luis a. e. freelancer experto en Redacción de artículos, Transcripción, Corrección de textos, Escritura de artículos, Tutoría & Educación

luis a. e.

Creatividad y Experiencia

5.00 / 5

Ecuador
Valor hora:

USD 12,00

Traducción y Contenidos

¿Qué es posición de perfil silver?

Silver es el tercer nivel de los freelancers de Workana. A medida que consigan más logros y ganen más proyectos, irán progresando hacia los niveles superiores. Leer más

Calificaciones de clientes (1)
Freelancer Omaira O.

"Necesitaba un proyecto punctual y no sabía por dónde empezar. Luis Alfonso supo entender claramente y me aportó mucho más que un articulo bien escrito. Su conocimiento sobre la literatura latina fue clave para el desarrollo de mi idea inicial.
La gramática y la calidad de la escritura, impecable.
El proyecto lo terminó antes del plazo acordado.
Simplemente excelente!"

Ecuador Omaira O. Hace 6 meses

Redactar reseñas originales sobre literatura latinoamericana contemporánea. 1000 palabras/artículo
Sobre mí
Mi madre me enseñó a leer a los 4 años. Aprendí a escribir leyendo buenos modelos; le debo a mi padre la educación formal y el sentido del humor. Hoy tengo 65 años y quiero seguir trabajando desde la comodidad de mi hogar. Pongo a su disposición mis servicios porque estoy seguro de que los libros que he leído y las notas que he escrito en mi vida me dan suficiente experiencia para trabajar con usted(es). Voy a tratar de sintetizar mi andar por este mundo; espero que para usted(es) sea interesante conocerme un poco.     

Mi infancia y juventud las viví en Cali. Alentado por mi madre, comencé a leer muy temprano a Verne y a Dumas, combinados con los cómics de la época –años 50´s, y el Superman a la cabeza–. Vi cine a los 6 años y mis hermanas mayores tuvieron que sacarme arrastrado del teatro “Bolivar”. La televisión la conocí a los 9 y era aburrida, lenta y en BN; era mejor jugar, oír radionovelas de aventuras y jugar en la calle. 

Hice mis estudios primarios y secundarios en colegios particulares de Cali. Nunca fui buen estudiante porque encontré pocas cosas interesantes en el currículo y me pareció excesivamente rígida la disciplina. Desde adolescente, leí copiosa y autónomamente, sobre todo cuentos y novelas latinoamericanas, algunos clásicos y buena ciencia-ficción de la época. Compartí parte de mi adolescencia y juventud con Andrés Caicedo; luego fui su amigo personal, hasta su temprana muerte en 1977. Con él gozamos de leer, del buen cine y de una amistad sólida y fecunda. Conozco perfectamente todo el entorno de su obra literaria y cinematográfica.

Comencé a estudiar ya un poco mayor –casi cumpliendo los 25–, de noche, mientras trabajaba de día; vendí libros, electrodomésticos e hice encuestas. Me licencié en Historia y Filosofía (1975-1979). Paralelamente fui profesor de adolescentes en Cali durante 10 años, dando clases de Filosofía, Historia, Literatura y Geografía en varios colegios particulares de Cali e Ibagué.

Enseñar ha sido la experiencia humana de carácter social más importante que he vivido. De estos años de docencia conservo un interés constante por la gente joven y, con el tiempo, he logrado ponerme en sus zapatos. Me encantó educar, aprendí mucho de mis estudiantes y de mí mismo. 

Desde 1986 resido en Quito. Vivir en este país me llevó a trabajar con editoriales e instituciones educativas y sociales. Lo de escribir fue circunstancial porque me contrataron para hacer radio y terminé transcribiendo y redactando más de 250 notas para la página web y el Facebook institucional.

Ahora colaboro con artículos literarios para una revista ecuatoriana; más que crítica literaria, cuento mi particular lectura, lo que siento cuando leo, lo que me transmite el libro y quien lo escribió. Técnicamente, logro hacer siempre una metalectura de los libros que me atrapan. 

En Ecuador vivo feliz, con mi compañera y Esprín, una perrita que recogimos de la calle. Sigo leyendo, escribiendo,  viendo buen cine, oyendo música y camino casi una hora al día. Pero quiero trabajar porque me siento útil. He aprendido mucho en la vida, especialmente a trabajar desde muy joven en lo que me gusta.

Contácteme. Sé que puedo servirle con calidad y cumplimiento. Palabra de hombre que lee y escribe.
Historia laboral
Antes de convertirme en educador y con el fin de pagar mis estudios universitarios, vendí electrodomésticos, libros, abarrotes y realicé encuestas puerta a puerta. Mi buen rendimiento académico pronto me permitió dictar clases a adolescentes. Fui, durante 10 años, profesor de Literatura, Filosofía, Historia y Geografía, labor que realicé con satisfacción en varios colegios particulares de Cali e Ibagué (Colombia 1976-1986).

En 1986 me trasladé a vivir a Quito. Me vinculé a Editorial PIME como promotor pedagógico y terminé de editor general. Con PIME me inicié visitando colegios y capacitando docentes con talleres de animación a la lectura. En esta empresa publiqué mi primer libro educativo, de Escritura, para 6º grado de educación básica (1987-1988).

Esta primera experiencia editorial me permitió ingresar a Editorial Susaeta. En esta empresa dicté talleres de animación lectora a docentes  y creé mis primeros Planes Lectores Institucionales; conocí todo el proceso gráfico para hacer un libro. Desarrollé el Proyecto “Sembrar mi propio arbolito” que aterrizó en 30 planteles educativos de Quito y generó la siembra de unos 25.000 árboles de cholán y molle (1989-1991).

Mis avances en animación lectora –hoy más bien se habla de mediación a la lectura– me llevaron a Editorial Libresa, la empresa con el mejor fondo literario de Ecuador. Formé parte de su Consejo Editorial; capacité docentes, coedité colecciones de literatura infantil y juvenil. También organicé encuentros entre escritores/as y docentes. Recorrí todo el país dando talleres de animación a la lectoescritura.

En Ed. Libresa leí lo más que pude de literatura ecuatoriana y conocí personalmente a muchos de estos escritores/as. También continué leyendo obras de otros países y las novedades literarias más reconocidas que iban apareciendo (1992-1994).

En 1995 pasé a dirigir Editorial Radmandí, en Quito. Capacité docentes y promotores, dirigí las primeras ediciones de literatura infantil de la editorial y adapté “Las mejores fábulas de Esopo”, una selección y adaptación de 66 fábulas del maestro griego. Las fábulas van acompañadas de actividades que refuerzan la comprensión lectora y resaltan los valores y actitudes que promueven estas cortas historias.

En 1996 fui contratado por el Ministerio de Educación y Cultura como Consultor Experto para el área de Lenguaje y Comunicación, especializado en lecto-escritura. Me retiré de Radmandí al finalizar el año 2000, cuando se vino la crisis de la dolarización.

Aprovechando mi experiencia en escuelas y colegios capacitando docentes y, leyendo mucho al mismo tiempo, decidí trabajar free lance, para varias editoriales, haciendo adaptaciones, creando textos de promoción, actividades para estudiantes y reseñas literarias para obras infantiles y juveniles. Entre el 2001 y el 2012 hice muchos trabajos de edición y corrección de estilo para Grupo Editorial Norma.

Combiné esta actividad con mi apoyo a una Fundación que promovió la lectura en la Plaza de San Francisco, mediando la literatura infantil a niñas y niños del sector, cuyas familias viven del comercio informal. El objetivo fue darles cariño y elevarles su autoestima.

En esta época (2001-2012) también colaboré con un orfanato situado en el Centro Histórico de Quito, con el objetivo de acompañar a chicas y chicos sin familia. Les leía cuentos e intentaba que los acontecimientos de la ficción alentaran en ellas y ellos un deseo de superación. Pude comprobar qué tanto ayuda la literatura mediada para activar procesos de resiliencia en esta pobre niñez.

Estaba yo en esas andanzas cuando, por pura casualidad, en octubre de 2012 una amiga me invitó a participar en un programa radial de migrantes –soy colombiano y llevo ya 30 años viviendo aquí– , promovido por la PSCE (Pastoral Social Cáritas Ecuador), una organización eclesial encargada del apoyo social a las personas menos favorecidas.

El programa radial salió muy chévere y me contrataron para co-dirigir “La casa grande”. A los 6 meses de hacer entrevistas en la calle y traer invitadas/os al estudio, comencé a redactar mis primeras notas para la página web de Cáritas. Hasta marzo de 2016 publiqué más de 250 notas para la red, Debo reconocer que así aprendí a escribir, o mejor, se me quitó el miedo a hacerlo.

Desde el 2016 colaboro para la Revista Mundo Diners de Ecuador, en la sección de Literatura.

Escribiendo para la web creo que se juntaron mis buenas lecturas con el ejercicio constante de escribir notas y realizar y transcribir entrevistas. Por eso me considero un buen escritor de notas: muchos y buenos referentes lectores se unen con mi voluntad de comunicar por escrito, con clara intención y con destinatarias/os bien definidos. Borges decía lo siguiente: Que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mí me enorgullecen las que he leído. Concuerdo totalmente con él, me siento humildemente orgulloso de lo que he leído y, en cuanto a lo que he escrito, tienen la palabra quienes me lean.

Ahora, a mis 65 años, puedo decir que he trabajado toda la vida en educación y comunicación, leyendo y escribiendo con criterio. Vivo a 500 metros de la Mitad del Mundo, tengo una buena compañera a quien conocí hace 38 años y quiero mucho. Tenemos una perrita recogida de la calle –Esprín,  a quien paseamos mañana y tarde–;

Vivo feliz, pero quiero seguir trabajando. Gracias a estas tecnologías de información y comunicación, deseo poner mis conocimientos y experiencias al servicio de personas que requieran un buen trabajo, elaborado por un profesional serio y tranquilo, que sabe a qué se compromete y cumple lo acordado. Espero trabajar con usted.
 
Con aprecio y respeto,
Alfonso
Quito, febrero de 2016
Contratar
Ranking

Workana: 5.033 de 881.652

Traducción y Contenidos: 1.123

Rankeado en Ecuador: 14

¿Cómo mejoro mi posición?

Proyectos finalizados: 1

Posición del perfil: Silver

Calificaciones de clientes 1

Último login: Hace un mes

Registrado: Hace 7 meses