#DiaMundialDelMedioAmbiente: Trabajando en la Naturaleza

En este #DiaMundialdelMedioAmbiente quiero contarles sobre mi forma de trabajar en la naturaleza.

¡A veces miro donde trabajo y me sorprendo!

Hace poco más de un año atrás llegué a la conclusión de que tenía que mudarme… mil opciones y más aparecieron frente a mí. En ese momento hacía un tiempo que trabajaba en Workana y fue el “workanear” lo que me permitió tomar la mejor decisión de mi vida: mudarme a Pueblo Esther – un pueblito a menos de 40 km al sur de Rosario. Tenía teléfono, Internet, el micrófono y los auriculares y mi laptop …. Para freelancear no necesitaba más 🙂

En poco tiempo me instalé y tuve la mejor oficina que alguien pudo haber diseñado jamás.

1 (1)

Era mi esquina, con mis fotos, mis cosas, en “MI” lugar.
No crean que la decisión fue fácil. Estaba en el medio del campo, donde de noche no se escuchada nada más que los sapos … donde cuando hay luna llena, no se necesita un farol… Esa luna increíble lo alumbra todo a su paso.

2

Todavía hoy recuerdo el primer día que me senté a trabajar en mi escritorio improvisado (llamarlo escritorio es un eufemismo… nótese que es un tablón con patas). Miré por la ventana y sentí que todas las dudas, todos los cuestionamientos habían valido la pena. Además, hay muchos proyectos en los cuales trabajar de forma remota.

Recordé algunas de las oficinas donde había trabajado – de lunes a viernes, de 9 a 18 hs, todos los días, en el mismo lugar – y fue como si esas palmeras gigantes rieran conmigo.

3

En estos casi dos años muchas cosas cambiaron, ahora tengo dos perras que insisten en hacer de asistentes y me “acompañan a trabajar” todos los días… Ellas me hacen el aguante y salen a caminar conmigo cuando tengo un día difícil. Tenemos este rinconcito frente al río, donde nos sentamos media horita y quedamos como nuevas…. A veces incursionamos por otros caminos… Es imposible no cambiar el chip y volver a trabajar renovada.

4

5.1

Se me ocurren mil cosas que ya no tengo que hacer cuando voy a trabajar: Viajar 40 minutos en colectivo o meterme en el subte para ahorrar tiempo porque me quede dormida – meterme en una caja que me lleva a otra caja – y ni hablar del tiempo que ahorro y que puedo invertir en otra cosa y la lluvia! Ir de Palermo al microcentro solía ser una tarea casi imposible de superar. Trabajando en casa evito esas cosas.

Al poco tiempo de mudarme, tuve mi primera tormenta: Serían las 2 de la tarde de un día de mucho calor y de la nada se armó. Todavía recuerdo ese olorcito que se anticipa a la lluvia, el olor de la tierra mojada con el caer de las primera gotas, el olor de la lluvia en todo su esplendor.

Literalmente dejé lo que estaba haciendo y me senté a disfrutar del espectáculo con mis dos perras. Al otro día me levante y los colores habían cambiado, parecía otro lugar.

7

Amo donde vivo y trabajo o trabajo y vivo, amo que puedo vivir y trabajar y no vivir para trabajar.

Obviamente el campo tiene cosas que odio:

8

Pero en realidad el problema es que odio las arañas… y estas aca son un poquito más grandes, nada más jajajaja

Ser freelancer y poder “trabajar” en casa me regalo muchísimas cosas, pero sobre todo me dio la posibilidad de no perderme cosas chiquitas y banales y tan grandes a la vez…

Y ni hablar de lo que me río: con mis perras, con los caballos que aparecen de la nada, los sapos de noche (son muy graciosos cuando se ponen todos a croar a la vez), el pájaro loco con el que me obsesione y mil cosas más…

¿La verdad? No cambiaría lo que hago, ni donde vivo por nada del mundo! Gracias a que soy freelancer tengo la posibilidad de trabajar en mi lugar, con mis tiempos, mis reglas, mi verde y mucho más…

Puedo ir donde quiero ir y dejar de estar atada a un lugar que ya no siento como propio… y pudo dejar de hacer lo que estoy haciendo… Para disfrutar un rato de la lluvia 🙂

Silvia Cura es parte del equipo de Soporte en Workana.

Conoce historias de otros profesionales, que también descubrieron al trabajo remoto como vía para una mejor calidad de vida, entre ellos Sivu Camacho, Sarah Chambers, Pablo Grande o Guillermo Bracciaforte.

Para comenzar a trabajar de forma independiente, mira los proyectos publicados en Workana y postúlate.

O también puedes emprender para poner en marcha tu sueño: crea un proyecto en Workana y contrata freelancers que te ayuden a desarrollarlo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *