Cómo crear un espacio de trabajo productivo

Una de las grandes ventajas de ser freelancer es la oportunidad de poder improvisar una oficina de trabajo en cualquier lugar: ya sea una cafetería, el jardín de tu casa o una terraza frente al mar.

Autor: Tyler Ingram
Autor: Tyler Ingram

Pero también es cierto que como profesional siempre deberías tener un espacio de trabajo “de referencia” desde donde trabajar la mayor parte del tiempo, ya que eso no solamente ayuda a mantener el orden en tu vida profesional sino que está demostrado que en función de cómo sea tu oficina serás más productivo o menos, lo que a su vez determinará tu éxito como freelancer.

¿Quieres saber cómo puedes crear una oficina productiva que te inspire a lograr los mejores resultados y te haga disfrutar mientras trabajas? Enseguida te compartimos siete ideas muy útiles que te ayudarán a lograrlo.

7 consejos para crear un espacio de trabajo productivo

1. Encuentra el lugar “ideal”

Hay profesionales que se sienten cómodos trabajando con ruido de fondo, otros que necesitan silencio y otros que prefieren sentir la compañía que proporciona un espacio de coworking. Así que lo primero para crear un espacio de trabajo productivo está en elegir el lugar ideal para ti en función de tus necesidades.

Busca un espacio confortable, con un escritorio amplio siempre que sea posible, con luz natural  y que además te dé el suficiente espacio como para poder respirar sin agobiarte (está demostrado que cambiar las bombillas por la luz del día ayuda a tus ojos y facilita que puedas sentarte en tu oficina y trabajar durante horas).

Además, siempre que puedas invierte en un buen sillón ergonómico que te ayude a evitar las lesiones relacionadas con el trabajo.

2. Ten todas las herramientas a mano

Como freelancer necesitarás un escritorio amplio que te permita tener a mano todas tus herramientas de trabajo offline, y a mismo tiempo tener tu computadora bien organizada con todas las herramientas online a tu alcance para hacer más fácil tu trabajo en el día a día.

Así que tómate un tiempo para determinar qué herramientas te ayudan en tu día a día y organiza tu espacio de trabajo de manera que obtengas fácil acceso a todas ellas, desde un bloc de notas hasta un pizarrón, post-it o una calculadora.

Y si eres de los que prefiere ir cambiando de lugar, ten un maletín preparado con todas las herramientas.

3. Pon música para concentrarte

Son muchos los profesionales que recurren a la música para aumentar la productividad.

Un excelente recurso es crear una lista de reproducción en tu ordenador de trabajo que se llame “tareas de concentración”, “música para ser más productivo” o simplemente “música para trabajar”, y utilizarla siempre que la necesites.

Por ejemplo hay freelancers que para concentrarse usan música para aumentar el foco, aplicaciones que reproducen el sonido de la lluvia o herramientas que recrean el sonido ambiente de un cibercafé. Y hay otros que para las tareas que requieren menos concentración apuestan por sus canciones favoritas para aumentar el estado de ánimo. ¡Elige lo mejor para ti!

4. Presta atención a los aromas

Puede parecer extraño, pero los aromas pueden ayudar mucho a aumentar la productividad. Trata de tener aceites esenciales en tu escritorio, enciende velas perfumadas, recurre al incienso o simplemente ten siempre a mano algún aroma que te aporte tranquilidad y buenas sensaciones y de ese modo serás más productivo.

Por ejemplo, el aroma a limón promueve la concentración, la lavanda ayuda a calmar el estrés y los nervios, el jazmín produce sensación de optimismo y energía renovada, y la canela combate la fatiga mental y aumenta la concentración.

5. Usa los colores a tu favor

Al igual que los olores, los colores tienen mucho que ver con tu nivel de productividad. Y es que los colores de tu lugar de trabajo tienen un impacto directo en tu estado de ánimo y la productividad.

Por ejemplo, el color amarillo para las paredes o muebles es estimulante, acogedor y luminoso; mientras que el rojo es más hostil y agresivo. El color verde es más calmante y relajante, y el gris aunque es un color asociado con la inteligencia y la sabiduría, no causa un impacto positivo en la productividad.

6. Rodéate de cosas que te inspiren

¿Sabías que existen estudios que demuestran que las personas son más productivas si tienen plantas en su lugar de trabajo?

No se trata de montar un pequeño jardín, sino que basta con un cactus o una pequeña planta que traiga un poco de alegría al lugar mientras limpia el aire que respiras y aumenta tu estado de ánimo. Y es que tener plantas cerca ayuda a los profesionales a recuperarse de actividades exigentes y reducir los niveles de estrés.

Al mismo tiempo, trata de rodearte de cosas que te inspiren; por ejemplo puedes colgar carteles o cuadros que te motiven o que contengan paisajes relajantes, y prueba a tener siempre cerca agua para cuando necesites hidratarte.

7. Y de vez en cuando, permítete cambiar

Como decíamos al inicio del artículo, una de las grandes ventajas de ser freelancer es poder improvisar y crear tantas oficinas como quieras, así que si siempre trabajas desde el mismo lugar, ¡muévete y permítete cambiar!

De vez en cuando trasládate a una cafetería, sal a caminar, trabaja en un entorno natural y tómate pequeños descansos para mover el cuerpo.

¿Tienes algún otro consejo para crear un espacio de trabajo productivo?  ¡No dudes en dejarnos tus comentarios y compartirlo con otros freelancers! Feliz trabajo 🙂

Un comentario
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *