¿La planificación estratégica puede ayudar a pequeñas y medianas empresas?

¿La planificación estratégica puede ayudar a pequeñas y medianas empresas?

Es normal que los gestores de pequeñas y medianas empresas, tengan problemas por la falta de tiempo para planificar; sin embargo, es común también, que se tenga la sensación de que la retribución no está siendo proporcional al trabajo. Y eso sucede justamente por la falta de una planificación estratégica.

De acuerdo con la investigación realizada por el SEBRAE en 2016, las principales razones del éxito de ese 70% de PyMEs sobrevivientes, se debieron por perfeccionar el producto y servicio al cliente, actualizar sobre nuevas tecnologías y acompañar la evolución de ingresos y gastos.

De acuerdo con esta investigación, entre los puntos de mayor preocupación se destacaron:  la dificultad con la captación de clientes, la diferenciación de la competencia y la gestión de la empresa, de los recursos, de la mano de obra y, principalmente, financiera, quedando en primer lugar en la lista de las dificultades los impuestos altos.

Todos esos datos, nos muestran claramente la importancia de la planificación estratégica como una parte constante de la administración de los negocios, principalmente de las PyMEs, que dependen aún más de decisiones acertadas para continuar desarrollándose.

¿Qué es y para qué sirve la planificación estratégica?:

La Planificación Estratégica es una herramienta administrativa, que puede ser usada por empresas de cualquier tamaño y rubro. Sirve para dirigir la trayectoria de la empresa, es decir, identificar dónde está la empresa, dónde quiere llegar y cuáles son las acciones necesarias para alcanzar los objetivos.

La visión, misión, valores y objetivos de la empresa, también se describen en la planificación estratégica, así como las estrategias de acción. Sirviendo para dirigir no sólo la empresa, sino a todos los empleados.

¿Mi empresa necesita de una planificación estratégica?

Muchas veces es normal preguntarse si es necesario realizar la planificación estratégica para empresas pequeñas y medianas y la respuesta es: ¡SÍ!

El mundo de los pequeños negocios es extremadamente competitivo.

El plan de negocios no sólo sirve como una guía que presenta diferentes datos relativos a la empresa, sino también datos relativos al mercado, a la competencia, a los clientes y a otros factores que pueden interferir en el éxito de una empresa. Todos deberíamos adoptarlo como instrumento de gestión, incluso en la vida personal, pero ese ya es un asunto para otro momento.

Estoy seguro de que después de leer este texto tendrás la certeza de esto y lo aplicarás en tu empresa.
Analiza las ventajas de tener una planificación estratégica en las pequeñas y medianas empresas:

Entender a tu público objetivo y, así, realizar acciones más acertadas de prospección de clientes:

Ya hace algún tiempo no basta con saber quién es tu público objetivo, con informaciones básicas de dónde están, cuántos años tiene y cuál es su ingreso, por ejemplo. Las personas utilizan estrategias de marketing para conocer aún más el perfil de sus clientes, descubriendo también lo que ellos ven como valor y así poder dirigir aún más las estrategias.

Con la planificación estratégica, serás capaz de definir a tus clientes y dirigir tus esfuerzos para generar más resultados para tu empresa.

El feedback del cliente

Una de las formas de entender mejor tu público es a través del feedback de tu cliente, sea positivo o negativo, entender cómo el cliente ve tu negocio te guiará en lo que se necesita hacer para que tu cliente pueda ver tu negocio como quisieras que él lo viera. Los puntos que están agradando y también los puntos a mejorar, seguramente atraerán a nuevos clientes.

Obviamente no existe una garantía de acierto, pero con certeza reduce los errores, y orienta a la empresa al crecimiento y fortalecimiento, a partir del momento que ya se sabe por dónde empezar. Y a partir de ahí saber también, posibles acciones y reacciones (no sólo de clientes), sino también a la hora de la captación de nuevos clientes y divulgación de tu producto/servicio.

Preparación para el mercado y para destacarte de la competencia:

El estudio de tu empresa, de la competencia y del mercado, hará que entiendas mejor tus puntos fuertes y débiles y sepas dónde invertir para diferenciarte de la competencia y ampliar tus negocios.
La gestión estratégica también da a las pequeñas y medianas empresas una mayor preparación para enfrentar las variables del mercado, como retracción de la economía, tendencias de mercado, previsión financiera, optimización de recursos y gestión de mano de obra.

Realizando las acciones menos amateur en la medida en que se aplican las acciones y se mide el resultado, sabiendo dónde se ha cometido errores y dónde aciertos. Lo que es de extrema importancia para las pequeñas y medianas empresas que necesitan ganar espacio en el mercado, y diferenciarse para lidiar con la competencia, con el menor número de errores posibles.

Reduce la adivinación en la gestión

Muchas veces es normal encontrar que conoces la mejor solución para la empresa o que conoces exactamente lo que el cliente quiere y espera, pero usualmente apenas al ver dentro de la empresa, o el entorno que tenemos alrededor, es normal que no se preste atención que, muchas veces el cliente de tu empresa puede no tener la misma vivencia o expectativa que tienes tú.

Con el estudio de la empresa, de las personas y del mercado, será posible identificar tus problemas y proponer acciones que ayuden en la identificación de amenazas y oportunidades. Así como, aplicar estrategias viables y efectivas.

Acompaña el progreso de las acciones

No basta con realizar la planificación estratégica e implementar las acciones. Es normal que muchas veces la rutina diaria acabe haciendo que el seguimiento de las acciones quede en segundo plano, principalmente en las pequeñas y medianas empresas, que trabajan con equipos reducidos.
Pero esta es una parte importante para el éxito de la planificación estratégica. Prever los resultados y estipular las directrices y parámetros para medir las metas que se pretenden alcanzar.

Prepárate para realizar el cálculo del ROI y saber cuánto y dónde están siendo invertidos tus recursos, finanzas y también mano de obra, y permanece abierto a los cambios durante el trayecto, así, no esperarás llegar al final para ver que alguna acción no estaba funcionando de la forma que debería.

Confía en los resultados

Al realizar la planificación estratégica, hacer las encuestas de campo, escuchar clientes y prospects, tendrás resultados que te orientarán sobre qué camino seguir. Confía en esos resultados, por mejor que parezca la idea para ti, a veces en ese momento no es lo que tus clientes entienden como valor. O tal vez descubras que necesitas adelantar esa actualización en tu producto, o ese nuevo servicio por una demanda del mercado.

Confiar en los resultados, parece simple, pero a veces la voluntad de realizar un proyecto es más fuerte que los datos e implementar un proyecto desalineado con el deseo de tus clientes puede hacerte perder muchas oportunidades. Además, confiar en los resultados de las investigaciones y parámetros de la planificación estratégica, protege a la empresa de cambios repentinos en el mercado, ya que será posible entender el escenario actual de la rama de actuación y hacer una proyección futura de la misma.

Puede parecer que no se dispondrá del tiempo suficiente para realizar la planificación, pero el tiempo que se gana planeando es notable, ya que permite saber exactamente dónde invertir tus tiempos y esfuerzos para alcanzar los resultados alcanzados.

Además de eso hay que tener en cuenta que, siempre es posible contratar un asesor que ayude a la empresa en áreas estratégicas. Un asesor podrá ayudar en la elaboración e implementación de la planificación estratégica y de los planes de acción y verás que comenzarás a invertir tu negocio, tiempo y dinero en acciones que traerán retribuciones, sólo esa economía va a solventar las inversiones de negocio.