12 técnicas para ser un freelancer más productivo

Produtividade

Organizar el tiempo y optimizar tu producción son tareas primordiales para cualquier profesional freelance. Como tú mismo creas tu sueldo, sabes mejor que nadie sabe que el tiempo es dinero… y la productividad es muy importante.

Pero existe el mito de que trabajar como freelancer consiste principalmente en relajarse en casa usando pijama y ver Netflix. Y aunque puede existir la posibilidad de que tú te distraigas en YouTube mientras terminas algún proyecto, cualquier profesional independiente sabe que el trabajo requiere rigor y disciplina.

Sin embargo, las cantidades excesivas de café y los recordatorios por toda la casa no te harán más productivo.

De acuerdo con Ilyan Pozin, emprendedor y escritor estadounidense, en un artículo para Forbes, las personas más productivas, siendo freelancers o empresarias, no están preocupadas en mantenerse despiertas, a mil por hora y realizando varias actividades por día. Según él, eso es un error y sería lo opuesto de la productividad.

Las personas verdaderamente productivas no se enfocan en hacer más cosas, sino en cómo realizar todo de manera eficaz. Aunque eso signifique realizar menos tareas en un día.

Perder el foco es muy fácil al trabajar en casa (o en una cafetería, o mientras viajas, etc), porque estamos inmersos en una realidad cada vez más digital. Y el trabajo remoto trata directamente con este tipo de herramienta. Por eso es común que, al final del día, el freelancer sienta que no ha concluido ni la mitad de lo que había programado.

¿Cómo lidiar con esa frustración? ¿Cómo ser más productivo? Bueno, no hay necesariamente fórmulas mágicas, pero separamos a continuación 12 técnicas prácticas que pueden ayudarte a ser un freelancer más productivo. Son acciones y técnicas que vienen funcionando con profesionales que trabajan con diversas empresas y proyectos y que pueden ayudarte de verdad. Fíjate:

1. Administra bien las redes sociales

Vamos a empezar con la parte más “polémica”: las redes sociales. La clave para utilizar los medios sociales es ser eficiente.

Establece una meta en minutos para utilizar tus redes sociales. Media hora es lo recomendado para que tú accedas a  Instagram, Twitter y LinkedIn, por ejemplo.

Para ver noticias en general, utiliza softwares como Feedly que agrega todas las noticias en un mismo feed. De esta manera no pierdes tiempo ni corres el riesgo de distraerte en varios sitios.

Si utilizas las redes sociales diariamente como parte de tu trabajo, recuerda que no debes visitar tus perfiles personales mientras trabajas en la producción de contenido o mantenimiento de esas redes. Para hacer posts, utiliza herramientas como Buffer, que permite la administración de cuentas de diferentes redes con practicidad.

2. Nada de multi-tasking.

En serio. Cambiar de tarea a tarea rápidamente no funciona. Concéntrate en una tarea a la vez, prestando atención a ella y dedicando el máximo de tu potencial para concluir la tarea de la mejor manera.

¿Incluso si es una tarea pequeña? Sí. Dedícate a cumplir cada una a su tiempo, para no correr el riesgo de dejar algo sin terminar.

Algunas investigaciones muestran que las personas que realizan varias actividades todo el tiempo no pueden mantener la atención, incluso cuando se desconectan totalmente. Además de perjudicar la productividad, su cerebro va perdiendo la capacidad de enfocarse en algo.

Conocer técnicas como el mindfullness puede ser la respuesta para (re) aprender a dedicarte a lo que estás haciendo en EL MOMENTO en que lo estás haciendo.

El estadounidense Jon Kabat-Zinn, fundador del Centro de Atención Plena en Medicina, Salud y Sociedad de la Universidad de Massachusetts, define la técnica mindfulness como el momento en que tú estás siendo consciente.

De esta forma es posible mantener tu atención para que permanezca en lo que estás haciendo, manteniendo el foco en la actividad en cuestión. Es así que tú empiezas a desarrollar el sentido de que te has distraído mientras hacías cierta tarea, “empujando” tu enfoque de vuelta al trabajo.

La idea no es nunca “pensar en nada”, después de todo, ¡eso es imposible! Pero permitir que tu trabajo sea el centro de atención en ese momento. Es así que tu cerebro “filtra” las informaciones irrelevantes.

3. Haz pausas estratégicas

Planifica tu trabajo en bloques de horas, para que puedas hacer pausas estratégicas durante el día. Si crees que técnicas de administración del tiempo como Pomodoro son buenas, entonces empieza a utilizarlas.

Levántate, camina un poco, prepárate una merienda, haz algo completamente diferente para recargar. Y sí, eso significa que necesitas una hora extra para los intervalos, sin incluir el almuerzo. Esos momentos ayudan a recargar las energías y aumentan significativamente tu productividad cuando vuelvas a las tareas.

Si crees que lo mejor es establecer alarmas con mayor tiempo, puedes utilizarlas también. Fíjate cómo te adaptas mejor, pero incluye estos recordatorios de pausa.

4. Haz lo posible para prohibir las distracciones externas

Cierra la puerta, apaga el teléfono y deja el teléfono móvil mientras estés trabajando. Las distracciones externas son capaces de reducir la productividad de forma brusca y molestar bastante.

Si trabajas en una habitación específica de tu casa, avísale a todos que en determinado horario no debes ser molestado. Y si te sientes más cómodo, lleva el trabajo a una cafetería tranquila o a una biblioteca pública. Esa es una de las grandes ventajas del trabajo remoto.

¡Ah! Si existe la posibilidad, deja tu e-mail fuera de línea también. Lo que nos lleva al siguiente paso.

5. E-mail organizado

Es complicado estar atento a una determinada tarea cuando los e-mails no paran de llegar. Es muy común querer responder lo más rápido posible y “resolver” lo que va apareciendo. La idea, entonces, es programar un momento para leer los mensajes y responderlos, administrando bien tu productividad mientras revisas tu bandeja de entrada.

Para eso, define horarios específicos para organizar lo que llega y responder a todo con atención. Recomendamos hacerlo dos veces al día en nuestro artículo sobre productividad e e-mails; haz clic aquí para ver más detalles.

6. Hora de utilizar Workana

La plataforma posee un canal de comunicación directa con tu cliente y la posibilidad de conversar con él y sabemos cuán importante es mantenerse atento a los mensajes que llegan. Además, tú necesitas marcar proyectos, enviar propuestas, etc.

Entonces, al igual que el e-mail, es primordial que reserves tiempo en tu agenda para dedicarte a Workana. Si accedes a la plataforma de forma más organizada, esto no entorpecerá tu productividad del día.

7. Haz buen uso de calendarios y planners

Si aún no has usado Google Calendar, es hora de repensarlo. Puedes programar recordatorios y compromisos de forma sincronizada (en el teléfono y en la computadora, por ejemplo).

Puedes organizar eventos y tareas a través de colores, fechas e incluso agregar invitados por e-mail. Existe también la posibilidad de programar una reunión vía Hangouts, con tu cliente – y todos reciben recordatorios y notificaciones a la hora establecida.

¿Quieres organizarte en papel también? Olvídate de las antiguas agendas y apuesta a los diseños prácticos de los planners. Cada vez más utilizados, la gran ventaja de anotar tus tareas en estos modelos de organizadores es la posibilidad de visualizar tu semana entera.

Así, puedes tener una mejor idea de que como están distribuidas las actividades de los próximos días.

8.  Aplicaciones útiles

También puedes sacar el máximo provecho de las aplicaciones que ayudan a organizar tareas y envían recordatorios a tu mail sobre los deadlines a cumplir en cada día o semana.

Asana, por ejemplo, es una de las apps más utilizadas por los freelancers en todo el mundo, inclusive por nuestro equipo remoto aquí en Workana. La filosofía de Asana es un punto clave para su éxito, ya que su principal objetivo es aumentar la productividad de equipos de trabajo en general, ya sean remotos o presenciales.

Asana sincroniza tus acciones tanto en la versión mobile como en desktop, permitiendo una excelente organización de tareas.

Si eres redactor freelance y quieres conocer más herramientas que te ayudarán a aumentar tu productividad, te recomendamos leer este artículo publicado en nuestro blog.

9. Modo ‘Ausente’

Al menos que estés utilizando Skype o Hangouts para definir detalles de una tarea que estés haciendo, recuerda mantener tus aplicaciones de mensajería y comunicadores en modo ‘Ausente’ mientras te dedicas a concluir una tarea determinada.

Caso sea necesario, puedes utilizar el teléfono. A veces, perdemos mucho tiempo intercambiando mensajes y podríamos optimizar la comunicación haciendo una simple llamada telefónica.

10. Dedica tus mañanas a ti mismo

Tony Wong, gerente de proyectos y experto en productividad, aconseja utilizar tus mañanas para concentrarte en ti mismo. Si ya empiezas tu mañana revisando tus e-mails y tu agenda, es muy probable que todo tu día termine siendo determinado por otras personas, y no puedas dedicar algo de tiempo a tus propias necesidades.

Entonces, un excelente consejo es comenzar cada mañana con un buen desayuno nutritivo para brindar a tu cuerpo y a tu mente la energía que necesitan para arrancar el día. Luego, puedes meditar, hacer yoga, ir al gym, correr o caminar, en fin, dedicar cada mañana a hacer algo que agregue valor a tu vida y te ayude a estar más sano y mejor concentrado.

Recuerda determinar previamente cuál será tu primera actividad de cada día y que eso sea algo rápido y beneficioso para tu bienestar. Luego, podrás empezar a concentrarte en realizar las tareas programadas de tu trabajo.

11. Las tareas más complejas vienen primero

Otro buen tip de Wong es realizar las tareas más complejas de tu día antes del almuerzo, ya que en este periodo tu cerebro tiene una tendencia natural a sentirse ‘preparado para arrancar’. Se debes hacer alguna reunión o teleconferencia, lo ideal es dejar este tipo de compromiso para las tardes.

Si ordenas tu día de esta manera, verás que conseguirás generar una rutina de trabajo más productiva.

12. Bebe agua

Sí, sé que la mayoría de los freelancers optan por la cafeína a la hora de elegir una bebida que ayude a mantenerse despierto y enfocado. Pero todas y cada una de las células de nuestro organismo necesitan de un buen volumen de agua para funcionar de manera óptima, eliminar toxinas de nuestro cuerpo, y asimilar correctamente los nutrientes que consumimos a través de la alimentación.

Y eso no es todo: un estudio de la East London University demuestra que nuestra productividad aumenta cuando bebemos agua. Los investigadores descubrieron que una persona es capaz de concentrarse mejor en sus tareas cuando ingiere el volumen suficiente de este líquido tan precioso.

Si aún no tienes asimilado el hábito de beber agua diariamente, puedes utilizar aplicaciones como ‘Recordatorio para beber agua’, que envía recordatorios regularmente para recordarte acerca de cuántos litros de agua necesitas ingerir durante tu jornada laboral.

Ahora que ya sabes cómo aumentar tu productividad diaria, es hora de buscar nuevos proyectos.

Si produces más y mejor, podrás ganar más y mejores proyectos, además de conquistar más y mejores oportunidades de establecer relaciones a largo plazo con tus clientes. En Workana, encuentras a cientos de clientes que buscan un experto como tu para desarrollar sus proyectos. ¡No pierdas tiempo y empieza hoy mismo!

Subscribe to the Workana newsletter and keep updated