¿Sabías que como profesional freelancer, es posible irse de vacaciones?

Antes de contarles cómo irse de vacaciones es posible incluso siendo un profesional freelancer, quiero comenzar este artículo contando un poco de mi experiencia profesional.

A lo largo de mi vida trabajando en multinacionales hubo una sola vez en que conseguí tomarme 30 días de vacaciones.

Sin embargo, este período extenso, lo he utilizado exclusivamente para estudiar. Esto ocurrió en diciembre de 2003, en aquel entonces yo había recibido una misión de la empresa que trabajaba de que al año siguiente pasaría el próximo año en la sucursal de la empresa en Toronto, Canadá.

Me he asustado bastante, entonces me puse de acuerdo con mi jefe (Gracias, Eduardo Marques!) de ir un poco antes y pasar un mes estudiando en Toronto y así poder adaptarme al idioma, cultura, ciudad.

No recuerdo haber estado tanto tiempo lejos del trabajo …

Según encuestas realizadas por ISMA-BR, representante local de International Stress Management Association, revela que entre cinco a ocho días seguidos es el promedio de descanso de profesionales liberales, autónomos.

He traído mi experiencia como funcionaria de empresas a mi modo de vida actual que es ser una profesional freelance a tiempo completo. Sé que con planificación es posible irse de vacaciones.

El tiempo, cada uno podrá determinarlo pero independiente de quedarse 10, 15 o 30 días ausente, los consejos son los mismos!

En mi opinión, si se aprovechan bien, una semana puede ser mejor que un mes entero.

Como el trabajo freelance crece año a año, creo que muchos lectores y profesionales freelancers registrados aquí en Workana, tienen dificultades para irse de vacaciones, así que quería compartir con ustedes mi experiencia.

1. ¡Programa todo y sé estratégico!

Si tu no se organizas, irse de vacaciones puede ser muy estresante, como por ejemplo, tener que hacer todo corriendo antes de tomarte unos días de descanso y luego a tu regreso trabajar muchas horas a diario para poner al día todo lo que quedó en stand by. Por supuesto, este es el resultado de la falta de programación. Lo ideal es crear una rutina y organizarse para buscar una pausa en el mismo período del año.

Para quien tiene hijo como yo, no sirve que me organice para irme de vacaciones en septiembre porque no va a funcionar. En mi caso, lo mejor es hacer un descanso en enero o julio que son los meses de vacaciones escolares.

En los días anteriores a tus vacaciones, no dejes nada muy importante reservado, así puedes hacer un doble chequeo de si has dejado todo programado y organizado.

Otro punto importante que debes verificar es programar mensajes automáticos, notificando que estarás fuera por algunos días, así nadie pensará que simplemente has ignorado un email, por ejemplo. Y este es el tema que quiero abordar en el próximo punto.

2. Comunica a tus clientes

Parece obvio, pero a veces lo más simple es ignorado.

Es muy importante que avises con antelación a todos tus clientes que irás a salir de vacaciones. Aprovecha para preguntar si hay algo que necesitan y que puedes ayudar con antelación. Lo mismo es válido con los clientes que todavía estás en un proceso de negociación.

Puedes estar seguro de que estarán encantados con tu organización y tu actitud de notificarlos. Al final, esta será una forma de fidelizarlos al mostrar tu profesionalismo.

Sugerencia: Después de comunicarles por adelantado, envía un correo electrónico unos 15 días antes y pregunta si hay alguna demanda que necesita ser realizada antes de tu descanso o algún detalle que necesita ser resuelto. ¡No lo dejes para último momento!

Este es el modelo de correo electrónico que he desarrollado para enviar a mis clientes y notificarles que voy a irme de vacaciones:

Hola [NOMBRE DEL CLIENTE],
Me estoy organizando para salir de vacaciones entre los días XX a XX del mes de XXXX.
Durante todo este período yo estaré sin acceso a mis emails y probablemente el 100% desconectada.
Sin embargo, estoy trabajando anticipadamente para dejar todos nuestros proyectos al día con una planificación bien adelantada para que nada se vea perjudicado durante mi ausencia. Volveré a recordarte algunos días antes de mi salida.
Además, me gustaría saber si tienes algo adicional que necesitamos alinear.
Todos tus posts y artículos estarán programados y lo dejaré como punto de soporte para cualquier emergencia el FULANO que nos lee en copia en este email.
Cerca de mi viaje, dejaré todos sus contactos. Por favor, dime si tienes alguna duda.

Lo importante es que tus clientes sepan:

  • Cuánto tiempo estarás fuera
  • Si estarás conectado o no
  • Que no impactará en el trabajo
  • Informaciones de un contacto de soporte

Una buena atención al cliente es fundamental también en la vida freelancer.

3. Define tus propias reglas

Quien es un freelancer profesional sabe cuánto el día a día puede ser estresante por el exceso de tareas que necesitamos cumplir. Irte de vacaciones y tener unos días de descanso te hará muy bien, entonces es importante que te respondas a tí mismo las siguientes preguntas:

  • ¿Estaré disponible por e-mail?
  • ¿Mi teléfono estará prendido?
  • ¿Se podrán comunicar conmigo en caso de emergencia?

Hoy en día, con la tecnología, es muy fácil estar conectado, establecer algunas reglas antes de salir de vacaciones será importante! Créeme! Piensa en lo que funciona mejor para ti y para tu negocio! ¿Quieres estar completamente inaccesible? ¿Esto es posible?

Además, conforme tus vacaciones se aproximan, no asumas compromisos extras o da prioridad a sólo proyectos más puntuales que no van a obstaculizar tu cronograma ya establecido. Al buscar nuevos proyectos, fíjate cuáles son posibles de asumir dentro de tu agenda.

4. Define un punto de contacto

Para tener éxito en tus vacaciones, tener una persona definida para que sea tu soporte es importante. Habla con un colega que trabaje en la misma área que tu.

Estoy seguro de que no es difícil conseguir a alguien que pueda ayudarte durante algunos días en casos de emergencia, después de todo, un día ese colega también puede estar en esta situación y tu podrás ayudarlo también.

El elegido debe ser capaz de responder en tu nombre y claro que tiene que ser alguien de confianza y que sea hábil.

5. Prepárate financieramente

Si tienes clientes fijos como yo y trabajas en proyectos largos, el lado financieramente tiene menor impacto (pero eso depende exclusivamente de tu planificación y organización).

Pero si tu trabajo generalmente se realiza con proyectos puntuales, es mejor que te prepares para irte de vacaciones. Dejando de trabajar, tu renta disminuirá. En este caso es importante hacer una reserva de dinero mensual para este tipo de eventualidad.

A lo largo del año, crea una planificación financiera. Mi sugerencia es reservar entre 4 a 6% de las ganancias, con cada proyecto, en una cuenta aparte y resistir la tentación de tocar el dinero que hay en esta cuenta de ahorros, exclusiva para las vacaciones

Define la fecha para salir de vacaciones con bastante antelación, tanto para pagar tu viaje como para junta una buena cantidad para gastar y para poder pagar tus cuentas a tu regreso. No te olvides de guardar dinero en tu cuenta bancaria: tú puedes hacer esto durante todo el año. Calcula el porcentaje mensual que mejor se ajuste a tu planificación y respeta mes a mes.

La gran ventaja de ser un freelancer registrado en Workana, es poder tener fechas de recepción predefinidas. En los planes gratuitos tú recibes una vez al mes y desde el Plan Plus también podrás extraer tu dinero quincenalmente o hasta semanalmente.

6. Tu regreso

Tú has viajado, has descansado, te has desconectado y ahora es el momento de volver a la realidad. Reserva tu primer día de regreso para responder correos electrónicos, ver si todo lo que has planeado funcionó y organizar tu agenda.

Avisa a tus clientes, y otros con quienes estás en negociación, que has enviado propuestas, que ya estás de vuelta.

Si has dejado todo bien organizado y planeado tus vacaciones, la vuelta no será complicada. Habla con tu colega que se quedó como soporte durante el período y actualízate de los acontecimientos.

Conclusión

Si has leído hasta aquí, es muy probable que estés considerando salir de vacaciones y quedarte unos días lejos del trabajo.

Mi planificación para salir de vacaciones hoy como profesional freelancer no se diferencia mucho del período en que yo era CLT. Así como lo era en el pasado, sigo creyendo que 30 días es un período muy largo y por este motivo sigo tomándome períodos menores.

El único punto más sensible es la situación de tener un colega para hacer referencia a tu trabajo. En una empresa, tú tienes a tu jefe, un colega que trabaja en la misma empresa o incluso una secretaria.

Creo, además de los innumerables beneficios para tu salud y productividad proporcionados por el tiempo libre, él también recuerda el motivo por el cual te has convertido en freelancer: ser libre y poder disfrutar la vida de la manera que más te convenga.

Resumiendo: tú te mereces unas vacaciones. Planifica con antelación, comunícate con tus clientes y aprovecha tu tiempo. Eso se reflejará directamente en la eficacia de tu trabajo freelance.

Lo más importante al planear tus vacaciones es ser organizado y confiado. No tengas miedo de perder tus clientes. Si a lo largo del año has realizado un buen trabajo, no serán unos días fuera la razón para que ellos te dejen.

Y tú, ¿hace cuánto tiempo no te organizas para irte de vacaciones?

Consultora de Marketing y Redactora. Apasionada por el Marketing dDigital, nuevas tendencias y tecnologías online.

Subscribe to the Workana newsletter and keep updated