5 errores comunes al trabajar freelance y cómo evitarlos

Para la mayoría de las personas trabajar de manera freelance es una elección que se hace luego de haber trabajado un tiempo considerable en relación de dependencia. Pueden haber sido simplemente un par de años o pueden ser un par de décadas, pero lo cierto es que casi todos experimentan primero con una forma de trabajo más tradicional antes de lanzarse al trabajo independiente.

Esto hace que debamos hacer varios cambios en nuestra mentalidad, básicamente en la forma de tomar algunas aspectos de este modo de vida. De lo contrario, trabajar freelance podría fácilmente convertirse en una pesadilla llena de preocupaciones.

Algunos errores que existen muy comúnmente al trabajar freelance:

1) No organizar el tiempo propio

Tal como se menciona en el artículo con consejos para organizar tu propio tiempo, este punto es vital por varios motivos. Primero, porque si nosotros no lo organizamos nadie lo hará por nosotros. Y, por otra parte, sin algún tipo de organización los días pueden pasarse sin que logremos avances, lo cual no sólo será frustrante sino que además hará que brindemos un servicio de mala calidad.

2) Creer que los trabajos llegarán solos

Si bien va suceder a menudo que un conocido recomiende nuestro trabajo, lo cierto es que para lograr un flujo constante de actividad es necesario, en la mayoría de los casos, tomarse algo de tiempo para encontrar nuevos clientes y venderles nuestro servicio. En Workana esto se logra asegurándose de tener un perfil de trabajador bien completo y luego postulándote en los trabajos que más creas convenientes. No todos resultarán en proyectos ganados, pero incluso aquellos que uno no obtiene ayudan que tengamos una idea más completa de qué es lo que se está buscando y cómo lo piden.

3) Tomar demasiados proyectos

errores al trabajar freelance

Este punto contrasta con el anterior ya que lo que debe encontrarse es un equilibrio: no es correcto esperar que los trabajos nos lleguen mágicamente, pero tampoco es recomendable aceptar absolutamente todo lo que llegue. Si tomamos más proyectos de los que podemos manejar como resultado obtendremos una buena carga de estrés por querer hacer todo, una mancha en nuestra reputación por demorar en entregas o no hacerlas con la calidad esperada y en consecuencia problemas para que el trabajo freelance sea algo agradable y sustentable.

4) Mezclar el trabajo y la vida personal

Al trabajar freelance uno administra el 100% de su tiempo y además muy probablemente trabaje desde su casa. Con estas características, puede ser muy fácil caer en una mezcla total de la vida laboral y la personal. Así, sucede que en lugar de cenar en familia lo hacemos frente al monitor para poder terminar algo o nos pasamos todo un domingo adelantando trabajo en lugar de compartir un asado entre amigos o hacer ejercicio en el parque. Esto no es recomendable ya que tener tiempo libre para hacer cosas que no sean de trabajo es vital para llevar una vida sana y que el trabajo freelance pueda mantenerse a largo plazo.

Algo que ayuda mucho para evitar esto es definir horarios de trabajo o incluso armarse un escritorio en un espacio específico del hogar, de modo tal que sólo estemos ahí cuando haya que trabajar.

5) Esperar resultados inmediatos

Como cualquier emprendimiento a largo plazo, trabajar freelance puede tomar algún tiempo hasta que trae los resultados esperados. Esto en gran parte se da porque ni bien comenzamos hay todavía muchísimas cosas por aprender, lo que significa que al comienzo cometeremos varios errores. Entre otras cosas, debemos entender cuál es la mejor forma de vender nuestros servicios y comunicar nuestra habilidades; también es vital que entendamos bien cómo funcionan las herramientas que pueden ayudarnos (como Workana) y además debemos dar solidez a nuestra reputación. Para un cliente es mucho más confiable trabajar con alguien que lleva más de un año trabajando freelance que hacerlo con alguien que comenzó hace una semana.

Ganar todo el dinero que necesitamos puede que tome algún tiempo, así que recuerda mantener tus finanzas organizadas, tener paciencia y esperar lo mejor de tu trabajo independiente.

—-

¿Alguna vez cometiste alguno de estos errores?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *