Cómo vencer los temores de la primera contratación freelance

Finalmente llegó el día tan esperado… Ya sea porque nuestro negocio ha crecido o porque tenemos la posibilidad de concretar ese sueño tan postergado del negocio propio, decidimos contratar uno o varios profesionales freelance para llevar adelante el proyecto. Nos metemos en Google dispuestos a buscar un freelancer… y ahí aparece nuestra solución: ¡WORKANA!

Las instrucciones son claras y sencillas y sin pensarlo dos veces, publicamos un proyecto. Y mientras pasan las horas y nos empiezan a llegar las diferentes propuestas de los freelancers, también empiezan a aparecer nuestras dudas, nuestros temores… “¿Cómo sé que Workana no se va a quedar con el dinero que pagué?” “¿Y cómo se cuál es la mejor propuesta para mí proyecto?” “¿Y si me roban la idea?”

temores primera contratación

El objetivo de hoy es darle respuestas a algunas de esas preguntas, para que así puedas enfocarte en lo que realmente importa: tu proyecto.

Más allá del tema ético que significaría quedarnos con tu dinero, hacerlo sería ir contra la razón de ser de Workana, la razón por la cual concebimos esta plataforma. ¿Y cuál es una de las razones por las que creamos Workana? Ayudar a nuestros clientes a encontrar el mejor talento remoto para sus proyectos… y que los proyectos que nos confían, se completen exitosamente.

La realidad es que si nos transformamos en una herramienta útil y rentable para tu negocio, confiarás en Workana para tus próximos proyectos y esto es clave para nuestro negocio.

Acabas de recibir varias propuestas (más de las que esperabas en realidad), y ahora te estás preguntando cuál de todas es la mejor para tu proyecto. Una forma de elegir la mejor propuesta es optar por algunos de los profesionales recomendados por Workana: ellos ya completaron proyectos a  través de nuestra plataforma y por eso sabemos cómo trabajan … y no porque seamos magos, sino porque los clientes con los que trabajaron antes nos lo contaron.

Otra forma es visitar los perfiles de los profesionales que se contactaron contigo. Allí podrás verificar la cantidad de proyectos que han completado, como están rankeados dentro de Workana, ver sus portfolios, qué certificaciones tienen y qué opinaron los clientes de ellos.

Finalmente, una vez que hayas elegido aquellos perfiles que mejor se adaptan a tu búsqueda, no dudes en contactarte con ellos y hacerles todas las preguntas que necesites. No tomes una decisión apresurada. Dedica unos minutos de tu tiempo para analizar las distintas propuestas y estudiar los perfiles, hasta que sientas que encontraste la persona que estabas buscando: el profesional correcto para tu proyecto.

Ya conocemos un poco más de Workana, ya sabemos cómo seleccionar los profesionales…. ahora es tiempo de avanzar y enfrentar el último de nuestros miedos: cómo proteger la idea. Al fin y al cabo, hace tiempo que estás corriendo detrás de ella… más de una vez creíste que se te escapaba de entre las manos, ¿no?

Analizar los perfiles de los profesionales, como mencionábamos antes, es una manera de protegerla. Como siempre le aseguro a mis clientes, Workana no hace uso de ninguna idea publicada por un cliente para provecho propio. Hacerlo no sólo sería poco ético (algo que ya vimos) sino que iría en contra de nuestra idea de negocio…. ¿Y los profesionales? Si lo crees conveniente o necesario, no dudes en pedirles que firmen un acuerdo de propiedad intelectual, antes de compartir aquellos detalles que hacen a tu proyecto o antes de aceptar su propuesta y empezar a avanzar en el desarrollo del mismo. Los profesionales recomendados por Workana están acostumbrados a este tipo de solicitudes. No olvides que desarrollar ideas de otros es su trabajo.

Si bien nos encantaría resolver todos tus problemas, sabemos reconocer nuestras limitaciones. Dado que cada negocio y cada país tiene su propia legislación, darte un modelo genérico que no atienda a las particularidades de cada caso sería irresponsable. Por eso, te recomendamos que busques un abogado que las abarque y proteja tu proyecto, ese que tanto te costó construir.

Y … ¿más tranquilo? Si a pesar de todo, todavía tienes preguntas sin respuestas, no dudes en visitar nuestro Centro de Ayuda, nuestro canal en YouTube o contactarte con nosotros. Como siempre digo, estamos acá para ayudarte.

Autora: Silvia Cura, Converter, soñadora empedernida y con grandes problemas para mantenerse anclada a la tierra. Hotelera & marinera de alma.

5 Comentarios
  1. Los profesionales no desarrollamos ideas de otros, resolvemos necesidades de otro. Creo que ahí fallan porque el cliente no tiene que tener una idea, el cliente viene con una necesidad, la cual los profesionales (cada uno en su ámbito) se encargará de resolverla. Esto lo aclara porque da a entender mal el trabajo nuestro y muchas veces hay que lidiar con las “ideas alocadas” de los clientes, que no responden a su necesidad puntual.
    Saludos!

    1. Es cierto que algunos clientes pueden llegar a no tener en claro qué quieren, y esto genera ruidos en la comunicación. A su vez, está en manos del profesional el poder orientarlo y en hacerle entender cuál es su verdadera necesidad y si lo que demanda es viable de implementar. El cliente siempre debería poder darle al profesional ese rol de asesor para que pueda responder a su necesidad puntual. Uno de los desafíos constantes en la relación con un cliente es generar diálogo fluido, para que el resultado satisfaga a ambas partes. De esta manera, el profesional va desarrollando cada vez más su habilidad de comunicación, y de cómo guiar a los clientes que no son tan fuertes en ese punto. Saludos!

  2. Se puede contratar mas de una propuesta en workana? En este caso es para la web implantes-dentales.odonto.com.ar me podran contestar distintos perfiles parecen buenos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *