Particularidades de trabajar con freelancers permanentes

Como ya lo hemos comentado, trabajar con freelancers trae numerosos beneficios. Sin embargo, es válido tener en cuenta que “trabajar con freelancers” es muy amplio, ya que dentro de ese universo existen diversas modalidades de tercerización. Así, no es lo mismo ir rotando de profesionales que trabajar siempre con los mismos; y dentro de esa posibilidad es distinto pasarle trabajo esporádicamente (cada 3 meses, por ejemplo) que tener una relación laboral diaria.

freelancers-permanentes

Trabajar con freelancers permanentes (o sea, siempre los mismos) y con una estrecha relación laboral tiene algunas particularidades que no existen o son muy distintas cuando uno contrata freelance esporádicamente. Veamos algunas:

El freelancer tendrá cierta sensación de pertenencia

Ya sea que aporte a nuestro negocio 3 horas por semana o 30, estar en contacto constante con nosotros como cliente y vivir semana a semana el desarrollo es algo que generará una sensación de pertenencia. Con esto en mente, puede que sea constructivo mantenerlo informado sobre el avance del negocio y brindarle una visión más global, lo que le permitirá tener motivaciones adicionales más allá de solamente hacer su trabajo y esperar su pago.

Relaciones humanas

Cuando uno trabaja con otra persona, ya sea freelance o no, es natural que se desarrollen vínculos que vayan más allá de lo estrictamente laboral. Esto no necesariamente implica forjar una amistad, pero sí involucra conocer más sobre la otra persona de lo que se conocería normalmente si se tratase de un freelancer al que se contrató para un trabajo concreto y no hubo más relación. Esto tiene de positivo que, de la misma forma que viajar, conocer diversas personalidades con sus gustos y puntos de vista únicos, ayuda a enriquecerse culturalmente y contemplar las cosas de varias formas distintas. Esto tiene que ver con un punto que mencionábamos en la nota sobre ejercitar la creatividad.

Oportunidad de descubrir nuevos talentos

Una vez superados los miedos de contratar freelance y al trabajar regularmente con una persona es posible descubrir que tiene talentos o habilidades adicionales a aquellas por las que se la contrató originalmente. Por ejemplo, puede suceder que contratemos a una persona para escribir en un blog. A medida que pasa el tiempo y uno va teniendo contacto con esta persona, podría surgir que además de redacción creativa también tiene habilidades para diseño, o sabe montar un sitio web en WordPress. Si eso funciona, en lugar de tener que buscar a otro profesional, negociar tarifas y desarrollar confianza, se tercerizaría en el freelancer con el que ya trabajamos, lo cual es más eficiente.

Posibilidad de expansión

Si uno trabaja con un freelancer con el que está muy satisfecho, a futuro podría suceder que con esta persona se desarrolle eventualmente otro vínculo laboral más estrecho que les resulte beneficioso a ambos.

Compromiso bilateral

Al tener una relación laboral más cercana que la que habría con un freelancer esporádico, es importante recordar el compromiso que esto implica: por ejemplo es natural esperar que el freelancer avise qué tiempo de vacaciones se va a tomar de modo tal que sea posible organizar el trabajo, así como también es natural que él requiera de cierta visibilidad a futuro para poder prever cómo se verá afectado su volumen de trabajo.

—-

¿Tienes experiencia trabajando con freelancers en forma permanente? ¿Qué otros aspectos únicos le has encontrado?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *