¿Cómo definir expectativas y pautas de trabajo?

Como cliente seguramente querrás obtener los mejores resultados para tu proyecto. ¿Te has preguntado cuán importante resulta que sepas definir las pautas de trabajo y las expectativas de performance que tienes sobre el freelancer?

Tu candidato seleccionado puede ser de los más talentosos del mercado, pero si la bajada de información antes de comenzar el proyecto no es consistente pueden surgir complicaciones y retrasos, y el resultado no ser el esperado (y no puedes darte el lujo de correr ese riesgo, siempre que sea posible evitarlo).

Una vez efectiva la contratación, antes de comenzar con la ejecución (más allá de la información que puedas haber brindado al publicar el proyecto o en conversaciones previas con el freelancer, a modo de “briefing”), es super importante que fijes una instancia para clarificar las pautas de trabajo y qué esperas de tu colaborador. Estos parámetros serán claves para –una vez terminado el proyecto- poder medir resultados alcanzados y efectivizar el pago en garantía.

Te compartimos entonces algunas ideas básicas para alinear la comunicación, definir las guías de trabajo y contar con una base sólida de medición de performance.

Especifica funciones

Es esencial que le transmitas a tu colaborador cuáles serán puntualmente sus funciones y qué esperas que realice. Una buena forma sería establecer objetivos “ad-hoc” para ese proyecto puntual, a modo de guía para medir resultados. Puede ser cuantitativos o cualitativos; esto dependerá de la tarea en sí. Lo importante es que sean concretos y claros, y no ambiguos.  Además, determina cuáles serán los “deliverables” que esperas recibir periódicamente (y en tal caso con qué frecuencia) o al finalizar el proyecto.

Define aportes

Sumado a la descripción “formal” de funciones y responsabilidades, más importante aún es que tu colaborador entienda cuál es su aporte concreto al proyecto, cómo su ejecución jugará un papel clave para obtener los resultados deseados, en colaboración con el resto del equipo –si fuera el caso–.

Ofrece entrenamiento

Tu empresa será un mundo nuevo para el freelancer. El trabajador debe poder contar con los recursos necesarios para poder cumplir con sus objetivos, y es tu responsabilidad ser su apoyo en este sentido. Muchas veces, dependiendo de la complejidad del proyecto, suele ser una buena idea capacitar al trabajador sobre procesos internos, temas críticos, herramientas de trabajo específicas, interrelación con otros miembros del equipo y demás cuestiones, en vez de dejarlo a la deriva para que ejecute a su criterio o como mejor le resulte.

Existen además algunas premisas básicas a tener en cuenta en cada una de estas instancias:

Sé concreto

Cuando comuniques tus expectativas o pautas de trabajo debes ser claro, conciso y explícito. La idea es lograr un buen entendimiento entre ambas partes, y evitar todo tipo de malos entendidos, dudas o presunciones. No dejes cosas por sentado; no escatimes en palabras. Siempre ten presente las bases para una buena comunicación entre cliente y freelancer 😉

Pide feedback

Es fundamental que te asegures que la información que has transmitido ha llegado con claridad, por eso es super importante que solicites feedback a tu colaborador. Rechequea las informaciones y asegúrate que ha entendido todo lo necesario para la correcta ejecución de su tarea.

Evita ser emocional

Es clave que desde el comienzo establezcas una buena relación con el freelancer y que funcionen como equipo. Quizás hayas tenido un mal día o que de por sí no seas una persona muy paciente. Trata de dejar a un lado las emociones y genera vínculos positivos desde el inicio. Puede marcar la diferencia a futuro en el devenir de la relación laboral.

Definidas las pautas de trabajo y los resultados a alcanzar, es hora de dar inicio a la ejecución. Algo clave: quédate pendiente durante todo el proceso, orienta a tu colaborador, proporciónale la información que precise, fomenta el diálogo y gánate su confianza. Eres su referente, y éstas son las características de todo buen líder 😉

19 Comentarios
  1. […] Ya hemos hecho referencia a este punto en posts anteriores. Si es esencial que cualquier gerente tenga habilidades de comunicación, mucho más un PM. Su desafío es aún mayor: tratar con colaboradores diversos que aunarán esfuerzos para lograr el objetivo común. Es importante entonces que el PM organice un criterio, que sepa transmitirlo y que trabaje sinérgicamente con todo el equipo para lograr los objetivos. Sus habilidades de comunicación deberá aplicarlas en todas las fases del proyecto: tendrá que ser un buen líder y comunicador al intercambiar ideas, al procurar feedback, al buscar soluciones, al realizar ajustes al plan, y en el resto de las instancias del proyecto. Por otro lado, el PM debe dejar en claro con sus colaboradores cuáles son las responsabilidades de cada uno, qué se espera de ellos y cuál es su aporte al equip… […]

  2. […] para contratar tus servicios. Te comunica cuál es su necesidad, te comparte cuáles serán las condiciones y las pautas de trabajo . . . y ahora es tu turno de decidir si estás adentro o afuera del proyecto. En definitiva, sí […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *