Asistente 3.0

Asistente 3.0

Hace poco más de año y medio tomé una decisión al independizarme de un trabajo estable.

Un tanto arriesgada quizá considerando la situación política y económica de mi país… Al principio fueron muchas las críticas que recibí, pero fue mayor el apoyo, y fue gracias a ello que dedique gran parte de mi tiempo a investigar el mercado laboral en mi país y evaluar en qué área podía especializarme. Frecuentemente, en la mayoría de las empresas medianas llega un punto donde como profesionales nos estancamos en nuestro desarrollo y nos olvidamos que el universo es infinito.

Estamos a un clic de distancia de tener infinitas oportunidades para crecer y aprender profesional y personalmente.

Con el paso de las semanas, noté que muchas empresas requieren personal para una actividad específica que bien puede ser realizada de manera remota con un profesional que brinde soporte administrativo, y así fue como conocí plataformas como Workana, donde mediante una vinculación con mi perfil en Linkedin me empecé a dar a conocer no solo a nivel local sino a nivel internacional.

Entre buscar y buscar proyectos para realizar, observé que la mayoría son relacionados con el marketing digital (algo que ha captado mi atención tanto que me estoy adiestrando y refrescando mis conocimientos ello gracias a las nuevas tecnologías), por lo que me he dedicado a reinventar el concepto del soporte administrativo que ofrecía: no sólo a actividades administrativas sino de otra índole que pueda ejecutar de manera virtual y satisfacer el requerimiento de mis clientes.

Soy Asistente 3.0.

Se trata de un proceso de aprendizaje continuo donde debemos estar siempre informados de los cambios que ocurren en el ámbito que nos estemos desarrollando, con el fin de poder brindar un servicio de calidad a nuestros clientes.

¿Y porque 3.0? Simple. Así como todo en el universo, la tecnología evoluciona y hemos visto en los últimos años el cambio que ha ocurrido en la web y su impacto en el ámbito laboral. Nos ha permitido a varios profesionales trabajar desde cualquier lugar donde lo único que necesitamos es una laptop, PC o Smartphone, y acceso a Internet.

Como todo, tiene sus ventajas y desventajas. Para el cliente representa un ahorro en tiempo pues contrata directamente el profesional que está calificado para el trabajo y elimina la burocracia administrativa que representa el proceso de contratación, la cual a veces limita el inicio inmediato de algunos proyectos que requieren de manera urgente.

Para nosotros como profesionales, nos da la libertad de elegir el tiempo que dedicaremos a cada proyecto de acuerdo a lo que requiera el cliente y esto nos permite dedicar tiempo a nuestras actividades personales (algo que muchas veces se descuida cuando estamos en un trabajo fijo donde sabemos a la hora que entramos pero no la hora que salimos, como era mi caso particular).

La principal desventaja y a la vez una ventaja es la seguridad y garantía, tanto para el cliente como para el profesional. Seguridad en recibir el trabajo esperado, protección y confidencialidad de los datos y del trabajo, garantía de recibir el pago por el trabajo que se realizó, entre otras. Para ello las plataformas de trabajo remoto crean sus sistemas de soporte al usuario, donde constantemente están haciendo seguimiento a cada caso y se encargan de brindar la seguridad que tanto necesitamos. He allí la importancia que toda comunicación se haga mediante la plataforma porque es nuestra garantía ante algún inconveniente.

El dinero no compra la felicidad.

Claro está, existen otras ventajas relacionadas a la libertad financiera, pero como dice el dicho “el dinero no compra la felicidad”. Es algo necesario para poder soportar gastos pero es secundario: para poder vivir primero tenemos que sentirnos tranquilos, felices, a gusto con lo que hacemos, pues de nada sirve ganar millones sino sentimos agrado por lo que estamos haciendo.

Por todo esto me he apasionado con esta nueva etapa de mi vida y le estoy dando empuje al ser una Asistente Virtual. Realizo distintas actividades como telemarketing, email marketing, búsqueda de información en la web, redacción de planes de trabajo, elaboración de bases de datos, data entry, diseño de imágenes para catálogo de ventas, entre muchas otras.

Es el trabajo del “futuro”, pero ¿y cuándo es el futuro?

Es este instante, mientras leemos estas líneas. El mundo avanza a un ritmo en el que tenemos que estar al día con las nuevas tecnologías, y no podemos quedarnos atrás, cada día son más las empresas que generan trabajos mediante subcontratación online. Por ello es importante que nosotros como profesionales seamos planificados y organizados.

Mientras escribo estas dos palabras sonrío pues me viene a la mente mi carrera, Administración, y sus pilares: Planificar + Organizar + Dirigir + Ejecutar + Retroalimentar, y lo que representan esas siglas: P.O.D.E.R.

Tener el PODER de decidir y elegir trabajar en lo que nos apasiona, el PODER de poner en marcha todo nuestro potencial para que nuestro trabajo sea excelente cada día, el PODER de dejar fluir nuestras neuronas y dejar volar la creatividad.

Para hacer todo lo que hago tengo que estar al día con las herramientas que nos brinda la tecnología. Es primordial para mí que mi cliente cuente con un correo de Gmail o una cuenta en Dropbox con el que podamos compartir los documentos con los que estoy trabajando y pueda ver los avances en línea. Mi segunda herramienta es Evernote, en la que por ejemplo estoy redactando estas líneas por momentos desde mi celular cuando me fluyen las ideas y luego me siento en la laptop a organizarlas y pulirlas, así como hacer esas capturas de ideas mientras trabajo en otro proyecto. Otras que he ido conociendo con el paso del tiempo son Trello, Asana y Basecamp para organizar y compartir con quienes trabajo, y mucha otras más.

Como freelancer he aprendido que poco a poco con nuestro trabajo vamos creando una marca, nuestra marca personal, nuestra reputación, influencia en las redes sociales y red de contactos con los que nos apoyaremos para seguir creciendo. Siempre estamos en un aprendizaje continuo y es así como con el paso del tiempo vamos generando confianza con nuestros clientes y nuestros seguidores, pues el trabajo 3.0 ha llegado para quedarse y nos aporta día a día muchas buenas experiencias.

Bárbara Elena Ramírez es una Asistente Virtual destacada en Workana, ¡conócela!

Anímate a comenzar tu emprendimiento creando un proyecto en Workana, ya sea con ayuda de otros freelancers expertos en diferentes áreas o también lanzándote como profesional independiente.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *