Trabajo Remoto en contextos de contingencia: ¿Cómo enfrentar el Coronavirus en el ámbito laboral sin perder eficiencia?

Con la llegada del Coronavirus muchos de nosotros entramos en un estado de alerta, pánico y desinformación. Desde Workana, queremos colaborar desde el ámbito en el que nos especializamos: el trabajo remoto. 

Enfermedades como el Coronavirus, pueden amenazar mucho más que la salud. En contexto de emergencia sanitaria puede significar baja productividad o pérdida de eficiencia en lo laboral debido a la interrupción del trabajo en oficinas, traslados o cancelación de reuniones. En China se estima que la baja de productividad afectará directamente al PBI, con sus repercusiones en el marco mundial.

En palabras de Guillermo Bracciaforte, Co-founder de Workana:

“Mi obligación como Head de una compañía es velar por la seguridad de los equipos mientras cuido la productividad de la empresa. Pero soy muy consciente que Workana corre con ventaja: somos híbridosEsto quiere decir que más del 60% de la compañía trabaja desde otro lugar que no es la oficina. Hace cerca de 8 años nos venimos preparando y capacitando para que esta maquinaria digital funcione a la perfección, en un jenga complejo donde cada pieza es fundamental: personas, cultura, procesos, tecnología y estrategia”.

¿Cómo un concepto como el Trabajo Remoto puede ser la respuesta? 

Te invitamos a pensarlo con la reflexión de Guillermo Bracciaforte, Co-Founder de Workana: 

Muchas empresas ya han comunicado que están implementando estrategias de trabajo remoto. Tal es el caso de Twitter, Nike, Nestlé, compañías de renombre que se animan a dar el gran paso. Seguramente, la gran mayoría ya se encontraba evaluando o trabajando en estrategias de trabajo ágil, remoto, trabajo desde casa o viernes flex. En tal caso, la práctica es más fácil de implementar porque ya hay procesos establecidos, códigos comunes, capacitación e incluso insumos básicos como tecnología: software o hardware.

Por el contrario, si se implementa sin una breve planificación puede significar un esfuerzo mayor o incluso una baja en la productividad si no se consiguen los resultados esperados.

No es fácil, requiere un plan y tener varias cosas en claro: 

  • Manejar una comunicación clara, constante y transparente
  • Capacitar en herramientas de trabajo remoto: documentos en la nube, calendars, reuniones virtuales, slack, gestores de proyectos como Asana o Trello. Las herramientas son intuitivas de usar, pero aún así requieren tiempo y más importante aún, un proceso de cómo se utilizará en particular en la compañía. Ese proceso no viene con la herramienta.
  • Clarificar cómo se estará trabajando: tareas, productos, procesos, horarios, entregas, reuniones
  • Pedir asistencia a equipos con experiencia en trabajo remoto. En el Caso de Workana brindamos asesoramiento para que las empresas puedan dar sus primeros pasos hacia el trabajo remoto, para que accedan a ayuda de profesionales freelancers o armen un plan de contingencia con capacidades extendidas.
  • Acompañamiento: mucho esfuerzo de los líderes de equipo para facilitar este cambio: comunicación constante, seguimiento, reuniones de equipos, feedback.

Reflexiones finales

Vale decir que creo que aunque trabajen con todo su equipo en la misma oficina es importante ir creando hábitos operativos, organizacionales, y de comunicación que los preparen para dar el próximo nivel de compañía, que seguramente será remoto.

Si todavía tu empresa no está implementando iniciativas de trabajo remoto, es un buen momento para comenzar a analizarlo– ya sea: un día remoto, un viernes flex, remoto a demanda o 100% remoto- sin perder productividad, eficiencia y a nadie en el camino. 

Si sos una empresa, y querés conocer un poco más sobre cómo empezar a pensar el trabajo remoto dentro de tu organización, escribinos a Agile@workana.com.

También te puede interesar: 

 

 

Miles de freelancers listos para comenzar a trabajar en tu proyecto.

Subscribe to the Workana newsletter and keep updated