José D. M. C. freelancer experto en Computación Científica, Tutoría & Educación, Tecnología educativa

José D. M. C.

"Saber es Poder"

0 / 5

Chile

Redacción y Traducción

Sobre mí
Profesor de vocación, dado que tenía alumnos entre mis propios compañeros de clase en el colegio. Estudiando para profesor de Matemática y Computación, vi que estaba materializando un anhelo por “transmitir en la mejor forma posible, lo que había aprendido y no “llevarme nada para los gusanos”. Con la doble especialidad de Matemática y Computación, al salir de la  universidad y después de haber recibido de mano del Gerente de Desarrollo y Software de IBM para Latinoamérica, una felicitación por el tema abordado en mi tesis de pre-grado, ingresé al sistema educacional privado chileno.
Después de unos cuantos años, cuando veía aproximarse algún excompañero de la carrera, sabía inmediatamente, con sólo echarle un vistazo, si se había dedicado a la docencia o a la computación. Avejentado, ropas demasiado usadas y pareciendo un Ekeko, por la cantidad de objetos que portaba, libros, cuadernos, carpetas, mochila, porta-documentos, etc. Me indicaban que había hecho de la docencia su profesión. En cambio, los elegantes, en vehículos y casi más jóvenes claramente habían seguido la especialidad computacional.
Esta cruel observación me hizo cambiar de rumbo y derivé hacia la informática. Desengaños producidos hasta por mis propios excompañeros, me motivaron para especializarme en un software técnico, que estaba aún “en pañales”, y tenía grandes proyecciones, AutoCAD. Luego de sumergirme en este mundo gracias a una empresa dealer de AutoDesk, viajé y accedí a empresas, tales como, Mineras, Observatorios, Petroleras, Servicios públicos, etc. Y conocí bastante de mi propio país.
Por estar acostumbrado a viajar, se me ocurrió emigrar de la gran urbe, con la familia, hacia la orilla de un tranquilo y hermoso lago, llamado Ranco, donde me vi en la obligación de volver a la docencia e ingresé al sistema público. Burocracia basada principalmente en “la antigüedad”, y ya estaba llegando a la mitad de la mía.
Tranquilidad y tiempo… que me permitieron detenerme a pensar en el futuro. Ahí concebí una idea que me ayudaría a salir de mi condición de “básico” en la evaluación docente, estudiar un post-grado. Esto me permitió superar la evaluación a “competente” en mi desempeño, y después de haber postulado a algunos cargos directivos, donde mi presencia solo servía para validar el concurso, puesto que el alcalde ya tenía designado a alguien “del partido”, me aburrí y emigré, nuevamente, pero ahora al lugar que siempre soñé habitar, a orilla del mar.
Con diecisiete años más encima, me establecí en un lugar idílico, encima de un acantilado, donde las olas revientan con una fuerza que llega a producir ondas en la sopa.. También me acogí a una temprana jubilación por invalidez, que me ha permitido disfrutar de cierta lucidez para gozar de los atardeceres en el mar, cómodamente sentado en mi living.

Rankeado: No está rankeado

Último login: Hace 3 meses

Registrado: Hace un año