7 inversiones inteligentes que me permiten tener un estilo de vida freela responsable y feliz

Cuando comencé a trabajar como freelancer, una de las primeras cosas que noté -además de un aumento considerable en mi paz mental- fue que estaba ahorrando un montón en transporte y comidas afuera.

Tuve la genial idea de ocupar ese “extra” que me sobraba en una nueva consola de videojuegos, y cuándo un mes después se hizo evidente que necesitaba cambiar la laptop, me vi en la necesidad de recurrir a un préstamo !Auch!.

De hecho, hubo bastantes situaciones que me hicieron darme cuenta de que para ser un freelancer responsable, hay que considerar y priorizar ciertas inversiones antes de que las emergencias nos agarren desprevenidos.

En ese sentido, volverte freelancer se parece bastante a emprender tu propio negocio: tienes que adquirir herramientas que te ayuden a seguir generando clientes, a cubrir imprevistos y a cobrar mejor por tu trabajo.

La pregunta del millón es si como freelancer terminas invirtiendo más de lo que ahorras. Personalmente, yo siento que invierto un poco más de lo que me ahorro al no tener que ir a trabajar a una oficina todos los días, pero también estoy convencida de que se trata de una inversión que me hace tener un estilo de vida mucho más cómodo, sano y feliz.

Voy a dedicar esta entrada a hablarte a ti, freelancer que vas empezando, tienes poco en esto o simplemente necesitas organizar tus finanzas con urgencia, de cómo me las ingenio para tener un balance favorable a fin de mes.

Me refiero a tener todas mis necesidades profesionales y de seguridad social cubiertas, considerando lo que me ahorro y lo que tengo que invertir. Y cómo puedes hacerlo tú también.

Comencemos por la parte bonita:

¿En qué ahorro yo siendo freelancer?

Ser autónomo implica que tomas el control del cien 100% de tus gastos, y parte de ello es decidir desde dónde y cómo trabajas. Definitivamente cada caso es distinto, pero yo en particular dejé de gastar en:

  • Transporte a la oficina: Normalmente gastaba entre $50 y $60 USD mensuales de pura gasolina, que en México es bastante cara, solo para ir y venir de mi trabajo. Utilizar más el auto también implicaba más gasto de mantenimiento, que sin tomar en cuenta seguro y verificaciones que tienen que pagarse de cualquier forma, ascendía en promedio a unos $20USD mensuales adicionales.
  • Comidas afuera: No siempre me daba tiempo (más bien ganas) de preparar mi almuerzo desde casa. Al menos dos o tres días a la semana terminaba comiendo en algún sitio cerca de la oficina. Llegué a contabilizar un gasto mensual de hasta $40USD mensuales sólo en comida.
  • Golosinas: Para los que somos glotones y ansiosos, tener máquinas o expendios de golosinas chatarra a la mano durante las horas de trabajo es un atentado directo a la salud y a la economía. Entre papitas, refrescos, pastelitos y cigarros llegué a gastar más de $50USD mensuales.
  • Gimnasio: Con tantas comidas afuera y golosinas, era evidente que necesitaba ejercitarme un poco. La empresa solía darme un descuento del 50% en el GYM del corporativo. Así que “sólo” pagaba $10USD mensuales por usar, una o dos veces a la semana, que es cuando tenía tiempo, las instalaciones deportivas.  Ahora hago yoga diario en casa.
  • Paseador de perros: No tengo hijos y por eso no tenía que invertir en niñeras o guarderías, pero tengo un perro hiperactivo que necesita salir al menos dos veces al día, y a falta de tiempo, solía pagarle al hijo del vecino $15USD mensuales por sacarlo a correr en las mañanas.
  • Asistencia doméstica: No tenía tiempo de hacer la limpieza y mi roomate tampoco. Así que acordamos pagar mitad y mitad a una asistente que nos limpiara el departamento dos veces por semana. En promedio gastaba $40USD mensuales en eso. Ahora me encargo yo de la limpieza porque me gusta y hasta lo encuentro terapéutico, y por lo mismo pago $30USD menos en la renta. En total ahorro $70USD mensuales.

Detalles más, detalles menos, en general, me vengo ahorrando unos nada despreciables $265USD al mes. También debo mencionar que me enfermo mucho menos y por tanto gasto menos en medicinas.

7 Inversiones que tienes que considerar como freelancer

Ahora sí, pasemos a la parte de las inversiones que un freelancer necesita realizar. Como dependen mucho del área en la que te especialices y del país en que residas, vamos a considerar siete grandes rubros a tener en cuenta a partir de los cuales puedes hacer tu propio cálculo.

Y para que no te quedes con la duda, también voy a contarte en qué invierto yo para tener un estilo de vida freelance que me dé satisfacción, seguridad y tranquilidad.

1: Costo del espacio de trabajo

Cuando no laboras de fijo en las instalaciones de una empresa, depende de ti decidir desde dónde quieres trabajar. Puede ser desde tu casa, tu propia oficina, cafés tipo Starbucks o un espacio de coworking. Sea como sea eso va a implicar un gasto adicional. Incluso si lo haces desde casa, los gastos fijos como los servicios de luz suelen incrementar aunque sea un poco.

¿Cuánto invierto yo al mes en mi espacio de trabajo?

Tengo la inmensa suerte de poder trabajar desde mi casa pues casi siempre estoy sola y tengo el espacio y la tranquilidad necesarios. No considero lo que pago de renta dentro de los gastos que me implica ser freelancer porque de todas maneras tendría que estar haciendo ese desembolso mes a mes.

Total: $0 USD

2: Herramientas de trabajo

Nos referimos específicamente al software y al hardware. Los freelancers por lo general sólo necesitamos un equipo de computación con suficiente potencia como para soportar adecuadamente el software con el que trabajamos y enviar y recibir archivos con facilidad. Pero en muchos casos el trabajo autónomo implica invertir en otras cosas, como impresoras, automóvil, un móvil de gama alta, etc.

Por ejemplo, alguna vez me dieron un proyecto de locución y tuve que invertir casi el total del pago en una buena grabadora. Sin embargo, eso al final me ayudó a conseguir más proyectos similares.

En cuanto al Software, varias profesiones necesitan programas especializados, como la paquetería de diseño de Adobe, herramientas para edición de video o plataformas de marketing digital, y la licencia de todas esas herramientas por lo general tiene un costo anual.

Considera que tendrás que cambiar o actualizar tu equipo cada dos o tres años si este es tu principal herramienta de trabajo, así como el costo de las licencias, si es que ocupas alguna, para determinar cuánto cuesta mensualmente la tecnología que ocupas.

¿Cuánto invierto yo al mes en herramientas de trabajo?

Equipo de computación: Como me dedico a la industria de la redacción y el marketing de contenidos, no requiero equipo o software demasiado costoso, pero la última vez que cambie la computadora fue hace un año y tomé una pésima decisión dejándome llevar por una oferta en lugar de invertir en un equipo que realmente cubriera mis necesidades.

El equipo que tengo proyectado comprarme el año que viene me obliga a ahorrar $30USD mensuales para no tener que adquirirlo a plazos. Se trata de un procesador mucho más rápido que me hará dejar de perder tiempo esperando que carguen las veinte pestañas que suelo tener abiertas en Google.

Workana: Otra de mis herramientas principales de trabajo es Workana. Es una inversión que hay que tener en cuenta porque va de la mano con cada proyecto que concreto por medio de la plataforma.

En Workana, cuando comienzas a trabajar con un nuevo cliente, pagas un 20% de comisión que va disminuyendo mientras más factures con él, y puede llegar a bajar hasta el 5%, que es bastante simbólico.

Normalmente yo amortiguo la mitad de la comisión y le solicito al cliente que cubra la otra mitad. Aunque de inicio suena a mucho gasto, vale bastante la pena si consideramos todas las facilidades, garantías y proyectos publicados a los que accedes trabajando por medio de la plataforma. Mensualmente invierto en comisiones entre $40 y $50 USD.

Total: $80 USD

3: Autopromoción

Los clientes no llegan por su cuenta. Si quieres tener un flujo de trabajo que te permita estar tranquilo todo el año, tienes que invertir en autopromoción sí o sí.

A largo plazo, la mejor autopromoción es gratuita y viene de la mano con la calidad de tu trabajo y las recomendaciones de tus clientes, pero para arrancar con el pie derecho, ayuda mucho un sitio web propio e invertir en una membresía con Workana.

Una opción complementaria si tienes algunas bases de marketing digital y SEO es que abras tu propia página web ofreciendo tus servicios.

¿Cuánto invierto yo al mes en autopromoción?

Membresía Premium: Cuando comencé como freelancer, hace dos años, invertí literalmente $5 USD en la membresía plus, eso me dio derecho a 20 propuestas extra por semana y me permitió conseguir mi primer proyecto mucho más rápido. Cuatro meses después me pasé al plan Professional y finalmente, a los seis meses, decidí que escalar a la Premium era una buena idea.

Pago menos de $20 USD mensuales por ella, y eso me ofrece una cantidad de propuestas disponibles (y acumulables) muy superior a lo que necesito mes con mes. En realidad, la tengo principalmente por que me permite retirar mis fondos cuando yo quiero, y acceder al soporte en línea y al chat con clientes en tiempo real, que cuando tienes varios proyectos se vuelve imprescindible.

Sitio web: También tengo un sitio personal en WordPress, aunque no pago mi propio dominio todavía ya que mi flujo normal de clientes en Workana me ha permitido postergar el tema (mal, lo sé). Pero aunque no la actualizo con frecuencia, me han llegado dos o tres clientes por ese medio. Sea como sea, si lo haces adecuadamente el retorno de inversión en autopromoción supera por bastante lo que gastes en dominios o membresías.

Total: $20 USD

4: Capacitación

Capacitarte no es opcional cuando eres freelancer. Por regla general estarás trabajando en proyectos que implican un buen grado de dominio de la tecnología y un alto nivel de actualización en tu área de expertise.

Es fácil ser autodidactas y aprender un montón de cosas gratis en internet. Pero como decimos en México “papelito habla”, y pagar algunas certificaciones puede ayudarte mucho a ganarte la confianza de los clientes y conseguir mejores proyectos.

Tip: Workana tiene una sección de certificaciones que se incluyen de manera gratuita con los planes de membresía. Aprovéchalas para demostrar lo que sabes.

¿Cuánto invierto yo al mes en capacitación?

Certificaciones: Admito que soy principalmente autodidacta y que, a diferencia de otros como la programación Web o el IT, en mi rubro de especialidad se valora más la carpeta de trabajos previos que las certificaciones que uno tenga. Aún así trato de tomar una o dos veces al año alguna capacitación en Marketing digital o marketing de contenidos. Hago “trampa” pues muchos de mis clientes se ofrecen a pagarlas por mí pues lo consideran una inversión.

Total: $0 USD

5: Costos de salud

Estos dependen muchísimo del país en el que residas. Algunos, como Argentina, tienen la suerte de contar con servicios de salud gratuitos de buen nivel para toda la población. En casos como el de México, los empleados pagan mes con mes una parte de su seguridad social que se les descuenta del salario, y los patrones cubren el resto, por lo que los trabajadores independientes no cuentan con afiliación.

Sea como sea, es factible que al ser freelancer o autónomo las leyes laborales de tu país dejen de protegerte en este sentido. Aunque puede resultar tentador, es una pésima idea quedarte sin seguro médico. Así que, si tu país no tiene cobertura universal, considera dentro de las inversiones freelance la contratación de un buen seguro de cobertura amplia. Mejor prevenir que lamentar.

¿Cuánto invierto yo al mes en salud?

Seguro de gastos médicos mayores: Es una de las inversiones más fuertes que hago al mes. Prefiero gastar $75 USD en un seguro de cobertura amplia que vivir con el estrés de que me suceda alguna emergencia médica y no tener suficientes recursos para afrontarla.

Total: $75 USD

6: Ahorro

Gran parte de la magia de ser freelancer es que te permite mejorar tu calidad de vida en todos los aspectos, pero para lograr tus metas a mediano y largo plazo tienes que acostumbrarte a aprovechar las ventajas de esta modalidad de trabajo ahorrando todo lo que te sea posible.

Cuando se tiene un salario fijo es fácil determinar cuánto vamos a ahorrar mes con mes, pero cuando somos freelancers no siempre tenemos claro a cuánto van a ascender nuestros ingresos, por eso lo mejor es hacerlo por porcentajes.

Tip: Todo lo que ahorres para viajes, emergencias o proyectos a futuro, inviértelo en algún aparato de inversión segura que te permita tener tu dinero siempre disponible. La mayoría de los bancos los manejan y aunque los rendimientos no son espectaculares, al menos te permiten proteger tus ahorros de la inflación.

¿Cuánto ahorro yo al mes?

Ahorro para vacaciones: Una de mis metas como freelancer es pasar al menos sesenta días por año de vacaciones. Eso no es precisamente barato y aunque viajo con bajo presupuesto, una parte considerable de mis ahorros se destina a pagar boletos de avión y Airbnb´s. En promedio ahorro unos $100 USD mensuales solo para eso.

Ahorro para imprevistos: Nunca sabes cuándo vas a tener que pagar el deducible de un choque o una medicina carísima para la rinitis estacional. El ahorro para imprevistos es algo que todos, freelancers o no, deberíamos considerar como parte de unas finanzas saludables. Yo trato de meterle al menos $40 USD mensuales al colchón de las emergencias.

Total: $140 USD

7: Otros costos extra

Más que “costos extra”, yo incluiría aquí algunos de los beneficios a los que renuncias cuando dejas de laborar de fijo para una compañía. Considera que tus días de vacaciones, feriados, fines de semana o de enfermedad no van ser pagados.

Normalmente tendrás que cubrir tus propios viáticos cuando hagan falta y además y hacer tus propias declaraciones ante hacienda, y el hecho de ser freelancer va a abrirte un montón de oportunidades para viajar, y eso cuesta, pero también vale mucho la pena.

¿Qué costos adicionales considero yo al mes?

Contabilidad: En mi país es relativamente sencillo que un trabajador autónomo lleve su propia contabilidad y tenga las cosas en orden ante hacienda. Yo soy algo perezosa y prefiero pagarle a un contador. Me cobra de fijo $25 USD al mes (es amigo mio, lo admito) y ambos estamos en paz.

Total: $25 USD

Entonces, haciendo cuentas globales, tenemos que:

Gran total de lo que invierto equivale a: $340 USD mensuales

Gran total de lo que ahorro equivale a: $265 USD mensuales

La diferencia entre lo que ahorro y lo que invierto y gasto siendo freelancer es tan solo de $75USD, y considerando que gano bastante más como autónoma de lo que ganaba trabajando de fijo para una empresa (que además odiaba), no es una cifra que me cause ninguna clase de malestar.

Tú también puedes hacer tu propio cálculo de gastos. Puedes recurrir al esquema que yo uso, pero si no eres tan detallista con las finanzas también puedes simplificar utilizando la calculadora “freela” de Workana. Se trata de una herramienta super útil que te ayuda a determinar cuántas horas de trabajo necesitas y cómo tienes que cobrarlas para alcanzar tus metas económicas y cubrir los gastos que implica ser freela de tu profesión mes con mes.

Espero que este artículo te haya sido de utilidad. Pero no lo dejemos allí. Compártelo con todos tus colegas autónomos en redes sociales y fomentemos que todos los freelancers conozcan buenas prácticas que les ayuden a ser más exitosos, responsables y felices.

Escritora, redactora y entusiasta del marketing digital. Me encanta viajar, soy promotora del estilo de vida freela, y siempre que puedo ayudo a las personas a buscar una mejor calidad de vida por medio del trabajo autónomo.

Subscribe to the Workana newsletter and keep updated