¿Cómo evitar el estrés laboral? 10 consejos para lograrlo

Él es el gran culpable de que no puedas concentrarte mientras trabajas. También es el causante de tu baja productividad, tu falta de creatividad, los bloqueos mentales y la dificultad para mantener el enfoque y la atención en una misma tarea.

estres_laboralTe hablamos del estrés; concretamente, del estrés laboral, el gran enemigo de millones de emprendedores y profesionales de todo el mundo. Y es que, como emprendedor, el estrés puede limitarte a la hora de tomar decisiones importantes, delegar tareas o definir los próximos pasos de tu empresa. Y como freelancer, el estrés puede impedirte desarrollar proyectos con éxito mermando las posibilidades de que vuelvan a contratarte. ¡Y eso es solamente una pequeña parte!

¿La buena noticia? El estrés laboral puede evitarse si uno sabe cómo hacerle frente, y eso es justo lo que vamos a contarte a continuación.

10 pasos para decir adiós al estrés laboral

1. Identifica la causa de tu estrés

Este es el primer paso y el más importante, ya que una vez sepas qué situaciones laborales te causan estrés y cómo respondes a ellas, más fácil será combatirlo.

Trata de tener un diario o bloc de notas donde diariamente anotes tus pensamientos, sentimientos, las informaciones sobre tu alrededor incluyendo personas y circunstancias, cómo te sientes física y mentalmente y cómo reaccionas ante las distintas situaciones. Eso te permitirá identificar qué situaciones te crean estrés y cómo reaccionas ante ellas.

2. Crea un horario equilibrado

Cuanto más organizado seas, menos estrés laboral sufrirás. Y para ello es fundamental que crees un horario equilibrado donde dejes tiempo para el trabajo sin olvidar que tienes una vida.

Piensa que en el mundo actual de las relaciones digitales es muy fácil sentirse angustiado ante la posibilidad de estar 24h al día disponible para tus clientes, así que establece un horario firme (¡y respétalo!) al mismo tiempo que te fijas algunos límites entre trabajo y vida personal.

Por ejemplo, nunca trabajes fuera de las horas que te marques, evita la multitarea, establece un día libre de reuniones y ponte pequeñas normas como nunca consultar el e-mail fuera de tu espacio de trabajo.

3. Planea descansos regulares

Lo dice el refrán: a veces hay que pararse para seguir caminando. Así que asegúrate de tomar descansos cortos durante el día para despejar tu mente de las tareas pendientes y así alejar el estrés.

Cada tanto aléjate de tu escritorio, masajea tus hombros y cuello, estírate, da unos pasos, toma un poco de agua, sal a la calle y respira aire fresco, habla con alguien con quien te guste hablar, tómate unos minutos para meditar… ¡Lo que sea! Pero pon pausa cada tanto, porque te ayudará a relajarte, alejar el estrés y ser más productivo.

4. Organiza tu espacio de trabajo

Si tu alrededor es un caos, ¿cómo no va a serlo tu mente?

Es cierto que ya sea como emprendedor o freelancer tienes la libertad de trabajar desde donde quieras, pero eso no significa que no tengas que tener un espacio de trabajo ordenado y que te ayude a ser más creativo y productivo.

¿Sabías que tu lugar de trabajo puede ayudarte a alejar el estrés mientras rindes más? En este artículo te compartimos siete tips para crear el espacio de trabajo idóneo.

5. Prioriza tareas

Haz una lista de las tareas que tienes por hacer día a día y ordénalas por importancia: primero los elementos de alta prioridad, después los de prioridad media y después los de baja importancia. Y si tienes algo desagradable que hacer, hazlo en primer lugar: el resto del día será más agradable.

Eso sí, no sobrecargues tu día: es mejor poco y bien que mucho y mal.

6. ¡Divide! Muchas veces, menos es más

Lo habrás escuchado más de una vez: “divide y vencerás”. Y es cierto, también cuando hablamos de trabajo.

Muchas veces, no importa si eres emprendedor o freelancer, seguramente te habrás estresado al ver un proyecto grande y concebirlo como “un todo”. Eso es un error que probablemente te hará sentir estresado.

Si un proyecto grande te parece abrumador, divídelo en pequeñas partes, milestones o hitos. Céntrate en un solo paso a la vez en lugar de tomarlo como un todo y te saldrá todo mejor al mismo tiempo que sientes como el estrés laboral se marcha.

7. Delega responsabilidades

No tienes por qué hacer tú todo el trabajo, a menos que quieras sentirte fatigado, cansado y estresado. Así que siempre que sea posible, delega y deja que alguien más se ocupa de esas tareas o proyectos.

No te “sobre-comprometas” y evita tratar de encajar demasiado en un día, porque muchas veces subestimamos cuánto tiempo nos tomarán las cosas (¡y siempre termina siendo más de lo previsto!).

Si eres emprendedor, define qué proyectos o tareas quedan por terminar y, si no es posible terminarlas, delégalas. Por ejemplo, puedes crear un proyecto en Workana y en cuestión de horas tendrás el mejor talento a tu disposición.

Si eres freelancer, intenta no aceptar más trabajo del que eres capaz de soportar, y si aún así lo hiciste y te comprometiste, busca ayuda (incluso puedes crear un pequeño equipo con dos o tres profesionales).

8. Mira bien lo que comes

¿Sabías que hay alimentos que pueden hacer que te sientas estresado? Para que eso no ocurra intenta mantener una dieta equilibrada: tener los niveles de azúcar bajos puede causar ansiedad, estrés e irritación, mientras que comer abundantemente y seguido así como tomar demasiada comida grasosa puede hacerte sentir cansado y fatigado.

Apuesta por hacer comidas pequeñas pero frecuentes; eso te ayudará a tener los niveles de azúcar en sangre equilibrados, te aportará energía y concentración, y evitará los cambios de humor como consecuencia del estrés.

9. ¡Muévete!

No es ningún secreto: el ejercicio físico es un potente calmante del estrés, aunque ejercitarte sea lo último que te apetezca hacer.

Así que resérvate al menos 30 minutos al día para salir a caminar, correr, nadar, practicar tu deporte favorito, hacer yoga o para ir al gimnasio… ¡Notarás la diferencia!

Y es que está demostrado que el ejercicio aeróbico no solamente aumenta el ritmo cardíaco y te hace sudar, sino que además levanta el ánimo, aumenta la energía, mejora el enfoque y relaja la mente y el cuerpo.

10. Duerme lo suficiente

Descansar las horas necesarias es fundamental para tener una vida laboral alejada del estrés. Cuando duermes las horas necesarias es mucho más fácil mantener el equilibrio a lo largo del día y hacer frente al estrés, así que trata de mejorar la calidad de tu sueño dejando el trabajo en la oficina y dándole a tu noche las horas de sueño que tu mente y tu cuerpo necesitan para funcionar al 100%.

¿Qué te parecieron estas 10 maneras de alejar el estrés en el trabajo? ¿Conoces algún consejo más para decir adiós al estrés laboral? Estaremos encantados de leer tus comentarios 🙂

2 Comentarios
  1. Muy buenos consejos, solo agregaría algunos mas que aplico en mi trabajo diario:

    *Sal a caminar aunque sea 10 minutos en la tarde, sal de tu oficina/casa y respira aire fresco.

    *Levántate de tu asiento!, cada dos horas levántate por agua o por un te, camina unos pasos (2 minutos bastan), esto ayuda a mantener una buena circulación y evita un montón de problemas de salud futuros.

    -Piénsalo, a veces pasamos menos tiempo sentados en un vuelo de avión que frente a nuestros escritorios-.

    *Toma agua, mas cuando estas realizando tareas intelectuales. El cerebro necesita hidratacion para poder funcionar bien, prueba un sorbo de agua cuando te sientas que estas atosigado con un problema que no logras resolver, y veras como todo se aclara.

    Un cordial saludo, e invito a los demás lectores a compartir sus trucos y consejos 🙂

    Mario Pérez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *