4 puntos clave para lanzarse a trabajar freelance

Muchas personas empiezan a tomar proyectos freelance cuando todavía trabajan en relación de dependencia. De a poco comienzan a notar que el mundo del trabajo independiente ofrece diversas oportunidades como:

  • numerosos clientes que necesitan de su expertise
  • es posible filtrar los trabajos según gustos y necesidades
  • aprecian la posibilidad de trabajar bajo sus propias condiciones

En un principio acomodan los pequeños trabajos independientes alrededor del trabajo en una empresa; así es como se encuentran personas haciendo diseño web hasta altas horas de la noche o programadores que deben dedicar todo un fin de semana para sacar adelante un proyecto de software, sólo por dar algunos ejemplos. Eventualmente y gracias a los beneficios que brinda, el trabajo freelance será algo que se planteen seriamente como modo de vida.

Claro que, por otra parte, trabajar en una empresa se supone que brinde ciertas seguridades: un ingreso fijo que está disponible semanal o mensualmente, cobertura médica, el respaldo de compañeros, colegas y toda la estructura de la empresa. Así es como surgen muchos temores sobre la vida freelance e incertidumbre sobre cómo abordarla.

Entonces, ¿qué cosas deben tenerse en cuenta al momento de largarse a trabajar de manera independiente?

lanzarse a trabajar freelance

1. Ser conciente de los beneficios

Para contar con la motivación suficiente y no acobardarse a último momento, es esencial tener presente por qué estamos haciendo la elección de dejar el trabajo en una empresa y cuáles son los beneficios que buscamos. Un buen ejercicio puede ser incluso anotarlos; si bien es claro que podremos en cualquier momento pensar y recordar por qué es que estamos tomando este camino, tenerlos anotados puede ser una buena forma de convertirlos en algo más tangible y asegurarnos de tenerlos siempre en mente.

Los beneficios pueden ser varios y dependen de cada uno. Algunos ejemplos son:

  • Poder pasar más tiempo con la familia
  • Que el nivel de ingresos dependa de mi trabajo y no de políticas de empresa
  • Evitar largos tiempos de viaje y embotellamientos

Cada persona tendrá sus propios motivos.

2. Contar con cierto dinero de respaldo

Siendo que estaremos abandonando el ingreso fijo provisto por la empresa, es recomendable tener algunos ahorros para utilizar ante cualquier eventualidad. Esto es porque sobre todo en los primeros meses, las ganancias pueden ser un tanto irregulares. El primer año de trabajo independiente, aproximadamente, es el período en el que debamos aprender muchísimas cosas como por ejemplo cuál es la mejor forma de vender nuestro trabajo, en dónde radica nuestra propuesta de valor o cómo debemos organizar nuestro propio tiempo. Como en cualquier proceso de aprendizaje, habrá errores y correcciones, por lo que no siempre podremos estar seguros de que el dinero ingresará incesablemente (para esto también será útil saber cómo organizar las finanzas).

Para este punto es vital conocer cuál es el monto mínimo de dinero que uno necesita para vivir cierto período de tiempo. Ahí deberemos considerar costos de vivienda, comida y otros insumos básicos, conexión a internet (¡vital para cualquier trabajador independiente!), un seguro médico, impuestos, etc. Una vez que tenemos ese monto definido, saber cuánto tiempo podremos subsistir viviendo de los ahorros es una cuenta fácil.

Lo ideal es contar un dinero que permita vivir unos seis meses, aunque en la práctica y aprovechando el potencial de Workana al máximo, será suficiente contar con ahorros para dos o tres meses. Puede variar según el área de trabajo de cada uno, pero en términos generales suelen surgir proyectos interesantes con mucha frecuencia por lo que no es común estar más de tres meses totalmente inactivo.

3. Comunicarlo a seres queridos, clientes y prospectos

Es importante comunicar el proyecto de vida freelance a los seres queridos porque en su naturaleza desearán dar una mano, al menos, comentándolo con sus conocidos. Esto gana aún más fuerza si les comunicamos los beneficios que esperamos tener para que entiendan nuestra motivación. Además, en la vida del freelancer el boca en boca y las recomendaciones entre pares son un punto vital así que es importante que todos estén al tanto de los emprendimientos de uno, en la medida de lo posible.

En cuanto a comunicarlo a clientes y prospectos, es crucial ya que les permitirá tener una idea más certera de nuestra capacidad de trabajo, proactividad e incluso disponibilidad de tiempo. Existen numerosos casos de personas que no reciben trabajos freelance de mayor importancia porque todavía trabajan en una empresa y por ende el cliente asume que no tendrá el tiempo o energía necesarios para afrontarlo.

4. Planificar qué hacer el primer día

Un buen día nos levantamos por la mañana y ya no es necesario ir a la empresa en la que trabajábamos. ¿Y ahora?

A menos que ya exista un buen volumen de trabajo freelance que requiera atención inmediata, esa especie de vacío puede ser un poco difícil de llenar. Por ello, lo ideal es tener ciertas actividades planeadas no solo para el primer día sino para toda la semana. Algunos ejemplos de estas actividades pueden ser:

Teniendo estos items cubiertos, dar el salto hacia la vida de trabajo independiente será más fácil. ¡Mucha suerte!

3 Comentarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *