Karling M. freelancer experto en Escritura de artículos, Escritura Creativa, Redacción, Edición de textos, Ortografía

Karling M.

En la simplicidad, encuentro mi libertad

0 / 5

Venezuela
Valor hora:

USD 4,00

Redacción y Traducción

Sobre mí
Hola, Soy Karling,  tengo 45 años, soy una persona, honesta, amable, receptiva, analítica, me gusta la exactitud, el orden y las cosas bien hechas. Actualmente, ama de casa, madre de dos talentosos hijos; un joven de 20 años, quien se prepara para abrirse camino y una niña de 11 años a quien cuidar y guiar. Me dedico a ambos en la medida de sus necesidades, cuidadosa y amorosamente, como mis mayores tesoros y mi más grande responsabilidad.
Amo escribir, sobre la vida, sobre las acciones del hombre como parte de la humanidad y a la vez sobre ésta, en su búsqueda de respuestas existenciales. Me encanta adentrarme en el mundo psicológico y espiritual del ser humano y de sus acciones tras la influencia de su cultura y  como parte de una familia o comunidad.
También me gusta hablar de recetas culinarias, trucos para organizar el hogar, libros, películas, música, belleza, medicinas. terapias alternativas y en fin, cualquier tema que contribuya al bienestar y la felicidad.
Mi sueño, ser una escritora famosa, porque escritora soy de nacimiento, pero más que famosa,  me gustaría influenciar a la gente, para crear un mundo nuevo, con personas más conscientes de que su propia esencia va más allá del cuerpo y la mente y que sin el realzamiento del nivel  espiritual no podremos lograr evolucionar como humanidad.
Espero encontrar en este innovador medio de empleo, el lugar para realizarme como profesional de la escritura y la comunicación y también como una persona más feliz, por poder conectar sus capacidades al servicio de otros. Completamente a sus órdenes.
Historia laboral
Trabajé 20 años como funcionario público de una institución recaudadora de impuesto a nivel nacional, específicamente en labores administrativas de diversas índoles que abarcan entre otras, atención personal y telefónica al público y la orientación clara y precisa a los contribuyentes como entes protagonistas y vitales para la organización;  elaboración y redacción de memorandos y oficios, dando respuestas a requerimientos internos de la institución y del público; organización, sustanciación y análisis de expedientes administrativos; elaboración de sistemas para archivo de documentos y correspondencia; transcripción mediante manejo de computadoras; corrección, organización de ideas y aspectos motivacionales para resoluciones, providencias administrativas, actas, auto-acordados, finiquitos, solvencias y diferentes documentos de carácter administrativo. Destaco estas funciones, por ser las principales influencias de las habilidades que desarrollé dentro de mi carrera profesional, la cual me exigía una eficiente capacidad de comunicarme y brindarle al interesado una fácil comprensión y entendimiento de los procedimientos administrativos y sus resultados, pero también como las tareas que más disfruté y realicé con ahínco, por propio placer y satisfacción del servicio.
Aunque no he ejercido una carrera como escritora, en la práctica y a lo largo de mi vida, me he valido de mis habilidades para transmitir por escrito, de una manera correcta, directa, espontánea y limpia,  mis propósitos, mis puntos de vista, mis sentimientos e ideas.  Escribir y hacerlo de una forma sagrada ha sido mi manera de vivir en plenitud, mi mecanismo de defensa, mi llave para abrir puertas y corazones. A veces, no sé ni hablar, pero al escribir soy libre.
Me gusta escribir con los puntos y los signos dónde y cuándo van, ello me hace confiable, ya que quien se preocupe por escribir cuidando los detalles, aún más cuidará de los detalles del diario vivir.
Escribo desde los 8 años, cuando fui capaz no solo de agarrar un lápiz y hacer trazos de letras bonitos, sino también de comprender la magnitud de lo que podía decir y crear por medio de esos trazos.
Al salir de bachillerato, a los 17 años, quería escribir en el principal periódico de mi región. Me presenté en sus instalaciones y me ofrecieron escribir en la sección conocida como “Apartado para los lectores”. Allí escribían los estudiantes, quejándose por el aumento de pasaje o cualquier ciudadano que quisiera manifestar entre torpezas o no, sus puntos de vista. “Ahí no quiero” - les dije - “quiero en Opiniones”. La señora que me atendía, me explicó muy amablemente que allí escribían personas muy selectas de la sociedad larense, como médicos, políticos, artistas, economistas y otros personajes ilustrados. “Sin embargo – me dijo – si quieres demostrar que puedes escribir a la talla de ellos, deberás traer escrito en una hoja de papel ministro una autobiografía, en lápiz de grafito con tu puño y letra, sin errores ortográficos. Aparte,  deberás anexar un artículo de tu autoría y que sea de interés para la colectividad”. Así lo hice y en un lapso de dos semanas, justo cuando perdí las esperanzas de una respuesta y ni siquiera miré el periódico,  llegaron unos familiares a mi casa felicitándome porque había un artículo con mi nombre en “El Impulso” en la sección de “Opiniones”; el primero de 12 artículos que publiqué, cuyo título, es “La televisión: ¿Salvación o condena?”.
Otro títulos: “Pensando en los niños, hoy en Navidad”, “La drogadicción, su prevención y solución”, “Los invito a ser mejores”, “La primera y la segunda infancia”, “Un poco de la vida y de la muerte”, “Estudiantes”, “Venezolanos”, “El deporte y sus recompensas”, “Jóvenes”, “La guerra: Ignorancia del mundo”, “El más dulce de los padres”.

Rankeado: No está rankeado

Último login: Hace 7 meses

Registrado: Hace 11 meses