3 reglas que tuvimos que romper para tener éxito

Es un sentimiento que comparten muchas personas: hiciste todo al pie de la letra, seguiste las normas, te esforzaste a diario con tu negocio y, sin embargo, no llegaste a tanto como te gustaría.

Si es tu caso y te encuentras en un punto en el que no sabes cómo seguir avanzando, si sientes que mereces más, entonces necesitás un cambio.

Un cambio de mentalidad, un cambio de actitud, un cambio en la forma de enfrentarte al trabajo y a la forma en que manejas tu empresa.

¿Y sabes qué?

Dicho cambio es muy simple de entender y no es complicado de implementar.

En concreto, consiste  en romper 3 reglas que, si bien te han dado seguridad al actuar hasta ahora… no te ayudaron a alcanzar todos tus objetivos comerciales.

¿Preparado para romper las reglas?

Mantener el statu quo se siente bien y parece ser algo bueno. No obstante, es una de las actitudes más peligrosas que existen si se quiere tener éxito.

En el vertiginoso mundo en el que vivimos, para triunfar, romper las reglas ya no es una opción sino un requerimiento.

Así lo indica el experto en creatividad Jason Kotecki, autor del libro “Penguins Can’t Fly + 39 Other Rules That Don’t Exist” (Los pingüinos no pueden volar + otras 39 reglas que no existen), obra en la que expone sus principios.

Según este gurú para tener éxito en la vida necesitamos ver el mundo con nuevos ojos e identificar cuáles son las maneras de pensar que nos están retrasando y conteniendo.

Las llama “reglas que no existen”, es decir, aquellas reglas que uno cree deben seguirse cuando en realidad no está escrito que así sea.

“¿Qué tiene que ver esta pregunta con Workana?” Te estarás preguntando…  ¡nada! Y esa es la gracia. Una forma de romper el hielo es, además de hacer preguntas relacionadas al equipo y la empresa, mechar con algunas que no tienen nada que ver y, al descolocar, resultan divertidas).

Como prueba de sus planteos, en el libro remarca que una de las claves en las que se basa el éxito de los emprendedores más destacados de la historia consiste en que son capaces de detectar dichas “reglas que no existen” y romperlas sin dudarlo.

Por ejemplo, Henry Ford: rompió la regla que establecía que los productos debían fabricarse uno por uno.

Walt Disney, por su parte, rompió la regla “invisible” que establecía que los espectadores no iban a mirar películas animadas de larga duración.

Es un concepto simple de entender que, si lo aplicas bien, puede tener un impacto enorme. La cuestión, por lo tanto, radica en identificar cuáles son esas reglas que no existen, que te retrasan, y romperlas para alcanzar el éxito.

Jason Kotecki en su libro menciona muchas. Pero indica que, en concreto, hay tres de ellas que es fundamental  romper para tener éxito en la vida, las finanzas y el trabajo.

Estas son:

Regla N° 1 a romper: “Hay que esperar a tener permiso antes de hacer algo increíble”

El autor lo explica así: en el caso laboral, por ejemplo, en muchas ocasiones un jefe, el director de una empresa o la junta directiva no entienden la visión de un empleado, especialmente cuando se trata de innovar.

Kotecki sugiere mostrarles los resultados en lugar de esperar su aprobación para proceder.

Como ejemplo menciona una anécdota basada en la película Parque Jurásico…

Cuando el film estaba en preproducción Steven Spielberg, su director, quería que los dinosaurios se hicieran con técnicas manuales y no digitales, ya que pensaban que no iban a lucir realistas.

Pero un equipo de la empresa contratada para hacer los efectos visuales (Industrial Light & Magic) trabajó en secreto y generó animaciones por computadora de dinosaurios de alta calidad.

Cuando les mostraron los resultados a sus jefes (y a Steven Spielberg) en el acto decidieron ir por ese camino y utilizar efectos digitales… gracias a los cuales la película fue mundialmente reconocida y basó gran parte de su éxito

Regla N° 2 a romper: “No hay que divertirse mucho en el trabajo”

Otra de las reglas “que no existen” es que en el trabajo no hay que divertirse, pues se cree que la diversión afecta la productividad.

Esto es cierto en algunos casos, pero no en todos. Lo ideal es descubrir en qué empresas y con qué equipos de trabajo la diversión es buena y en cuáles no, pero no desestimar, al menos, probar esta estrategia.

Como prueba, Jason Kotecki menciona en su libro un caso de una oficina de atención telefónica del 911 (trabajo serio si lo hay). Allí los empleados decoraban sus escritorios de acuerdo a la temporada y a las fiestas. Las cosas marchaban bien hasta que llegó un jefe nuevo que creyó que aquello era poco profesional e infantil y les prohibió seguir haciéndolo.

Como resultado directo la productividad bajó de inmediato y, lo peor de todo, el ánimo de los empleados también, que empezaron a renunciar. Sólo mantuvieron su trabajo quienes se adaptaron a las nuevas medidas, el resto, buscaron ambientes laborales en los cuales se sintieran felices.

La conclusión es clara: la diversión, en su justa medida y dentro del equipo adecuado, puede ser un ingrediente que potencie la fuerza laboral. Lo mismo se aplica a las demás instancias de la vida cotidiana.

En este video puedes ver al autor hablando sobre los beneficios de romper las reglas para tener éxito:

Regla N° 3 a romper: “Siempre hay que ser realista”

A nadie le gusta que lo llamen inconsciente, loco o, mucho peor, tonto. Por eso mismo, tener objetivos realistas hace que una persona suene inteligente y razonable cuando los cuenta a terceros.

Pero el problema con ser realista, asegura Kotecki, es que el realismo, en estos casos, no es excitante ni motivador.

Como dato de color recuerda cuando el presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy aseguró en el año 1961 que iban a enviar un hombre a la luna antes del fin de esa década… incluso en una época en la que la calculadora de mano no iba a ser inventada hasta dentro de cinco años más. Como todo el mundo sabe, la nave Apollo 11 alunizó el 20 de julio de 1969.

Por supuesto que conseguir estos hitos es duro y es un camino en el que no siempre se llega al destino deseado.

Pero perseguir estas metas es muy divertido, lo llena a uno de energía y, sobre todo, puntualiza el autor, uno siente que está luchando por hacer algo que va a dejar una marca en el mundo, en lugar de seguir transitando el mismo sendero que todos los demás.

Ahora para bajarlos aún más a tierra, mira cómo usamos estos conceptos en Workana:

Un ejemplo mucho más cercano: cómo rompimos las reglas en Workana

Te hemos dado ejemplos siguiendo los planteos del libro Penguins Can’t Fly + 39 Other Rules That Don’t Exist. Ahora pasemos a analizar rápidamente el caso de Workana para mostrarte cómo a nosotros nos han funcionado.

Te aseguro que tuvimos éxito siguiendo muchas reglas… pero también rompiendo otras.

Tomemos como ejemplo la primera regla: “Hay que esperar a tener permiso antes de hacer algo increíble“.

Cuando fundamos Workana en el 2012 el trabajo remoto era una tendencia que recién estaba empezando a despuntar en el mundo y crecía con fuerza.

Pero en América Latina aún era algo nuevo.

¿Esperamos a que el mercado estuviera maduro en la región?

No, para nada.

En cambio, imaginamos cómo sería ese crecimiento y nos lanzamos a la aventura. Por suerte, nos fue bien 🙂

Aquí puedes ver un cuadro con el crecimiento en número de usuarios que tuvo la plataforma desde sus inicios hasta hoy:

3 reglas que tuvimos que romper para tener éxito

¿Y qué podemos decir de la regla N°2 “No hay que divertirse en el trabajo“?

En Workana fomentamos una cultura de trabajo en donde la diversión es una parte fundamental. En todo lo que podemos le ponemos una cuota de humor. Por ejemplo, en las reuniones mensuales solemos jugar a Kahoot!, como forma de integrar al equipo y, sí, reírnos un buen rato durante la partida.

(Kahoot! es una plataforma que te permite hacer cuestionarios de multiple choice, para jugar entre muchas personas, de forma remota. Parecido a un programa de preguntas y respuestas de la tele, para que te hagas una idea. Algunos lo usan para hacer, por ejemplo, tests… pero a nosotros nos gusta más ver la parte lúdica de esta herramienta y usarla para divertirnos. Creemos que la diversión sana ayuda a fortalecer a los equipos).

Aquí puedes ver un ejemplo del tipo de pregunta que podemos llegar a usar:

3 reglas que tuvimos que romper para tener éxito

“¿Qué tiene que ver esta pregunta con Workana?” Te estarás preguntando…  ¡nada! Y esa es la gracia. Una forma de romper el hielo es, además de hacer preguntas relacionadas al equipo y la empresa, mechar con algunas que no tienen nada que ver y, al descolocar, resultan divertidas).

Y para terminar pasemos a la tercera regla a romper: “Siempre hay que ser realistas”.

Mira esta foto:

“¿Qué tiene que ver esta pregunta con Workana?” Te estarás preguntando…  ¡nada! Y esa es la gracia. Una forma de romper el hielo es, además de hacer preguntas relacionadas al equipo y la empresa, mechar con algunas que no tienen nada que ver y, al descolocar, resultan divertidas).

Ese fue el primer almuerzo de trabajo que tuvimos los fundadores de Workana y dónde decidimos llevar adelante la idea de realizar la plataforma de freelancing y trabajo remoto más grande de América Latina.

Era un sueño grande: era el año 2012, éramos 4 amigos con muchas ganas y poco más que eso…

¿Parecía una locura? Puede ser, pero el desafío nos entusiasmaba demasiado como para no intentarlo.

6 años más tarde somos el player más grande de la región, somos un equipo de 40 personas y acabamos de recibir financiación por 7 millones de dólares para expandirnos en Asia este año y también seguir creciendo en nuestro continente.

Y si nos preguntas si creemos que hemos tocado techo, te puedo asegurar que cualquier miembro del equipo te respondería exactamente lo mismo: “¿techo? ¿qué techo? El mundo es nuestro”.

Jamás hubiéramos podido conseguirlo sin romper las “reglas inexistentes” que frenan a tantas personas, porque las dan por supuestas y los inmovilizan.

La conclusión es clara: si tienes un negocio (o quieres tenerlo) no te quedes dormido, ponte en marcha y que no te frenen los convencionalismos. Para tener éxito hay que desafiar lo que se da por supuesto.

El trabajo remoto y la contratación freelance pueden ser elementos que te ayuden mucho a conseguir tus objetivos. Si nunca los has probado porque crees que no son ideales para tu negocio… olvídalo: llegó la hora de probar cosas nuevas para tener éxito.

¿Qué estás esperando para romper las reglas? Empieza creando un proyecto en Workana con un click aquí.

Saludos

Luis

Redactor especializado en Pymes, negocios y emprendimientos. Me encanta el cine, la música y ayudar a las empresas a crecer y mejorar cada día.

Suscríbete al newsletter de Workana y mantente actualizado