Todo un desafío

Todo un desafío

Mi nombre es Andrea, a mis 30 años y con solo 7 como profesional tengo una historia laboral dividida en etapas de ANTES y DESPUÉS.

La etapa del ANTES es bastante sencilla de contar y predecir. Soy del interior de la provincia de Córdoba por lo cual estudié en la capital como casi todos en mi generación de universitarios. Comencé a trabajar antes de recibirme de Contadora Pública y durante un par de años me quedé en la misma empresa, pero mi intención como joven profesional era continuar aprendiendo y lograr mayor experiencia en organizaciones más grandes en las que pudiera ir escalando posiciones y “hacer carrera”. Teniendo en cuenta que por lo general las cosas no resultan como uno las planea, lo que pasó fue muy distinto.

Resulta que me enamoré de alguien que vivía en mi pueblo y las vueltas de la vida (y el amor ;)) hicieron que volviera a vivir en el lugar que había dejado diez años atrás. Si bien el desarraigo cuando uno se va a estudiar a otra ciudad más grande es duro; también lo es el retorno después de tantos años; dejé de lado cierta independencia, el sueño de trabajar para una gran empresa y las posibilidades de un crecimiento económico casi asegurado. Arranqué de cero en un estudio contable local, bastante asustada debo decir y sintiendo que estaba atrapada en un trabajo en el que aprendía bastante pero en el cual no iba a poder crecer. Hasta acá sería el resumen de mi ANTES. Pero lo mejor está por venir…¡El DESPUÉS!

Todo un desafío - contadora freelance

El DESPUÉS empezó en septiembre de 2014. ya conviviendo con mi actual pareja me encontraba inquieta por dar con algo que generara unos pesos extras en el poco tiempo que me quedaba al salir de la oficina. Fue así que en una de tantas búsquedas de actividades alternativas en la web, (acá debo aclarar que soy bastante inquieta ya que en mi haber se mezclan los números con estudios de canto, instructorado en ritmos y aerobox) di con WORKANA. Pintaba como algo muy novedoso y a la vez me parecía un poco increíble esto de que pudieras tomar un proyecto desde tu casa ¡y a la vez estar seguro de que hasta ibas a cobrar! Pero resulta que me ganó la curiosidad y armé mi perfil. Con mucha, muchísima suerte, logré mi primer proyecto a los pocos días, aún un poco descreída de este sistema. Logré llevarlo a cabo, ser calificada y empezar a sumar puntos que le daban más “chapa” a mi perfil, desde ese momento, ¡no paré!

Empecé a animarme a un poco más, comencé a ganar algunos proyectos de asistente, bastante aislados quizás de mi perfil profesional pero que me servían no solo para aprender sobre el mecanismo de la web, sino también para mejorar y que, como plus, me motivaban muchísimo. Descubrí que realmente se podía trabajar en cosas en las que uno elegía participar por gusto, con deseo y desde la comodidad de su casa. WORKANA, para mi, planteaba un desafío de mejora constante, desde el diseño de un currículum o de una propuesta atractiva, hasta en la comunicación con los clientes y el cumplimiento de cada proyecto.

Meses después, por intermedio del equipo de WORKANA llegó mi primer cliente en el que iba a ser Contadora al 100%. Fue y es una experiencia excelente, fue toda una novedad para mi asesorar a un cliente que no conocía en persona, solo por Skype, y toda una valentía para él confiar las finanzas de su empresa desde cero en un contador al que no podía ir a golpearle la puerta al estudio ni siquiera para llevarle los papeles. De a poco nos fuimos organizando y con muchas herramientas que SAN INTERNET nos facilitó, hoy puedo decir que llevamos casi un año de trabajo juntos con una relación hasta más fluida que con un cliente local.

Todo un desafio  - internet

Experiencias como esas me ayudaron a crecer mucho en lo profesional y en lo personal. Actualmente estoy agradecida porque los proyectos han aumentado y he forjado relaciones duraderas con clientes de toda América Latina a los que valoro mucho porque la elección para compartir el trabajo es mutua.

Todo esto me lo ha dado WORKANA y hace que mi horizonte como profesional actual haya vuelto a tener una expectativa tanto o más amplia que en la época en la que acababa de titularme. Rompí barreras temporales y geográficas que hoy me hacen sentir una freelancer llena de energía y lista para seguir aprendiendo y mejorando con cada proyecto ganado.

Andre Ceridono

Positiva e inquieta de nacimiento, contadora pública, profe de aeróbica y feliz freelancer, en ese orden 😉

Si quieres probar el freelancing y ver si supera tus expectativas, ¡en Workana puedes encontrar muchos proyectos para profesionales como tu!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *