Los 7 pasos para venderse a un cliente

Los 7 pasos para venderse a un cliente

Venderse no siempre es una tarea fácil, mucho menos con la creciente competencia, ¿cierto?

Pensando en cómo ayudarte a vencer ese desafío, hacer mejores propuestas y conquistar más y más clientes, publicamos aquí 7 consejos infalibles. ¡Toma nota!

Paso #1 Esmérate en la descripción de tu perfil o currículum

Este es uno de los pasos más importantes que necesitas seguir antes de empezar a enviar propuestas a tus clientes. Llenar un perfil o currículum detallado, con enlaces y ejemplos de trabajo realizados, contando tus experiencias y con calificaciones de tus clientes es una de las mejores formas de vender tu trabajo. Esta es tu carta de presentación y uno de los argumentos de venta para convencer a tus futuros clientes de que eres apto para completar con éxito el proyecto propuesto por ellos.

Paso #2 Busca proyectos relacionados con tu perfil

Si estás especializado en un sector del mercado o en una determinada área de conocimiento, trata de buscar proyectos que se relacionan con tu perfil profesional. Eso por sí solo, sin contar tu experiencia, ya aumentan, y mucho, tus posibilidades de concretar una propuesta. Los proyectos aleatorios o que no tengan afinidad con tus conocimientos pueden ser un verdadero “tiro en el pie”, perjudicando tu reputación.

Paso #3 Invierte tiempo en la elaboración de una propuesta

Piensa como cliente: ¿Contratarías a alguien que te enviara sólo un monto, sin más información adicional? ¿Y si esa persona se presentara, contaría un poco sobre su experiencia y te presentaría trabajos realizados? ¿Sería muy diferente, no? Entonces, invierte tiempo al enviar tus propuestas. Responde a todas las preguntas del cliente, confirma que entiendes el proyecto y deja claro cómo puedes ayudar. Agrega valor a tu trabajo y no sólo un precio. El valor lleva a una venta de calidad y recurrente; el precio, no.

Paso #4 Establece una conversación abierta con el cliente desde el principio

Al elaborar tu propuesta y comenzar el contacto con un posible cliente deja claro desde el principio que estás predispuesto a la conversación y a la negociación. Ser seco y frío no ayuda en nada. Ten la certeza de que en ese momento no vendes. Establecer una buena relación, ser amable, educado y proactivo son algunas de las actitudes que hacen la diferencia a la hora de convencer y vender.  Ese posible cliente saldrá de la negociación con una buena impresión tuya como profesional y como persona.

Paso #5 Respeta los plazos, sé responsable

Mucha gente deja de vender, porque simplemente olvida responder a una pregunta, envía una propuesta fuera del plazo o, peor aún, manda demasiadas propuestas y no da “cuenta de la solicitud“. Por eso, dentro de este tema quedan dos consejos valiosos:

  • Proponte hacer sólo aquello que tienes capacidad de realizar y entregar con calidad. Puedes estar seguro de que un trabajo mal hecho repercutirá en tu imagen y en contrataciones futuras, de forma negativa, claro;
  • Respeta siempre todos los plazos, se responsable, es decir, estar presente en el desarrollo de la negociación. Si has asumido un proyecto, cumplelo y haz lo mejor.

Paso #6 Invertir en tu Marketing personal

Tener un sitio y una página o perfil profesional en las redes sociales también es una de las formas de divulgar tu trabajo y ganar nuevos proyectos. La gente hoy vive conectada y puede encontrarte con un solo clic, cuando tienes presencia en los medios digitales. Esta estrategia de marketing personal se vende por sí sola, ya que la gente podrá contactarse directamente contigo y podrá conocer mejor tus trabajos y aptitudes.

Paso #7 Recuerda a tus clientes

Aquí hay dos situaciones comunes: los nuevos clientes que abren proyectos, suelen terminar quedando en el olvido por el trajín del día a día y los clientes habituales que  vuelven por necesitar de tus servicios, pero que por la locura diaria no se acuerdan de ti. Por lo tanto, recuerda a tus clientes y haz que te tengan presente. Retoma los contactos que se quedaron mucho tiempo sin feedback por parte del cliente, envía mensajes o preguntas a tus clientes habituales, muestra que estás a disposición y que continúas allí, listo para otra venta y para un proyecto de éxito.

¡Entra en el juego y empieza a vender!

Los clientes no golpearan a tu puerta ni van a caer del cielo, tienes un papel importante en esa conquista. Necesitas entrar en el juego, entender y seguir sus reglas y vender. Ahora que ya has tenido un entrenamiento de cómo captar nuevos clientes y hacer nuevas ventas, ¿qué tal ponerlo en práctica? Haz clic aquí y accede a Workana para empezar a trabajar. ¡Éxito y buenas ventas!