Consigue los mejores resultados de tu freelancer

“Observa, escucha, calla, juzga poco y pregunta mucho”. Lo dijo Arturo Graf, destacado escritor, profesor y poeta italiano. Esta frase podría ser tomada como leitmotiv por cualquier individuo que pretenda sentar una buena base de comunicación con un par. Y en el mundo de los negocios, también podría aplicar. Estar atento a la comunicación verbal y no verbal, registrar informaciones, no hablar de más, no prejuzgar e indagar al máximo pareciera ser una de las claves para establecer un vínculo de igual a igual, basado en el respeto y la información clara.

¿Qué otras premisas podrían ser esenciales para obtener los mejores resultados de tus colaboradores?

1) La comunicación es una de las bases

Dejar registrado por escrito los acuerdos de palabra suele ser de gran ayuda (para evitar posibles discrepancias a futuro). Es importante que definas los objetivos, expectativas y pautas de trabajo. Es la “materia prima” que necesitará tu colaborador para “construir” en base a aquello. Sin esto contemplado, es realmente difícil que los resultados sean los esperados. Y así estarías malgastando tiempo, dinero y energía.

2) Solicita feedback

Hazlo partícipe. Estate abierto a sugerencias. El contratar un colaborador externo te aporta el condimento extra de una nueva perspectiva, a lo que se le suma el propio talento y experiencia del profesional. Puede que esa sugerencia realmente marque la diferencia. Si te suma, adelante. Y si no, déjala de lado por el momento (sin subestimar su consejo). El involucrar a tu colaborador le otorga confianza, autonomía y lo hacer sentir parte.

3) No escatimes en los pagos

Los resultados en general no serán buenos a cambio de una baja compensación. Y además, ofrecer tarifas muy por debajo de la media no hace más que subestimar la tarea y al propio profesional. Todo en su justa media. Si observas que los resultados han sido muy superiores a lo que esperabas, es una buena idea darle un bonus a modo de reconocimiento.

4) Comparte información

Dependiendo de la tarea que tenga que ejecutar, es probable que el trabajador necesite mucho de tu parte para poder avanzar. Provee información útil y en tiempos de respuesta razonables. No le pongas piedras en el camino ni quieras acaparar información por el miedo a “compartir”. Si es necesario, firma acuerdos de confidencialidad, pero no entorpezcas su trabajo.

5) Hazle saber lo importante de su rol y de su colaboración

Dirígete siempre con respeto y cordialidad y trátalo como te gustaría que te trataran. Ponerte en un lugar de superioridad no es una buena opción. Si el profesional se siente valorado, también es una forma de comprometerlo con la tarea.

6) Confía en tu colaborador

Esto va a estrechar la relación y los va a implicar más a ambos. Sabiendo que cuenta con tu confianza (y no que está “bajo la lupa”) podrá trabajar más relajado y enfocado. Y si surgen dificultades, ponte a su disposición, siempre que la situación lo amerite. Un tropezón no es caída, y saber que cuenta con tu apoyo le dará más seguridad para solucionar el problema. Esto afianza el vínculo.

7) Una vez alcanzados los resultados esperados, muéstrale tu agradecimiento

Puedes aprovechar este momento para darle tu feedback y revisar el proceso. En definitiva, es probable que ambos hayan tenidos cosas para aprender y mejorar a futuro.

Más allá del trabajo en el día a día, la parte humana puede marcar la diferencia. Ser un buen líder y hacerlos sentir parte es el primer paso para una buena ejecución.

5 Comentarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *