Mis 3 tips para ahorrar dinero en un emprendimiento

Mis 3 tips para ahorrar dinero en un emprendimiento

¿Cómo hago para ahorrar dinero, tener un margen de inversión y no fracasar con mi emprendimiento? Hoy te lo explico para que puedas avanzar más rápido y hacer crecer tu startup en tiempo récord.

Siempre es así: cuando arrancás un negocio tenés lo justo y necesitás aprovecharlo al máximo para sobrevivir los primeros meses. Si te va bien, de a poco todo empieza a mejorar y tu negocio va creciendo. Esta curva puede ser más o menos pronunciada, pero si hacés las cosas bien, los resultados siempre son positivos.

En los primeros meses de un emprendimiento (y te diría que “en toda la vida del mismo”) es crucial manejar bien el dinero, ahorrar todo lo que se pueda, sin por ello dejar de dar un buen servicio y tener contentos a tus empleados (cuando los tengas). 

Una de las partes más importantes para manejar bien tu capital es saber cómo controlar los costos. En las primeras etapas de un nuevo negocio nunca hay certeza sobre la parte ingresos y cuánto vamos a facturar, pero sí lo tenemos sobre cuánto vamos a gastar.

Este tema no es de los más divertido de hablar, cuando uno emprende está pensando en hacer otras cosas. Sin embargo, es uno de los más importantes, y conocer estos 3 tips para ahorrar dinero en un emprendimiento va a ayudarte a empezar a generar ganancias desde antes y multiplicar tus posibilidades de éxito.

Gracias a aplicar estos tips Workana pasó de ser un emprendimiento de 4 personas a ser líder en el continente en su rubro, tener más de 30 empleados y recibir financiación internacional… pero nada de esto hubiera sido posible si no manejábamos bien nuestras finanzas desde el prinicipio.

Mis 3 tips para ahorrar dinero en un emprendimiento

1 – Evitá los costos fijos

En cualquier emprendimiento las cosas cambian muchísimo, y muy rápido. Un nuevo canal que prometía seguir creciendo se frena de repente, y un área que venía estancada pasa a explotar.

Cuanto más flexible te mantengas, mejor vas a poder hacerle frente a estos cambios. Contrataciones de gente full-time y contratos a largo plazo donde te sea complejo salirte son los tipos más comunes de esto.

Ejemplo. En los primeros meses de Workana, AWS nos ofreció un descuento de 20% si nos comprometíamos a mantener los servidores que teníamos por 1 año. Como veíamos que el volumen estaba creciendo, lo hicimos. Un par de meses después empezó a trabajar con nosotros Lucho, y en seguida encontró una forma de optimizar dramáticamente la manera en que cargaba el sitio.

Resultado: pasamos a necesitar menos de la mitad de servidores, pero por el acuerdo que habíamos firmado tuvimos que igual dejarlas andando. Ese 20% de descuento nos terminó costando carísimo.

En lo que respecta a las contrataciones, y este es uno de los temas que más problemas trae al inicio de una startup debido a la alta carga impositiva que hay que pagar, mi consejo personal es que tercerices todo lo que puedas. La mejor forma de hacer es contratando freelancer expertos en las áreas que necesites. Sobre todo en áreas como IT, diseño gráfico o redes sociales, donde lo más probable es que necesites un profesional que realice tareas puntuales. Podés conocer más sobre cómo contratar un freelancer en Workana con un clic aquí.

 

2 – Controlá los gastos muy de cerca

Esta parte veo que en general mucha gente la obvia, porque es muy tediosa. Pero tener todos los costos de tu empresa centralizados en un lugar, con categorías, es clave.

No tiene que ser un formato complejo, algo simple como Excel o Google Doc anda bárbaro para esto, y que todo tu equipo entienda las categorías.

Y cada mes, cuando lo actualices, tomate un tiempo para ver qué gastos subieron, cuánto estás gastando en porcentaje por categoría, etc. Y al menos cada 3 meses armá una reunión con el objetivo de ver que se puede cortar.

Un socio mío decía: “los costos son como las uñas, todos los meses tenés que cortarlos”. Todos los meses tal vez es mucho, pero la idea es muy cierta.

Te cuento un ejemplo personal: haciendo esto en Workana nos dimos cuenta de que la cuenta de Desk, el sistema que usamos para responder consultas en Atención al Cliente, había crecido mucho. Y encontramos que teníamos algunas cuentas de personas que se habían ido que seguían activas y nos habíamos olvidado de dar de baja. Al notarlo pudimos recortar gastos de forma considerable, y pudimos usar ese dinero en otras áreas del emprendimiento que necesitaban empuje.

 

3 – Usa muy bien tu tiempo

En todo emprendimiento, el factor más escaso siempre va a ser el tiempo. El tiempo tuyo y de tu equipo es el recurso más valioso que tenés, y deberías estar siempre buscando que se use de la manera más eficiente posible.

Pasa mucho que, por ejemplo, se discuta por horas si conviene invertir $2.500 más en Adwords o no, mientras que por otro lado hay 2 personas que pierden 2 días enteros cada una haciendo un proceso manual que no tiene sentido, ya que podrían estar haciendo otras tareas mucho más valiosas para tu negocio.

Mi consejo para solucionar este punto es que consideres seriamente que hoy es muy fácil automatizar tareas rutinarias así como también contratar gente por horas que te ayude con asuntos puntuales. Acá tengo varios ejemplos para que entiendas mi punto:

 

Ejemplo 1.

Cuando empezamos, en las fechas de pago a los freelancers de Workana (a comienzos y mediados de mes) solamente había que hacer algunos pagos. Era relativamente fácil hacerlos uno por uno y el proceso era totalmente manual.

Hoy Workana creció mucho y cada mes pagamos a miles de freelancers, pero a pesar de eso hasta hace muy poco el proceso era muy manual. En un comienzo dos personas, Nati y luego Lucas, lo padecieron… perdiendo días enteros cada mes. Y para colmo, al tardar tanto a veces nos demorábamos en hacer todos los pagos.

Hoy parte del proceso está automatizado, y las cosas salen mucho más rápido.

 

Ejemplo 2.

Las reuniones es un lugar donde se tiende a perder mucho tiempo. Esto da para otro post entero, pero como resumen: buscá que sean pocas y lo más cortas posible. Tratá los temas que hay que tratar sin dar demasiadas vueltas y después de eso cada uno sigue con sus tareas, habiendo aprovechado el tiempo reunidos, por supuesto.

 

Ejemplo 3.

Hoy es muy fácil apoyarte en gente por horas que te ayude en cosas específicas. Yo lo uso muchísimo en cosas tan diversas como ayudarme a planear un viaje con mi familia, buscarme recetas para cocinar en casa, o incluso hacer un análisis de las startups de Latam.

Como te decía antes, en las tareas que no necesitan una contratación fija, te conviene apoyarte en un freelancer que solucione lo que tenés que hacer, a un precio acordado. En Workana podés buscar freelancer de distintas áreas. O, si lo prefería, para hacer más rápido podés publicar un proyecto explicando qué es lo que necesitás y qué presupuesto tenés, y los freelancers directamente van a contactarte.

Podés empezar a usar Workana con un clic aquí, es gratis. Acá abajo podés ver un ejemplo de cómo se crea un proyecto, para que vayas familiarizando con la mecánica de la plataforma:

Estas son algunas de las maneras que fuimos encontrando en estos primeros años de Workana para ahorrar dinero y hacer crecer la empresa. Si aplicás estos tips vas a poder evitar errores y avanzar más rápido en tu emprendimiento.

¿Qué otras sugerencias y consejos tenés que te hayan dado resultado? Soy casi un fanático de ahorrar dinero y aumentar la eficiencia el tiempo, así que me encantaría escuchar otras ideas.

Tomás, Co-Founder de Workana

@TomasOFarrell

PD: Para comenzar a emprender: crea un proyecto en Workana y contratá freelancers que te ayuden a desarrollarlo. Clic aquí para conocer más.