5 habilidades esenciales para convertirte en un freelancer exitoso

¿Has pensado alguna vez en las habilidades que como freelancer deberías desarrollar para diferenciarte del resto y ser cada día un mejor profesional?

Lo cierto es que nunca antes fue tan fácil como ahora ser freelancer. Gracias a Internet, la tecnología y plataformas como Workana que se encargan de dar seguridad y confianza a clientes y profesionales, cada vez son más quienes apuestan por dar el salto al mundo freelance y trabajar como profesionales independientes online.

habilidades_freelancerY aunque eso crea muchas oportunidades, también genera competencia y exigencia. Es por eso que, para que el freelancing se convierta en un estilo de vida perdurable en el tiempo y rentable a largo plazo, hay ciertas habilidades esenciales que todo freelancer debería desarrollar.

Concretamente, existen cinco habilidades esenciales que potenciarán tu crecimiento como freelancer, ayudándote a ganar más clientes y proyectos con los que sustentar tu vida como profesional independiente, y convirtiéndote en un freelancer excelente. ¿Listo para descubrirlas?

Las 5 habilidades que todo freelancer debería potenciar

1. Saber reconocer las oportunidades

El profesional freelance vive de su trabajo, y para eso es fundamental buscar oportunidades, saber reconocerlas y especializarse en al menos un área específica de trabajo.

Lo ideal es que dediques unos minutos al día a revisar los nuevos proyectos publicados en Workana y presentes tu propuesta a los que encajen con tu perfil, porque detrás de cada proyecto puede haber una gran oportunidad y buena parte de tu éxito como freelancer dependerá de saber reconocerla.

Trata de ser un freelancer activo, busca y aplica, retoma el contacto con antiguos clientes, toma la iniciativa y detecta vacíos que puedas llenar con tu trabajo, aprende continuamente, revisa las últimas tendencias, sé profesional y, en definitiva, activa tu mirada crítica, porque te ayudará a reconocer las oportunidades.

2. Ser un excelente comunicador

Un buen freelancer siempre comunica y lo hace de forma clara, directa y concisa. Además, siempre escucha a sus clientes y tiene la habilidad de saber aplicar el feedback cuando las críticas son constructivas.

Así que comunícate siempre de manera fluida con tus clientes, no des nada por supuesto si no se ha dicho claramente y trasládales todas las dudas, consultas o planteamientos que creas que son necesarios para poder implicarte en el proyecto. Cuanto más claro seas mejores serán los resultados, porque la falta de comunicación conduce a la confusión, el caos y la insatisfacción de los clientes.

3. El arte de saber ponerte precio

Poner precio al trabajo de uno mismo es uno de los principales desafíos de muchos freelancers: un precio demasiado alto puede hacer que pierdas el trabajo, y un precio demasiado bajo puede llevar a pensar que te infravaloras.

En esos casos hay algo muy útil que puedes hacer: negocia el precio basándote en el valor que proporcionas a tus clientes. Es decir, ¿cuánto valor aporta tu trabajo al negocio de tus clientes? ¿Cuánto impacto causan tus tareas? ¿Cómo valoran los clientes tus servicios? ¿Estás ayudando a que crezca el negocio? Respóndete a estas preguntas y tendrás una idea de cuánto vale tu trabajo.

4. Saber cuándo decir “no”

Muchos profesionales creen que decir “no” es una debilidad, un síntoma de flaqueza o una falta de profesionalidad. Más bien es todo lo contrario. Y es para ser un freelancer exitoso hay que saber cuándo decir que “no” ya sea por cuestiones de plazos de entrega, de dinero o de experiencia en la tarea a desarrollar.

Acepta solamente aquellas tareas para las que te sientas preparado y puedas entregar un excelente resultado, nunca te sobrecargues de trabajo solamente por miedo a perder un cliente (acuérdate del punto 2: ¡lo importante es saber comunicar!), y no te veas en la obligación de aceptar un proyecto por un precio inferior al que crees que mereces.

5. Aprender a gestionar tu tiempo

Ser freelancer y en especial trabajar desde casa puede llevar a la improductividad si uno no comienza a ponerse límites. Y es que la vida del profesional freelance está llena de distracciones y de ti depende eliminarlas y comenzar a trabajar para aumentar tu productividad. Esa es precisamente una de las mayores habilidades del profesional freelance: saber administrar el tiempo para que no ocurra que uno hace menos de lo que en realidad podría estar haciendo.

Una buena manera hacerlo es organizando tu día en plataformas como Asana, calculando el tiempo que realmente pasas trabajando gracias a programas como RescueTime o usando un pomodoro para aumentar tu productividad.

¿Qué te parecieron estas 5 habilidades? ¿Añadirías alguna más? Nuestro consejo es que trabajes todos los días para perfeccionarlas, porque ellas son tu mayor garantía para que tu estilo de vida como freelancer sea rentable a largo plazo.

Un comentario
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *