Bootstrapping: cómo lanzar tu negocio sin recurrir a inversores

Todavía hay muchísimos emprendedores que creen que para iniciar un negocio solamente hay dos opciones: invertir grandes sumas de dinero o morir en el intento.

Pero, ¿y si existiera una tercera opción que te permitiera lanzar tu propio negocio sin inversión inicial y emprendiendo únicamente con los medios que hay a tu alcance?

Bootstrapping
Autor de la foto: 401(K) 2012

En eso consiste exactamente el bootstrapping, una fórmula de negocio muy arraigada en la cultura americana que consiste en financiar las actividades de la empresa con los propios ahorros y los ingresos generados por la facturación.

Es decir, una forma de emprender basada en la autofinanciación en lugar de depender de financiación externa en forma de inversión o préstamos.

Y lo cierto es que la mayoría de startups pueden comenzar su negocio sin inversión inicial; solamente necesitan tener en cuenta algunos consejos importantes como los que te mostramos a continuación:

1. Valida tu idea de negocio

Antes de nada tienes que saber si tu idea de negocio tiene futuro. Y además de los análisis de mercado, una buena manera de conocer la respuesta es preguntando a varios expertos qué piensan sobre ella.

Lo importante es que antes de crear una startup escuches varias opiniones que te permitan saber si tu idea de negocio es viable o no, y que además realices una investigación exhaustiva que te ayude a saber si tu producto o servicio tiene espacio en el mercado.

2. Céntrate en el flujo efectivo, no en la rentabilidad

Dice la teoría que los beneficios son la clave para la supervivencia de cualquier startup. Si pudieses pagar tus facturas con las teorías estaría muy bien, pero la realidad es que las pagas con dinero en efectivo así que céntrate en el flujo de caja.

Si tienes pensado iniciar un negocio, estaría bien disponer de un poco de capital por adelantado, ciclos de ventas y plazos de pago cortos e ingresos recurrentes.

Porque el flujo efectivo no solamente es el rey, también es la reina y el príncipe de cualquier negocio basado en bootstrapping.

3. Busca clientes, no inversores

Para triunfar a través del bootstrapping es muy importante diseñar una estrategia basada en los clientes y no en los inversores.

Centra tus esfuerzos en buscar clientes que hagan tu negocio rentable en lugar de obsesionarte con la inversión.

4. Saca provecho de la ‘escasez’

En muchos negocios, cuanto más dinero tiene uno para emprender más dinero necesita. Y el bootstrapping es una excelente manera de aprender a ser conservador y valorar esa cierta sensación de escasez que produce el hecho de estar iniciando un negocio sin inversores.

Eso te empujará a ser más eficiente a la hora de usar los recursos de los que dispones, y te servirá para tener más disciplina. Y eso es algo que agradecerás y valorarás cuando comiencen a llegar los beneficios.

5. Terceriza tus tareas contratando freelance

La forma más inteligente y flexible de crear una startup mediante bootstrapping es optando por contratar a profesionales freelance cuando necesites tercerizar tareas en lugar de tener a empleados a tiempo completo.

¿Necesitas tercerizar tareas de redacción, diseño o traducción? Publica tu proyecto en Workana y enseguida comenzarás a recibir propuestas de profesionales talentosos.

¿Qué piensas sobre el bootstrapping? ¿Habías oído hablar de él? Lo cierto es que es una fórmula interesante que te permite mantener en todo momento el control sobre tu startup.

Piensa bien en las necesidades de tu empresa, trabaja de a poco para ir avanzando, y nunca olvides que los negocios más exitosos nacieron de una idea que fue creciendo acompañada de pasión y entusiasmo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *