamos con las primeras computadoras hogareñas -las TI99, Mac o Commodore – y disfrutamos de los primeros joysticks de Atari.  Quizás incluso programamos en Basic o Logo. En la escuela media, habremos enviado cientos de faxes antes de archivar la máquina en un cajón. 

Más tarde, cuando Windows ya estaba revolucionando el planeta, pisamos el mercado laboral sin siquiera saber que Internet estaba en pañales. Vimos celulares vistosos, enormes, encogerse y recorrimos las primeras páginas de Google hasta volar a las Nubes.

Al mirar atrás, parece increíble haber aprendido semejante cantidad de cosas y seguir deseosos de seguir el ritmo de este mundo acelerado. Pues bien, toda esta riqueza de aprendizajes fue posible porque los seres humanos tenemos curiosidad, creatividad e imaginación -entre tantas cosas – que nos empujan a ampliar los horizontes y buscar soluciones para problemas reales. 

Estas capacidades humanas son atributos personales, independientes del contexto, que entran en juego cuando nos vemos en la necesidad de responder a situaciones o problemas. Al mismo tiempo, son un motor de crecimiento personal, que nos lleva a desarrollar las habilidades adecuadas -conocimientos tácticos, que usamos en situaciones puntuales – para resolver problemas. 

Es interesante señalar que el futuro requerirá de un importante conjunto de estas capacidades o «habilidades blandas» según un Informe del Foro Económico Mundial de 2018 sobre el futuro de los empleos. El podio estará ocupado por el pensamiento analítico y la innovación como la habilidad principal, con el aprendizaje activo y la creatividad en los flancos:

En este sentido, un reciente artículo publicado en el sitio de Deloitte aborda en tema del Upskilling bajo una buena luz: enfocarse excesivamente en las habilidades cambiantes no tiene sentido. 

«En una economía que necesita desesperadamente cada vez más habilidades nuevas, refrescadas cada vez más a menudo, lo que se convierte en lo más importante no son las habilidades en sí mismas sino las capacidades humanas duraderas que subyacen a la capacidad de aprenderlas, aplicarlas y adaptarlas eficazmente».

Por lo tanto, la disrupción provocada por la tecnología es una oportunidad para humanizar el lugar de trabajo, con estas capacidades ocupando el centro de la escena. Si no queremos quedarnos atrás, debemos tomar medidas de inmediato, ya sea como funcionarios gubernamentales, ejecutivos y como trabajadores individuales.

Cómo están cambiando las organizaciones para volverse más humanas

La humanización del lugar de trabajo requiere de una mentalidad flexible, capaz de ver a las personas por lo que son, considerando todo el potencial que poseen, y estar dispuesto a tomar acciones para llenar las lagunas que aparecen. Las organizaciones están descubriendo la necesidad de crear una cultura de la experimentación, en la que las personas vean los fracasos o las deficiencias como oportunidades de aprendizaje. 

Desmentir mitos sobre el futuro del trabajo

Uno de los problemas más críticos que enfrentan las organizaciones son los mitos sobre el futuro del trabajo. Entre los muchos fantasmas que dañan activamente la confianza de los trabajadores podemos mencionar:

La inteligencia artificial aumentará la desigualdad

En lugar de ver el trabajos como un rol, el futuro verá los trabajos divididos en tareas realizadas por diferentes personas de acuerdo con los conjuntos de habilidades y competencias requeridas. La inteligencia artificial resultará extremadamente útil para identificar a aquellas personas con las habilidades y competencias apropiadas. 

Lejos de aumentar la desigualdad, la disponibilidad de datos y los algoritmos adecuados ayudarán a las organizaciones a visualizar el talento oculto, tomando decisiones más justas y basadas en datos. Todas estas afirmaciones no se limitan a las habilidades y siempre contemplan el teamwork como el pilar fundamental del trabajo como servicio.

El futuro del trabajo será menos inclusivo

El escenario descrito en el vídeo anterior y en muchos informes describe a personas que se vuelven irrelevantes y pierden sus empleos si no dominan todas las nuevas habilidades bajo demanda. 

La verdad es que las empresas están viendo que no pueden encontrar el talento necesario para lidiar con todas estas nuevas tecnologías. Además, la velocidad del cambio vuelve imposible capacitar a toda la fuerza laboral en habilidades que muy pronto pasarán a ser obsoletas.

Por lo tanto, los líderes de las organizaciones están diseñando algún tipo de estrategia que les permita hacer frente a los cambios antes de acusar el impacto. En la era de los productos y servicios “personalizados”, están recurriendo a todos el potencial humano -dentro y fuera de las organizaciones. 

Apuestan a una diversidad global, que brota de diferentes contextos culturales, sociales, religiosos, de raza, género, incorporando las discapacidades- procurando ponerse al día con las habilidades necesarias de un modo creativo. 

Las compañías que no puedan contratar nuevo talento, caerán

Ante la dificultad que supone contratar nuevo talento, las empresas están revisando las reservas de habilidades dentro de sus organizaciones. Toman nota de que los equipos intergeneracionales en los que se pueden combinar diferentes identidades están dando resultados más fructíferos.

Es decir, personas no sólo con habilidades sino también con la capacidad de leer las necesidades, entender el contexto y proporcionar aportes valiosos para desarrollar respuestas creativas – y globales – a las expectativas de los clientes y consumidores. 

Evaluar brechas de habilidades

A medida que las empresas se replantean el trabajo  y desarrollan una estrategia a largo plazo destinada a crear valor, la evaluación de las habilidades y competencias se convierte en una prioridad, pero tratada de forma estratégica:

Habilidades: ¿qué puestos carecen de las habilidades necesarias para hacer frente a los abrumadores cambios que se producirán en los próximos años? ¿Cómo llenamos esos vacíos mientras tanto? Estas preguntas nos llevarán en dos direcciones:

  • Mejorar las capacidades y habilidades para realizar un trabajo en particular, asegurándose de que estas habilidades no se vuelvan obsoletas.
  • Reinventar (o reinventarse): aprender a desarrollar un trabajo completamente diferente

¿Dónde estamos ahora y dónde podríamos estar?

Estas preguntas necesitan de una respuesta colectiva y personal. La «angustia competitiva» que describe el video al comienzo de este artículo mutila una parte de nuestra humanidad, la pasión por aprender y crecer como seres humanos. Los líderes de las organizaciones deben ser lo suficientemente sabios como para comprender que hay un abismo entre ver las brechas como agujeros negros o como ventanas hacia nuevas oportunidades.

La motivación y el empoderamiento,  un motor para mejorar y reinventarse

Muchas empresas están abriendo camino, con decisiones innovadoras para encontrar una salida mientras atraviesan esta etapa de transición. Cuentan con la motivación, el motor humano más potente, para ayudar a los trabajadores a encontrar la capacitación que necesitan para llenar los vacíos. 

Aprovechando el proceso natural de mejora de las habilidades que se da en las comunidades de freelancers, algunas organizaciones están capacitando a su gente de dos maneras novedosas:

  • Desde afuera: integrando trabajadores freelancers que poseen las habilidades para una tarea específica.
  • Desde adentro: dando a los empleados algunas horas libres a la semana, para proporcionarles la oportunidad de capacitarse en Datacamps, cursos en línea y comunidades de freelancers. Los trabajadores se forman, ganan experiencia y refuerzan sus ingresos.

“ Una fuerza de trabajo híbrida, con este doble enfoque, parece ser una opción cada vez más válida para apuntalar los déficits de habilidades mientras se trae aire fresco a nuestros lugares de trabajo.

Conclusión

El futuro del trabajo ya está sucediendo. Lejos de ser alarmante, promete dejar a los robots las tareas repetitivas, liberando a las personas del trabajo rutinario para que tomen la iniciativa en la creación de valor. Por supuesto, esto exige que dejemos nuestra zona de confort, para volvernos ávidos de aprender, creativos y apasionados.

Nadie se queda atrás, siempre y cuando empecemos a capacitarnos..¡ahora!

Miles de freelancers listos para comenzar a trabajar en tu proyecto.

Subscribe to the Workana newsletter and keep updated