Multitasking: tips para freelancers

¿Te has puesto a pensar si realmente tenemos la capacidad de ser multitaskers? Las opiniones pueden diferir. Primero tendríamos que ponernos de acuerdo en qué significa exactamente el término multitasking. Por definición podría ser realizar varias tareas al mismo tiempo. Ahí es el momento de imaginar en tu cabeza un individuo con dos brazos más y por qué no un par de ojos extras 😀 Sin irnos al extremo, si lo piensas, muchas veces en nuestra vida cotidiana ejercitamos el multitasking: por ejemplo, cuando por la mañana estás escuchando las noticias en la TV, repasas la lista de shopping para la tarde y al mismo tiempo te preparas el café para encarar el día. Ése, sin ir más lejos, podría ser un simple ejemplo.

Pero también muchos toman al multitasking como la capacidad de saltar rápidamente de una tarea a la otra, y es en este sentido que lo encararemos en este post. ¿Cuáles serían los beneficios? Si bien hay opiniones encontradas y habrá quienes aleguen baja de productividad y pérdida de tiempo, lo cierto es que también reporta varias ventajas. Y estamos aquí escribiendo sobre multitasking porque muchas veces en nuestra profesión de freelancers nos vemos sumergidos en esta práctica, incluso sin pretenderlo. Entre los beneficios podríamos decir que es un aporte para impulsar tu creatividad (tener varias actividades diferentes a lo largo del día puede servirte como motivador, agregarle una cuota de diversidad a tu día y evitar la monotonía y el aburrimiento) y además te ayuda a minimizar esos períodos improductivos de tiempo.

¿Qué podemos hacer como freelancers cuando tenemos que ejecutar el multitasking?

Prioriza actividades

Si tienes en la cabeza muchas actividades a realizar y ni sabes por dónde empezar, puede que entres en crisis. Evita la desesperación y organiza tu día con un listado de prioridades. Agrupa las actividades similares (por ejemplo, realizar todas las llamadas telefónicas que tengas pendientes, incluso sobre diversos temas) y saca lo mejor de tu tiempo. Así resultará más sencillo cambiar de una actividad a la otra, teniendo en claro cómo viene tu día, qué tareas son críticas para poder avanzar en las demás, qué deadlines manejas y así poder ser productivo al máximo.

Relega actividades personales

No estamos diciendo que sacrifiques tu vida personal en pos de tu trabajo. Ambas se pueden equilibrar y complementar perfectamente. Lo que te sugerimos es que en lo posible, y más aún cuando tengas un día complicado, trates de dejar tus actividades personales para antes o después de tu jornada laboral. Esto te ayudará a ser más productivo.

Solicita ayuda a un colega

Si notas que la carga de trabajo te está sobrepasando y estimas no llegar con las proyecciones de tiempo que tenías en mente, recurre a un colega para que te asista en la concreción de la tarea. Esto es uno de los tantos recursos de los que dispones cuando se te complica el panorama para cumplir con determinado deadline.

Establece límites de tiempo

En la vorágine del multitaskinges bueno que le asignes un tiempo específico a cada tarea antes de saltar a la próxima. Así podrás estar estás más focalizado y rendir más. Al momento en que estés armando tu lista de prioridades, procura también determinar un tiempo limitado para la realización de cada tarea.

Tómate un break

Es importante que te tomes mini-descansos durante tu jornada para poder desconectar tu mente y retornar con tu mismo nivel de rendimiento. Con una breve caminata, un café en mano mientras miras el último video de tu banda favorita, o una siesta de 15  minutos bastará para volver renovado.

Lo esencial -en última instancia- es que tengas la capacidad de diferenciar cuándo una tarea es realmente importante. En esa circunstancia, evita el multitasking y otórgale el 100% de tu foco y atención.

3 Comentarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *