Seis claves para retener a un cliente una vez que el proyecto terminó

Seis claves para retener a un cliente una vez que el proyecto terminó

Llevo más de 5 años trabajando como profesional freelance y mis primeros grandes pasos fueron a través de Workana. Comencé como redactora de contenidos postulándome a cada proyecto que veía en la plataforma y que coincidía con mi perfil.

 

Con el tiempo aprendí a personalizar las propuestas, a “venderme” mejor y a negociar condiciones. Hasta que finalmente llegó mi primer proyecto. Se trataba de una empresa internacional dedicada a promocionar viajes a la montaña con guías certificados en todo el mundo. Por lo tanto, debían ser contenidos persuasivos redactados en idioma inglés. Un gran desafío para empezar…

Pero me animé.

Recuerdo que como requisito era importante “ser apasionado por las montañas” así que cambié mi foto de perfil por una en la que se ve de fondo un hermoso pico de la Patagonia Argentina. Entendí entonces que debía adaptarme a sus necesidades, resolver los problemas que el proyecto exigía, personalizar mi trabajo y entregarle algo único.

Y con eso en mente, comencé a trabajar en el proyecto. Cuando el cliente me aprobó el trabajo y depositó mi primer sueldo fue tocar el cielo con las manos. Workana me había demostrado que esa locura de trabajar de lo que amas, era posible. Y desde ahí no paré.

Hoy, con mi propia agencia online de contenidos y con una carrera freelance sólida, puedo decir con orgullo que uno de mis clientes más fieles e importantes continúa siendo aquella empresa que confió en mí por primera vez en Workana. Logramos generar un vínculo de profesionalismo y confianza que hizo que la compañía continúe creyendo en mí hasta el día de hoy, más de tres años después.

Entonces, ¿cómo retener a un cliente una vez que el proyecto termina? A continuación te cuento las seis claves que a mi me funcionan. Aunque muchas de ellas estuvieron ocultas en los párrafos que acabas de leer.

 

Hacer bien tu trabajo

Lo primero que tenes que hacer si queres que un cliente vuelva a pensar en contratarte en el futuro es trabajar bien en el actual proyecto. Cumplir fechas de entrega pactadas, seguir los lineamientos y especificaciones que te dieron, contestar los mensajes sin demoras y por supuesto, entregar una producción de calidad, a la altura de lo negociado.

Es muy probable que si el cliente ha quedado satisfecho con tu labor, te tenga en cuenta como una de las primeras opciones a la hora de necesitar ayuda nuevamente.

 

Elegir a los clientes más rentables

Si estás pensando en retener clientes es porque crees que vale la pena hacerlo. Pero a veces sucede que no lo queremos dejar ir solo por el hecho de que es el único que tenemos o porque sabemos lo que puede costarnos encontrar uno nuevo. Sin embargo, es importante mencionar que los criterios que hacen a un cliente valioso son otros. Deberíamos plantearnos por ejemplo:

  • ¿Me conviene continuar trabajando para el?
  • ¿Qué porcentaje de mis ingresos mensuales representa este cliente?
  • ¿Me siento cómod@ trabajando con el?
  • ¿Es rentable en mí día a día? ¿Me permite hacer otras cosas o trabajar en otros proyectos?

En fin, esas son las cosas que valen y que cuentan a la hora de seleccionar a los mejores clientes y pensar en una estrategia de retención. El cliente tiene que ser rentable pero más rentable tienen que ser los esfuerzos que harás para retenerlo.

 

Ser proativos y sugerir proyectos

¿Nunca les pasó que entrando al sitio web o blog del cliente ven un montón de otras cuestiones por mejorar más allá del trabajo por el que les están pagando? Esa es una gran táctica para extender los plazos de relacionamiento con el cliente y continuar trabajando en nuevos proyectos.

Sugerir mejorar alguna sección de su sitio, optimizar para SEO todo el contenido, modificar o perfeccionar las gráficas de la página, el logo, la identidad visual, etc. Utilizar todo nuestro conocimiento para convencer al cliente de que aún hay más cosas por las que trabajar juntos.

Si acepta, al crear el nuevo proyecto en Workana ya no será necesario enviar una propuesta para que te elija entre varios postulantes. Vos serás el candidato perfecto.

 

Promociones especiales

Como ya han trabajado juntos antes, el cliente conoce tus honorarios. Si vas a proponerle un nuevo proyecto en el que crees que podrías ayudarlo, prepara una promo especial y exclusiva para el. A veces cobrar menos no es un pecado porque te garantiza trabajo continuado ¿O preferís cobrar bien una sola vez que cobrar un poco menos todos los meses?

La rentabilidad del negocio y el rendimiento de un plan de fidelización también debe pensarse desde este punto: ¿me conviene cobrar un 15% menos pero tener trabajo garantizado? El cliente se tiene que sentir especial, que hemos estado pensando exclusivamente en él y que estamos interesados en una relación a largo plazo.

 

Servicio personalizado

Cuando establecemos un vínculo sólido y extendido en el tiempo con uno o varios clientes, ellos se vuelven algo así como los clientes premium de nuestra vida. Y debemos tratarlos como tales. Darles algo único, un trato diferencial, una atención prioritaria hasta en cosas mínimas como por ejemplo, contestar un mail de ellos antes que de otro.

Como profesionales ellos esperan siempre recibir más de lo que pagan. Y si bien suena un poco injusto, es el precio que tenemos que pagar nosotros por mantenerlos contentos. Por eso es importante que siempre les demos algo más: “y con este blog post, te regalo esta infografía para que utilices en redes sociales”; “te mantengo el mismo precio por este semestre solo por ser un cliente especial”. Pequeños detalles que fidelizan.

 

Brindar seguridad

Como en cualquier relación, la confianza se gana día a día. Cumpliendo el principio básico de todo plan de fidelización que es “trabajar bien” ya hemos ganado amplio terreno en este aspecto. Si nos piden algo para una fecha, cumplamos. Si no llegamos, actuemos con franqueza, digamos la verdad y acordemos otra fecha.

Además, Workana ofrece muchísimas herramientas que hacen a la seguridad de los trabajos, tanto para clientes como freelancers… ¡Aprovechalas! Los lazos son más sólidos cuanto más confianza hemos logrado construir en el proceso. Por eso, es difícil que un cliente que confía en nosotros y se siente a gusto, vaya a buscar un nuevo proveedor de servicios a otro lado.

 

Con estas claves estoy segura que vas a poder hacer crecer aún más tu negocio y trabajar en tus proyectos dentro de un marco de confianza, buen clima y profesionalismo. Es lo que todo freelancer busca pero principalmente, es todo lo que un cliente necesita para volverte a elegir.

 

Lucia Daniela Bodo. Argentina. Licenciada en Relaciones Públicas especializada en Marketing de Contenidos. Actualmente dirijo mi propia agencia de contenidos a través de la cual brindo servicios de Content Management y Asesoría para empresas.

 Link a Perfil de Workana: https://www.workana.com/freelancer/f305a2bb7942292d9746b5adeecad294