Presupuestos, estoy cobrando demasiado?

Hace unos días te dimos algunos tips sobre como cobrarle al cliente. Ahora queremos profundizar dándote ideas más específicas sobre llegar a ese precio. Si hay un momento en el que he dudado incontables veces, es el momento de poner un precio al trabajo que hago. ¿Quién no se ha quedado mirando el email con la propuesta que hemos hecho, pensando: ¿estará bien?¿Será poco? ¿Será demasiado? O peor aún, ¿Quién no ha tenido que hacer su primera propuesta y se ha preguntado ¿Cómo se cuánto cobrar? Pues bien, ahora intentaremos evacuar estas dudas analizando los factores de mayor importancia para realizar nuestros presupuestos:

Costos: ¿Cuánto dinero necesitas para cubrir tus gastos básicos?
Una regla básica de cualquier emprendimiento, y por lo tanto de cualquier freelance que se precie, es que mes a mes al menos debemos cubrir los gastos que tenemos.
Calcula todos los gastos, incluye la luz, tu conexión a internet, renta de la oficina o lugar en que vives, comida, gastos en transporte, y todo lo que abarque este proyecto.
Una buena forma de hacer un acercamiento hacia el monto que necesitas cobrar, es intentar hacer cálculos en base a las horas de trabajo que realizas, de este modo podrás llevar un control más aproximado a la realidad. Si posees cuentas mensuales, lo mejor será entonces calcular los proporcionales por hora de cada uno de estos gastos.

Ganancia: ¿Cuánto dinero quieres ganar?
Luego de calcular tus costos (esto como parte de como organizar tus finanzas), debes sumar la ganancia que quieras tener en cada hora que trabajes… Después de todo, en un negocio debes tener ganancia, no?
Puedes utilizar de guía los valores de mercado, pero recuerda, un freelance no debe ganar lo mismo que un empleado. Los motivos son varios, pero debes tener en cuenta que tu solo debes cubrir las facetas de todo un equipo de trabajo, tu eres el chico de sistemas, el contacto comercial, el administrador, el creativo, el gestor de los proyectos y una larga lista que varía de rubro en rubro al que te dediques.

Demanda de mercado: ¿El servicio que brindas tiene demanda en el mercado?
Recuerda, si lo que haces es demandado en el mercado, tus servicios tienen un valor mayor. Estas son las reglas del mercado, no tengas miedo de usarlas en tu favor.
Investiga el mercado, visita blogs que hablen sobre el servicio que das, cientos de freelancers están dispuestos a compartir sus experiencias contigo tal como lo hacemos aquí en Workana.

Habilidades: ¿Eres un experto en tu área?
De altísima importancia es el nivel que tienes en las habilidades que estás intentando ofrecer. Por ejemplo, si recién comienzas a trabajar en el área que debes realizar el presupuesto, es lógico pensar que tu precio por hora debe estar parejo con aquel que posean los novatos o intermedios, no intentes cobrar lo mismo que alguien con mucha experiencia.
Si te encuentras en ese punto, mejor tener muchos clientes que pocos, de este modo sumas experiencia y, por lo tanto con el tiempo, podrás cobrar lo que desees.
Recuerda, no importa lo que desees cobrar, pero que sea coherente y de acuerdo a tu nivel de trabajo.

Además de tu trabajo, ¿Brindas servicios adicionales?
Además del trabajo que debes presupuestar, ¿Qué servicios adicionales das a tus clientes? ¿Das soporte de comunicación 24/7? ¿Otorgas garantías extendidas en tu trabajo?
Cada servicio extra que brindes debe estar contemplado de un modo u otro en el precio por hora que manejas o bien estratégicamente explícito en tus propuestas.

¿Cuánto apuro tiene tu cliente para ver el proyecto finalizado?
¿Tu cliente necesita tener el proyecto finalizado para ayer? Recuerda, ¡esto también tiene un costo! Proyectos con deadlines muy estrechos deben ser altamente redituables para ti, piensa en los proyectos que debes posponer, o bien las horas extras que debes trabajar, no olvides también el grado de responsabilidad, cuanto más apures el proceso, más atento debes estar para minimizar errores y maximizar la calidad.

El cliente: ¿Requiere mayor dedicación?
Dentro de la estimación de horas que tengas, y por consecuente el presupuesto que entregues, debe estar teniendo en cuenta el tipo de cliente al que se dirige esa propuesta. Algunos clientes requieren mayor esfuerzo, otros un mayor riesgo, otros seran clientes “reincidentes” y otros nuevos, no puedes pretender cobrar un precio único para todos.
Trabajar freelance significa que cada hora que tu no presupuestes y trabajes, nadie te la pagará.

Ahora que hemos visto estos factores decisivos, hagamos un poco de ejercicio mental:
Supongamos que gastamos mensualmente los siguientes items:

  • U$s100 de electricidad
  • U$s1000 de alquiler
  • U$s100 de conexión a internet

No agregaré más gastos para mantener la ecuación sencilla, lo suficiente como para que tu puedas hacerlo con tus propios gastos. Esto nos da un total de U$s1200 en gastos mensuales.
Para calcular los proporcionales debes dividir este número sobre 21, que es, ni más ni menos, un aproximado de la cantidad de días hábiles que tienes en el mes. Como debes estar intuyendo, este cálculo no es exacto, pero únicamente necesitamos aproximarnos al gasto real, para tener una aproximación a la cantidad de dinero que necesitas mes a mes.
Una vez que divides por 21 tus costos (que según nuestro ejemplo nos da U$s57 aproximado) debemos dividir este valor por la cantidad de horas que desees trabajar por día. Si deseas trabajar medio tiempo (8hs) tenemos como resultado U$s7.10, este es el valor hora que deberías cobrar SOLAMENTE para cubrir tus gastos, a esto hará falta agregarle la ganancia que queramos tener.
Además de cubrir nuestros gastos supongamos que queremos ganar mensualmente unos U$s1000, tal como realizamos con los gastos realizaremos el cálculo para obtener la ganancia proporcional por hora (que según nuestro ejemplo, nos da aproximado U$s8).
Tomando ambos datos sabemos que, para cubrir nuestros gastos y percibir la ganancia a la que aspiramos, debemos cobrar un mínimo de U$s15.60 por hora.
Como recomendación, a este valor suelo sumarle entre un 20% y 30% según el cliente, el tipo de proyecto, el tiempo en el que lo requieran, etc. Este porcentaje también cubre la gestión del proyecto, la relevación de requerimientos y otros detalles que atañen al proyecto en si.

Y tu, qué método utilizas para gestionar tus presupuestos?

7 Comentarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *