Cómo una multinacional china aumentó su productividad un 22% y ahorra US$ 2.000 por empleado gracias al teletrabajo

Quizá ya hayas leído varias publicaciones nuestras que enumeran las muchas ventajas del trabajo remoto, pero cuando se trata de implementarlo en tu negocio o emprendimiento, lo más normal es que quieras estar bien seguro de que en verdad es una buena alternativa en la realidad y no solamente en la teoría.

Por suerte, como muchas empresas internacionales están atreviéndose a cambiar el paradigma, cada vez tenemos más y más pruebas de que el trabajo remoto y freelancer funciona de maravilla.

Uno de los casos más relevantes que existen podemos observarlo en los increíbles resultados que consiguió una de las empresas más grandes de China al comenzar a migrar a este esquema laboral. Estamos hablando de Ctrip, una mastodónica agencia de viajes online con sede en Shanghai que cuenta con más de 16.000 empleados.

Llevaron a cabo un estudio teórico/práctico sobre el teletrabajo en sus empleados y obtuvieron resultados asombrosos:

  • Un aumento de la productividad en un 22%.
  • Un ahorro estimado de US$ 2.000 dólares por año por cada empleado. Puede que la cifra no parezca relevante, pero si lo multiplicas por los 16.000 empleados que tiene, el ahorro sería multimillonario.   

Antes de meternos de lleno en un exhaustivo análisis del caso vamos a compartirte los puntos principales en la siguiente infografía para que puedas comprender de un vistazo las proporciones y la importancia de este estudio.

Y, por supuesto, para que veas cómo tu empresa podría beneficiarse del teletrabajo si lo aplica como norma o si contrata freelancers (que, por supuesto, trabajan bajo esta modalidad).

En Workana queremos darte datos duros y útiles para que te animes a probar el teletrabajo y puedas escalar tu empresa con freelancers.

Por eso hoy te traemos un caso práctico y documentado que nos muestra cómo CTrip le dio una oportunidad al teletrabajo y obtuvo tan buenos resultados que ahora todos sus empleados tienen la opción de trabajar desde casa. Veamos paso a paso este apasionante ejemplo.

“¿El trabajo desde casa funciona? Evidencia de un experimento en China”

Este es el nombre del reporte que Nicholas Bloom, investigador de Stanford, publicó en 2013 a raíz de un experimento que llevó a cabo en conjunto con la empresa china Ctrip, una agencia de viajes masiva con más de 16.000 empleados.

Bloom sabía que, aunque aproximadamente el 10% de la población estadounidense trabajaba regularmente desde su casa, existían aún muchas preocupaciones por parte de las empresas que sentían que si perdían el control presencial de sus empleados, la productividad disminuiría de forma drástica.

Él estaba convencido de que el trabajo remoto tiene, justamente, los efectos contrarios: optimiza el balance entre trabajo y vida personal y puede implementarse aún en empresas grandes y para diversas profesiones.

Sin embargo, la evidencia disponible en ese momento no era suficiente para demostrar su hipótesis. Así que optó por averiguarlo por sí mismo.

La oportunidad perfecta surgió con la empresa CTrip, pues los directivos estaban interesados en ahorrar dinero en plazas de oficina, ya que su sede está en Shangai y allí la renta del espacio laboral es muy cara. Al mismo tiempo, estaban preocupados de que al dejar trabajar a su personal desde casa la productividad se fuera a pique, especialmente porque gran parte de ellos eran jóvenes.

Por su parte, los empleados comenzaban a pugnar por la oportunidad de trabajar desde casa pues querían ahorrar tiempo y costos de transporte. Aunque, hay que remarcarlo, les preocupaba la posibilidad de sentirse aislados y de que no estar en la oficina afectara sus oportunidades de ser ascendidos.

Así que había tres grandes preguntas:

  1. ¿Qué sucedería con la productividad de los empleados a los que se les permitiera trabajar desde casa?
  2. ¿Los empleados que trabajaran desde casa se sentirían socialmente aislados o experimentaron algún tipo de malestar?
  3. ¿Trabajar desde casa afectaría las oportunidades de promoción de dichos empleados?

Sólo había una forma de averiguar las respuestas: realizar un experimento con un porcentaje estadísticamente representativo de empleados, medir los resultados y determinar con base en números objetivos si el trabajo remoto era o no una alternativa viable.

La metodología de Bloom y CTrip para estudiar el teletrabajo

Apoyado por la Universidad se estructuró un experimento a lo largo del cual primero se le preguntó a una muestra randomizada de 996 empleados de telemarketing si les interesaría trabajar desde casa cuatro días a la semana por uno presencial, o seguir asistiendo a las oficinas diariamente.

503 empleados se mostraron interesados en la modalidad desde casa, especialmente aquellos que eran casados, que tenían hijos o que vivían cerca de las oficinas. De todos ellos, 249 fueron seleccionadas para el estudio, con base a estos criterios:

  • Tener un buen acceso a banda ancha.
  • Tener una habitación privada para trabajar.
  • Haber estado en la compañía al menos durante seis meses.

Para homogeneizar lo más posible las muestras de contraste, de estos 249 empleados se seleccionó sólo a aquellos que cumplían años en días pares para permitirles trabajar desde casa y los empleados restantes siguieron asistiendo diariamente a las oficinas para conformar al grupo de control.

Ambos grupos continuaron trabajando exactamente con los mismos equipos tecnológicos y bajo el mismo flujo de trabajo y sistema de pagos. La única diferencia entre ambos era el lugar en el que desempeñaban sus actividades.

A lo largo del experimento, se realizaron mediciones puntuales de su desempeño, además de una serie de entrevistas para responder preguntas de carácter más subjetivo.

Al final se compararon los resultados del grupo de control con otros grupos similares en la empresa para descartar algún fallo metodológico.

¿Cuales fueron los resultados del estudio sobre el teletrabajo en Ctrip?

Veamos cómo el experimento respondió a las tres preguntas principales que planteó.

Pregunta N°1: ¿Qué sucedería con la productividad de los empleados a los que se les permitiera trabajar desde casa?

Lo primero que comenzó a llamar la atención al iniciar las primeras mediciones del experimento, fue el hecho de que el factor productividad parecía estar experimentando un aumento impresionante.

El porcentaje total de desempeño de los trabajadores desde casa alcanzó un 13% más de lo usual para el final del estudio. Este aumento se atribuyó principalmente a un 9% más de tiempo en llamadas activas debido a menos retrasos en descansos y días de incapacidad. El 4% restante derivó de una mayor cantidad de llamadas por minuto trabajado.

Según los datos de entrevistas y encuestas, los trabajadores remotos atribuyeron el aumento de su productividad al hecho de poder trabajar en un ambiente más tranquilo y libre de distracciones.

Evidentemente, la tasa de deserción en el grupo experimental fue mucho menor que en el grupo control. Sin embargo, hay que considerar un factor curioso que es el hecho de que la deserción en el grupo control era más alta en empleados de menor desempeño, lo que pudo generar un sesgo positivo en las medidas de su rendimiento.

¿Qué quiere decir esto? Que el grupo control que no trabajaba desde casa perdió más empleados con malos resultados, lo que mejoró los resultados globales del grupo. Considerando este sesgo metodológico, los autores apuntan a que el aumento de productividad del grupo experimental fue realmente del 22%.

Pero esos no fueron todos los avances. Además del aumento en rendimiento, la compañía llegó a la conclusión de que había ahorrado alrededor de 2.000 dólares anuales por cada empleado que trabajaba desde casa.

Para darnos una idea de la gran relevancia de este dato, pensemos que, si los 16.000 empleados de CTrip optaran por el teletrabajo: la empresa podría ahorrarse, aproximadamente, 32.000.000 de dólares anuales. Un número nada despreciable cuando lo ponemos en perspectiva, ¿no?

Pregunta N°2: ¿Los empleados que trabajaran desde casa se sentirían socialmente aislados o experimentarían algún tipo de malestar?

Aquí se nota otro aspecto positivo del teletrabajo.  Según los reportes de los mismos empleados remotos, su nivel de desgaste durante los nueve meses en los que tuvieron la oportunidad de trabajar desde casa, disminuyó un sorprendente 50% en comparación con lo que reportó el grupo control.

Además, el grupo de teletrabajadores indicó que se sentía mucho más satisfecho con las condiciones de su trabajo. Y, por otro lado, su actitud general hacia la compañía en las encuestas de valoración personal resultó mucho más positiva.

Otro dato importante es que no hubo reportes significativos sobre una sensación de aislamiento social. Hoy en día con Internet todos estamos conectados y, además, muchas veces cuando uno trabaja en la oficina está tan concentrado que ni siquiera tiene tiempo de ponerse a hablar y en muchas ocasiones hasta los mismos compañeros de oficina se hablan por chat en vez de hacerlo verbalmente.

Pregunta N°3: ¿Trabajar desde casa afectaría las oportunidades de promoción de dichos empleados?

Pese a que la oportunidad de trabajar desde casa trajo muchos beneficios tanto a los empleados como a la empresa, un punto que resalta es el hecho de que las promociones y ascensos disminuyeron cerca de un 50% entre el grupo remoto, en comparación con el grupo control.

Todo parece indicar que, pese a tener un mejor desempeño, los trabajadores remotos no estaban”en el radar” de los líderes de proyecto y los gerentes, simplemente por la falta de contacto presencial diario.

Esto derivó en un sesgo de percepción a raíz del cual los empleados presenciales eran considerados como “más elegibles” para obtener puestos más altos.

De todos modos, cuando trabajas con freelancers que teletrabajan no tienes que preocuparte por las promociones ya que ellos son externos a tu organización y trabajan por proyectos. Sólo les importa cumplir los objetivos y ofrecerte la mejor calidad posible en sus trabajos sin esperar a cambio un ascenso.

Conclusiones sobre la investigación científica sobre el teletrabajo

Debido a que trabajar desde casa generó:

  • Un aumento de la productividad del 22%.
  • Un ahorro de 2.000 dólares para la compañía por cada empleado remoto.
  • Un nivel muy superior de satisfacción de los empleados con la empresa.
  • Un 50% menos de desgaste.

La empresa Ctrip decidió permitirle al resto de sus 16.000 empleados elegir su propia modalidad de trabajo.

¿Qué crees que pasó?

Sorprendentemente, casi la mitad de los empleados que habían trabajado desde casa optaron por regresar a la modalidad presencial, pero se trató en su mayoría de colaboradores que no se habían desempeñado muy bien de forma remota o que esperaban una promoción. El resto, a quienes sólo les importaba su productividad prefirieron seguir trabajando desde sus hogares.

Este último dato es especialmente importante porque demuestra que, en efecto, hay personas que son más productivas en un ambiente más estructurado e institucional, y otras que lo hacen mejor en su propio espacio. O sea, que para obtener el máximo aprovechamiento de potencial, la mejor alternativa es dejar que los empleados decidan por sí mismos.

Resalta como área de oportunidad el tema de las promociones y los aumentos. Dado que muchos empleados no quisieron arriesgarse a tener menores oportunidades de ser ascendidos, optaron por permanecer en la oficina. Sin embargo, la solución radica en un cambio progresivo del paradigma de la elegibilidad a partir de un cambio en la cultura organizacional.

En resumen, el trabajo remoto puede hacer muchísimo por las empresas, por los empleados y por la sociedad en general. Pero las organizaciones aún tienen por delante el reto de fomentar una filosofía empresarial en donde no se discrimine por su ubicación al trabajador remoto. Si aun no te animas a probarlo con tus empleados, lo que es totalmente comprensible, te animamos a probarlo con freelancers.

Recuerda que en Workana puedes probar esta modalidad sin compromiso haciendo click aquí. Y, por supuesto, recuerda que puedes contratarlos por proyecto terminado o puedes contratarlos por hora y pagarles sólo por el tiempo que trabajan para ti cada semana.

Si quieres profundizar más en el caso de Ctrip, aquí puedes disfrutar una charla TED en donde Nicholas Bloom profundiza de forma muy amena al respecto del trabajo desde casa. 

En Workana somos verdaderos entusiastas del trabajo remoto porque gran parte de nuestra misión es ayudar a las personas a tener mejores condiciones laborales y a las empresas a crecer y aumentar su productividad de manera más sencilla y eficiente.

Arma tu equipo de trabajo remoto hoy y comienza a disfrutar los múltiples beneficios de la experiencia y el compromiso que te aportan los mejores freelancers de América Latina y el mundo.

Escritora, redactora y entusiasta del marketing digital. Me encanta viajar, soy promotora del estilo de vida freela, y siempre que puedo ayudo a las personas a buscar una mejor calidad de vida por medio del trabajo autónomo.

Subscribe to the Workana newsletter and keep updated